TENDENCIAS / MARKETING La servilleta como herramienta publicitaria

PUB.- Cuando se piensa en hacer publicidad, muchas empresas solo apuestan por los medios tradicionales como es a través de los medios de comunicación o las vallas publicitarias. Este tipo de publicidad supone importantes inversiones, en muchos casos prohibitivas para las pequeñas y medianas empresas, que no se lo pueden permitir. De modo que abandonan el intento de hacer publicidad, y es una pena, porque a su alcance tienen alternativas sencillas y de bajo coste para dar a conocer su mensaje a los clientes, tanto a los clientes efectivos como a los potenciales. 

En el presente existen tiendas online creadas a la medida de tus necesidades como los suministros de hostelería SH Albaida, que con un catálogo muy amplio que incluye variedad de diseños, formas y colores permiten al cliente ser creativo en su pedido.

La personalización es la mejor aliada de un evento. A través de Internet se consigue fácil. En cuestión de horas, gracias a una amplia red de distribución de las tiendas online, se obtiene todo lo necesario para que el acontecimiento que se prepara salga impecable. Y si es con material personalizado, mejor que mejor.

Olvídate de todo el tiempo que podrías perder elaborando una lista con todo lo que necesitas, y luego corriendo de un establecimiento a otro, comparando tarifas y precios. Gracias a la red solo hay que sentarse delante del ordenador y pedir a un distribuidor de hostelería todo a la vez. No solamente es cómodo, sino que sale más barato el adquirirlo todo en un solo lugar. Se ahorra mucho tiempo, gasolina, energía y dinero.

La más innovadora estrategia de marketing se basa en...

UNA SIMPLE SERVILLETA. Bien empleada, puede utilizarse para transmitir y comunicar con ella. ¿Cómo? Personalizándola con el mensaje que una empresa desee hacer llegar a sus clientes. Las servilletas personalizadas son una técnica simple y contundente.

Sin embargo muchas empresas pasan por alto esta y otras tácticas similares de bajo coste, desperdiciando un inmenso potencial publicitario por fijarse solo en los métodos más llamativos y no en otros a la vista de todos. Muchas servilletas se quedan en blanco o, todo lo más, con un pequeño logo, cuando en el mismo espacio y por el mismo precio, se podría incluir un mensaje contundente que llegase a un enorme mercado potencial.

Las servilletas personalizadas alcanzarían no solo alcanzarían un montón de nuevos clientes, sino que podrían reforzar la relación con otros ya confirmados, que a través del mensaje en las servilletas:

  • podrían verse inclinados a comprarle más
  • tenderían a comprar con más frecuencia
  • se lograría fidelizar
  • podrían transmitir a su vez su mensaje a otras personas, operando entonces el efecto ‘boca a boca’ que tan buen resultados trae si es positivo

Y lo mismo que se dice de las ‘humildes’  servilletas, se puede aplicar a muchas otras herramientas que ya empleamos pero sin aprovechar todo su potencial. A continuación damos algunos ejemplos:

  1. Las tarjetas de presentación, donde el reverso también podría aprovecharse para el mensaje.
  2. Papelería que a lo mejor ya cuenta con su logo, pero este puede complementarse con un eslogan breve y original.
  3. Los uniformes del personal.
  4. Los sobres y carpetas.
  5. Los vasos desechables.
  6. Los manteles de papel.
  7. Los vehículos de empresa.
  8. Material de enviar y envolver mercancías y pedidos.
  9. Blogs, redes sociales y web de la empresa.

Y no necesariamente tiene que ser un eslogan el que personalice nuestra marca. Para diferenciarnos todavía más de nuestros competidores, se pueden optar por otras posibilidades más originales, que fijen nuestro recuerdo en la mente de los clientes. Podríamos imprimir al lado del logo o nombre de la empresa:

  1. Una frase positiva para animar el día.
  2. Una cita memorable.
  3. Una pequeña historia (con o sin moraleja).
  4.  Un breve texto sobre la historia de la empresa, o su filosofía, o algún aspecto característico que la defina.
  5. Una sugerencia o consejo útil.
  6. Una receta de cocina si nuestra empresa se relaciona con el sector alimentación.
  7. Curiosidades de lugares del mundo, si la empresa se desenvuelve en el mercado turístico.
  8. Un juego entretenido o una adivinanza (con la respuesta en el reverso).
  9. Un chiste gráfico alusivo a la actividad de la empresa.
  10. Un dibujito o una fotografía.

Las variantes son infinitas y el único límite es el de la imaginación y el buen gusto.

Las servilletas personalizadas pueden además ir perfectamente combinadas con manteles de papel, vasos y posavasos.  Lo principal en este caso es evitar los excesos y la sobrecarga de información al destinatario, pero si se hace equilibradamente y con gusto, las repercusiones positivas no se harán esperar.

Ante una servilleta bien personalizada, el cliente tendrá más posibilidades de:

  • recordar un establecimiento y regresar.
  • crear un vínculo emocional con ese establecimiento.
  • tener todos los datos de ese establecimiento (dirección, teléfono, correo electrónico, cuenta de Facebook…) reflejados en una servilleta que podrá guardar, para poder contactar en el futuro y reservar, por ejemplo.

Un producto personalizado, sobre todo si es tan práctico como una servilleta, es el detonante que muestra al cliente todas las posibilidades que se le ofrecen.   

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s