Condenados a penas de cárcel dos hosteleros de Vegadeo por el exceso de ruido

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha confirmado el fallo emitido en julio pasado por el Juzgado de lo penal de Avilés, por el que se condenaba a dos hosteleros de Vegadeo, padre e hija, a dos años y tres meses de cárcel por un delito contra el medio ambiente en su modalidad de contaminación acústica. Tal pena incluye el ingreso en prisión.

Según los magistrados, los ruidos y la música procedentes del bar Coyote, regentado por los condenados, ocasionó graves perjuicios a dos vecinos del inmueble, los hermanos Carlos y Juan José Casal Santamarina, al situarse por encima de lo permitido en las mediciones realizadas.

Uno de ellos, el abogado Carlos Casal, que ha llevado adelante la acusación, sufrió la aparición de varios trastornos del sueño y está diagnosticado de insomnio con apnea asociada. Su hermano, un discapacitado psíquico con un grado de minusvalía del 75 por ciento, tiene diagnosticada una esquizofrenia residual que requirió de neurolépticos de refuerzo que no tomaba antes del grave problema de ruidos en su casa.

La sentencia, que no tiene precedentes en Asturias, dicta por primera vez penas de cárcel para unos hosteleros por la emisión de ruidos en sus negocios. No cabe recurso de apelación, lo que hace que la sentencia sea firme. No obstante, la defensa de los condenados estudia presentar un recurso extraordinario de amparo al Tribunal Constitucional, al detectar supuestos defectos en la documentación presentada en el primer juicio, celebrado el pasado 12 de julio.

Además de las penas de prisión, la sentencia obliga a Ricardo Santiago Bueno y a Eulalia Santiago Fernández al pago, en concepto de responsabilidad civil, de una indemnización de 12.000 euros a Carlos y Juan José Casal Santamarina. También acuerda clausurar de forma temporal, durante dos años, el bar Coyote e inhabilita a los condenados para trabajar en este sector por el mismo período. La defensa de los condenados tiene ahora un mes para presentar el recurso de amparo.

En las declaraciones del primer juicio, los acusados defendieron su inocencia y explicaron que el bar Coyote cumplía con los requisitos legales al tener «doble puerta, doble cristal y también un sonómetro, que colocamos cuando nos lo requirió el Ayuntamiento».

(Fuente: LNE)

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s