EN ASTURIAS A PARTIR DEL JUEVES 14 DE ENERO DE 2021 – Hostelería y comercio cerrarán a las ocho de la tarde y el toque de queda se adelanta a las diez | Salud advierte de que estamos ante un escenario «crítico» y no descarta aprobar medidas más duras esta misma semana

  A la vista de cómo la mayor interacción social durante las fechas navideñas se traducía en un incremento constante de los casos de covid-19 en el Principado, con cifras que se van acercando a los 200 casos diarios, era cuestión de horas que las autoridades sanitarias acabaran por hacer lo que ayer se anunció: endurecer las restricciones a la movilidad social para tratar de contener la incipiente tercera ola de la pandemia.

Desde este jueves, todos los negocios de hostelería y el comercio -independientemente de si se trata de pequeños negocios, supermercados o grandes centros comerciales- deberán echar el cierre a las ocho de la tarde.

Además, el toque de queda ya no comenzará a las once sino a las diez de la noche, tal y como estaba hasta el pasado 18 de diciembre, cuando la decisión de permitir la CNN  reapertura de bares y restaurantes vino acompañada de ese margen de una hora más en la movilidad.


En lo más inmediato, la pasada medianoche entró en vigor el cierre perimetral de Grado, municipio con una incidencia acumulada nueve veces superior a la media regional y en el que, desde el pasado 23 de diciembre, se han localizado cinco de los 23 brotes registrados en el Principado.

Su situación preocupa especialmente al Principado. Lo había dicho ya por la mañana el presidente autonómico, Adrián Barbón, e insistieron en ello por la tarde tanto el consejero de Salud, Pablo Fernández, como el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño.

Además del cierre perimetral del concejo moscón, se ha impuesto de todos los negocios de hostelería del municipio.


Ambas medidas estarán vigentes hasta las 24 horas del día 25 de enero.

Estas decisiones se adoptan, tal y como queda recogido en el decreto y las resoluciones publicadas ayer en el Boletín Oficial del Principado, a la vista de que «tras la disminución de casos que se mantuvo desde mediados de noviembre hasta el 27 de diciembre», a partir de esa fecha ha habido «un cambio en la tendencia».

La curva, que hasta entonces llevaba una trayectoria descendente experimentó entonces un giro y comenzó a subir.

Con ligeras variaciones, no lo ha dejado de hacer hasta ahora. Ayer se contabilizaron 188 nuevos contagios.

La incidencia acumulada en los últimos siete días es de 114 contagios por cada 100.000 habitantes.

Visto en el conjunto del país, se podría decir que la situación de Asturias no es tan mala como la de otras comunidades. De hecho, la incidencia media en España a siete días es de 244 casos por 100.000 habitantes, prácticamente el doble que la asturiana.

Rafael Cofiño admitió ayer esa ventaja, pero alertó: «No quiere decir nada». Y no lo quiere decir porque, aclaró, «llevamos un retraso» con respecto a otras comunidades que ya se viene arrastrando desde la segunda ola. Aquella fue más tardía tanto en su explosión como en su desarrollo y también esta tercera lo está siendo en su despegue.

Ganar tiempo

Volviendo al espejo de otras comunidades, se aprecia que en algunas de las que compartían con Asturias un escenario de estabilización en diciembre «ya han empezado una ‘U’ de incremento de contagios». En algunos casos, «muy significativo», con incidencias a siete días superiores a los 250 casos por 100.000 habitantes. Es algo que «nos puede ocurrir en cualquier momento», reconoció Pablo Fernández antes de advertir de que, llegada esa situación, la respuesta sería adoptar «medidas más restrictivas».

Medidas que, a la vista de los datos que se vayan conociendo en los próximos días, no se harían esperar. «Probablemente a lo largo de la semana sea necesario pasar a otro tipo de actuaciones de nivel cuatro de riesgo», anotó Cofiño.

Grado se blinda para frenar el brote

Los hosteleros, indignados: «Barbón solo da palos de ciego»

Nivel de riesgo «muy alto» por los contagios en mayores de 65 años


De momento, el endurecimiento del toque de queda o acortar el horario de apertura de bares y comercios se plantean como herramientas para «limitar el número de contactos, la movilidad, conseguir el menor número de infecciones y de muertes y avanzar en la vacunación lo más rápido posible. Hay que ganar días para poder vacunar bien al mayor número posible de las personas más vulnerables», añadió Cofiño, antes de destacar el elevado porcentaje de vacunaciones que ha conseguido la región.

La previsión es que los casos sigan aumentado en los próximos días, situando al Principado en «un escenario crítico, dada la tendencia estatal y las situaciones de riesgo evidenciadas» en las últimas semanas.

Los casos que se están detectando ahora son fruto de las interacciones producidas en Navidad y algunas, «no todas», de las que se dieron en Nochevieja. Se espera por tanto que en los próximos días vayan en aumento las confirmaciones de contagios producidos en esas fechas. Y que Asturias vuelva a situarse en una situación de riesgo muy alto.

En el conjunto del Principado, a partir de este jueves, no se podrá estar en la calle entre las 22 horas y las seis de la mañana salvo que uno tenga una causa justificada: adquirir medicamentos, productos sanitarios y otros bienes de primera necesidad; acudir a centros médicos y veterinarios, ir o regresar del trabajo, cuidar de personas mayores, dependientes, con discapacidad o especialmente vulnerables y para cualquier otra actividad debidamente acreditada. La de adelantar una hora el inicio del toque de queda es una medida que en los últimos días han adoptado también comunidades como Andalucía, La Rioja, Murcia o la Comunidad Valenciana y que está vigente en al menos otras siete autonomías, además de en Ceuta y Melilla.

También en lo de establecer una hora de cierre comercial Asturias sigue el camino iniciado hace días por otras comunidades. Por ejemplo, en Andalucía y en algunas grandes ciudades de Galicia tienen que cerrar a las seis de la tarde. En Baleares directamente se ha optado por el cierre total de la hostelería, como también se ha hecho en Ávila, Segovia y Palencia.

Lo que sí se permitirá en Asturias será que los bares y restaurantes preparen comida para llevar más allá de las ocho de la tarde. En cualquier caso, esos pedidos tendrán que ser recogidos (o enviados a domicilio) antes de las diez de la noche.


Salud prorrogó además la resolución del pasado 18 de diciembre que impone un aforo máximo del 30% en los centros comerciales y que en los negocios de hostelería no se pueda usar la barra, que las mesas estén ocupadas por un máximo de cuatro personas y que entre las sillas de diferentes mesas haya un mínimo de dos metros.


Se recuerda la prohibición de fumar en las terrazas e incluso en la vía pública si no se puede garantizar esa distancia.


https://www.elcomercio.es/asturias/coronavirus-asturias-hosteleria-comercio-cerraran-ocho-tarde-toque-queda-adelanta-diez-20210112001023-ntvo.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s