Adiós a las mascarillas antes de Semana Santa

Dejarán de ser obligatorias salvo en el transporte público y en los hospitales. Sanidad calcula que el 60% de la población habrá recibido las tres dosis

La esperanza de que la pandemia pase a estar controlada es cada vez más real. El avance de la vacunación va a implicar que se pueda dejar de usar la mascarilla en poco más de un mes. En todo caso, antes de Semana Santa. Esta es, al menos, la previsión que el Ministerio de Sanidad ha comenzado a transmitir a las comunidades autónomas.

Por lo pronto, la mayoría de las autonomías se han ido posicionando a largo de los últimos días respecto a la posibilidad de eliminar el uso de la mascarilla en las próximas fechas, lo que ha provocado una discrepancia entre varios Ejecutivos regionales.

El pasado mes de febrero, cuando la incidencia del virus comenzaba a descender, Madrid fue el primer territorio en llevar el debate al seno del Consejo Interterritorial de Salud. Cataluña y Andalucía también han reclamado esta semana comenzar con la retirada del cubrebocas en las aulas.

El Gobierno ha comenzado a sondear
Por el momento, el Ministerio de Sanidad ha anunciado que abordará el próximo jueves, junto a las comunidades autónomas, en una reunión en Zaragoza, la nueva estrategia de vigilancia de salud global.

Hay que recordar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró el pasado lunes, en una entrevista en TVE, que “muy pronto” se revisará la obligatoriedad de la medida. La referencia genérica de “muy pronto” ha generado críticas, pero el presidente no ha querido por ahora poner una fecha concreta para el abandono definitivo de la mascarilla: todo va en función, advierten en Moncloa, de la evolución de la situación epidemiológica.

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, rebajó las expectativas un día después en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el pasado martes. “Es cierto que se están reduciendo las incidencias, pero aún están en nivel alto (515 casos de incidencia acumulada por 100.000 habitantes)”.

Pese a que la incidencia continúa en descenso, asegura el Ejecutivo, los expertos abogan por reducir aún más los indicadores de hospitalizaciones y de ingresos UCI antes de prescindir del todo de la protección en espacios cerrados.

Marcada la fecha de Semana Santa
Así las cosas, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas al Consejo Interterritorial de Salud, el Ministerio de Sanidad y las autonomías trabajan con un calendario que contempla iniciar una desescalada de las medidas de seguridad, que eliminará la obligatoriedad del uso de la mascarilla en interiores antes de Semana Santa, con la vista puesta en una primavera de caída de contagios por coronavirus.

El departamento que dirige Carolina Darias no pasa por alto que esta es una medida muy esperada por los ciudadanos, especialmente con la llegada de las buenas temperaturas. Hay que recordar que es un elemento que forma parte de la vida cotidiana de todos los españoles desde hace ya dos años.

Menos en hospitales y transporte público
Según las fuentes consultadas, Sanidad tiene decidido dar un paso más, en el plazo “de tres semanas a un mes”. Establecerá entonces una hoja de ruta que limite su uso a lugares concurridos como el transporte público y los hospitales.

España se unirá así a los países que ya han dicho adiós a las mascarillas en interiores, entre los que se encuentran Francia, Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Polonia. Mientras tanto, Portugal, Italia o Bélgica todavía no se han pronunciado al respecto.

Un 60% de población con tres dosis
El Ministerio de Sanidad calcula que en esas fechas se habrá alcanzado el 60% de la población inmunizada con la tercera dosis, con alrededor de 30 millones de personas vacunadas tres veces.

Según los últimos datos facilitados por el Ejecutivo, cerca del 51% de la población, más de 24 millones de personas, ya cuenta con las tres dosis de refuerzo. A día de hoy, más de 39 millones de personas -el 82,4% de la población- han recibido la doble pauta. Y más de 41 millones -un 86,7%- tienen al menos una dosis.

El 79,3% de los mayores de 40 años ya cuenta con la tercera dosis y la proporción se eleva al 92,6% entre los mayores de 70, lo que ha tenido un efecto inmediato en la reducción de la mortalidad (el 95% de los fallecidos durante la pandemia tenían más de 60 años).

Incidencia en torno a los 100 casos
Antes de anunciar la decisión de eliminar la obligatoriedad del tapabocas de forma generalizada, el Gobierno se ha marcado otro objetivo: bajar hasta los 100 casos por cada 100.000 habitantes de incidencia acumulada en todas las comunidades, que indica un riesgo de transmisión bajo.

Dará entonces por superada la ola de la variante ómicron, la de mayor número de contagios de toda la pandemia, y se abrirá una nueva etapa sin cubrebocas, pero manteniendo la vigilancia ante la posibilidad de que aparezcan nuevas variantes. Un anuncio que se reserva Pedro Sánchez para protagonizar personalmente en las próximas semanas.

Fte: ECD

 

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s