El viraje del PSOE desata la guerra para que el bable sea lengua cooficial en Asturias – EL MUNDO

El cambio de postura en el PSOE permite que por primera vez aspire a ser lengua cooficial.

La Academia de la Llingua Asturiana cifra en 20 millones anuales el coste de la cooficialidad del bable.

La tormenta se desató el 30 de septiembre, cuando 38 militantes votaron a favor de una resolución que comprometía al PSOE a defender la cooficialidad del asturiano. Fue una victoria mínima (el 52%) que evidenciaba las diferencias que causa esta cuestión en el partido, y que al mismo tiempo cambiaba los equilibrios en el Parlamento del Principado, aproximando un fin perseguido por algunos colectivos desde los años 70.

Cuando se redactó el Estatuto de Asturias en 1981, la llingua, bable o asturiano no fue equiparado al castellano, sino que quedó sujeto a una Ley de Uso y Promoción que no se redactó hasta 1998. El entonces presidente Sergio Marqués (PP) impulsó el texto a cambio del apoyo parlamentario del Partíu Asturianista.

Esta norma impone una toponimia y reconoce el derecho de los ciudadanos a dirigirse a la Administración en asturiano. Además, obliga a los centros educativos a ofrecer la llingua como asignatura.

Los defensores de la oficialidad denuncian que este marco margina a los asturparlantes y piden para el asturiano el mismo reconocimiento que las otras lenguas oficiales de España. Ahora, por primera vez contemplan la posibilidad real de alcanzar su meta, que pasa por la reforma del Estatuto de Autonomía. Se puede emprender por dos vías: a propuesta del Consejo de Gobierno o por iniciativa de una cuarta parte de los diputados. Una mayoría cualificada tiene que respaldar después la modificación.

Tras las últimas elecciones los números salían para iniciar la reforma gracias a los 17 representantes de los tres partidos que llevaban la cooficialidad en su programa: Podemos (nueve diputados), IU (cinco) y Foro (tres). Con el giro dado por el PSOE en septiembre, las cuentas saldrían también para aprobarla… si no fuese porque un mes después la Ejecutiva socialista aplazó su apoyo a la reforma a la próxima legislatura, tras unos comicios a los que se presentará con la equiparación del asturiano. Así las cosas, todo queda supeditado a lo que voten los asturianos en 2019.

PP y Cs se oponen a la oficialidad al considerar que el bable ya está suficientemente protegido. El resto de partidos tendrían que ponerse de acuerdo en cómo sería, y este debate también se presenta rocoso.

Para el PSOE, el punto de partida es una norma «lo más amable posible», explica el secretario general, Adrián Barbón. Concretamente, el texto de la resolución de septiembre pretende «un modelo de oficialidad de aplicación progresiva».

Podemos plantea «salvaguardar la no discriminación» de los asturhablantes y «regirse por la prudencia y la generosidad». Por su parte, IU hace reclamaciones específicas: una asignatura obligatoria de lengua, literatura y cultura asturiana, cursos para funcionarios, puntuación del conocimiento de la llingua en el acceso al empleo público y rotulación en bable en las administraciones.

Foro se ofrece a apoyar la cooficialidad «cuando se den las circunstancias políticas y el consenso social necesario».

Con el fin de avanzar en ese diálogo, la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana se ha reunido con todos los grupos parlamentarios excepto el PP, que no la quiso recibir. Esta asociación nacida en 1984 lidera la lucha por la cooficialidad desde la sociedad civil y tiene un poco más claro cómo sería el formato legislativo. «Nos gusta el modelo gallego», explica su portavoz, Xosé Candel. Esto significa que habría al menos una asignatura en todos los niveles y con una carga docente parecida a la del castellano. Candel critica que ahora el asturiano «compite» con otras asignaturas y denuncia que la Televisión Pública Asturiana «sólo emite un 5% de su programación en asturiano» y que no existen programas infantiles en esta lengua.

A falta del posible acuerdo, PP y Cs sustentan su oposición en el alto coste de la cooficialidad. Según la Academia de la Llingua Asturiana, el organismo público que cuida del bable, la cooficialidad supondría una inversión de 20 millones al año. «No es una cifra realista, costaría más del triple», asegura Roberto Granda, portavoz de Cooficialidad No. Basándose en lo que destinan otras autonomías a sus lenguas, considera que el reconocimiento estatutario del bable supondría hasta 73 millones.

Esta plataforma nació el pasado noviembre para defender «la libertad lingüística y de educación» y «evitar que en Asturias se genere un problema inexistente». En opinión de Granda, la cooficialidad «es todo un negocio impulsado por unos cuantos que quieren vivir de esto».

El viraje del partido tradicionalmente más votado en Asturias ha sacudido el debate de la oficialidad. En el PSOE, el propio presidente autonómico, Javier Fernández, está en contra. «No podemos eludir la existencia de grupos que van a pensar en el bable menos como un elemento de comunicación y más como un factor de identidad», explicó el pasado martes en un acto. «Sin lengua, no hay nacionalismos», advirtió ante el cambio de escenario en su partido, sabiendo que esa batalla no le tocará y que será su sucesor quien «tendrá que asumirlo».

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s