Los empresarios catalanes han realizado un “pacto de silencio” para ocultar el boicot: “Cuanto menos se hable de boicot a los productos catalanes, mejor”. Es el consenso entre pequeños y grandes empresarios de Cataluña / “Se nota muchísimo y hace mucho daño” a las fuentes de financiación del independentismo, reconocen los expertos, por no hablar de que hace retroceder a los seguidores indepes al ver en riesgo su seguridad económica / El primer boicot fue en sentido inverso, de Cataluña hacia los productos españoles, que lleva ya tres lustros en vigor y ha sido oficializado por las autoridades de la Generalitat – El Confidencial Digital

Desde que el presidente de Cataluña, Artur Mas, iniciase su campaña independentista, en el resto de España ha crecido la animadversión hacia la compra de productos fabricados en Cataluña. Basta con poner Google la palabra “boicot” para encontrar numerosas listas de productos y alternativas de compra con la que boicotear a la comunidad autónoma. Pero, ¿tiene sentido que el resto de España deje de comprar los productos Catalanes como rechazo a su desafío soberanista y para cortar las fuentes de la financiación independentista?

El negocio del cava se resintió con la llegada de la crisis y, aún más, tras la victoria del actual gobierno de CiU en Cataluña con el apoyo de ERC que han propiciado la caída en picado de las ventas. Desde entonces, en España se venden 13,8 botellas menos de cava, según cifras del diario El Mundo.

Y es que todos los españoles tienen a su alcance conocer los nombres y marcas de los productos que se fabrican en Cataluña. Sin embargo, se trata de una situación muy complicada, en la que confluyen muchas sensibilidades, y los empresarios prefieren no posicionarse.

Además, como ya publicó El Confidencial Digital, los empresarios catalanes han realizado un “pacto de silencio” para ocultar el boicot: “Cuanto menos se hable de boicot a los productos catalanes, mejor”. Es el consenso entre pequeños y grandes empresarios de Cataluña.

La campaña de Navidad está a la vuelta de la esquina y se muestran convencidos de que darle propaganda al asunto solo conduce a que las campañas de rechazo se magnifiquen en esta época del año.

Los empresarios son conscientes, por tanto, de los riesgos que existen en el actual escenario secesionista. Algunas encuestas internas realizadas en los últimos meses por patronales catalanas, como la de Cecot que agrupa a más de 7.000 empresas, revelan esa máxima preocupación. Concretamente, según este sondeo, un tercio de los directivos en Cataluña está convencido de que en este contexto de enfrentamiento entre la Generalitat y el Estado habrá un boicot comercial a sus productos en el resto del Estado.

La inquietud del empresariado catalán va aumentando conforme se acerca lacampaña de Navidad.

Tienen en cuenta que es uno de los periodos del año más positivos en cuanto a ventas, por lo que cualquier campaña de rechazo a los productos de origen catalán en estas fechas previas a las fiestas navideñas provoca un daño mayor para sus empresas.

Pero es que en sentido inverso, el boicot de los productos españoles, dando prioridad a los catalanes en Cataluña, lleva décadas en marcha. Para más inri, fomentado de manera exhaustiva desde la Generalitat. El Mundo publicaba que altos cargos de la política catalana ya han declarado en público que no comprarán el cava de Freixenet. “El cava de mi casa no es Freixenet, sino un buen cava catalán que acepta ser catalán”, afirmó el secretario de inmigración de CiU.

El Confidencial Digital ha consultado a un catedrático catalán, experto en marketing y marcas, que prefiere mantener su anonimato sobre qué sentido y repercusiones tiene el boicot a Cataluña. Esta es su conclusión:

“Se nota muchísimo y hace mucho daño. Ese es el sentido que tiene el boicot: que se note y que haga daño”, opina el profesor.

“Ahora Cataluña es la segunda Comunidad que más exporta. ¿Por qué? Porque la gente se busca la vida como puede e intenta colocar sus productos, como el cava, fuera”.

“Hay productos que se nota más y en otros que se nota menos”, cuenta a ECD el especialista en marketing y marcas.

“El cava, por ejemplo, tiene muchos problemas para venderse fuera de Cataluña, la gente no lo quiere”.

Las bodegas de fuera de Cataluña se benefician

El Confidencial Autonómico se puso en contacto con distintas bodegas de fuera de Cataluña en las que reconocían que se iban a beneficiar del boicot. “Como cavistas no nos gusta que haya boicot, pero desgraciadamente sí nos beneficia”, reconocían desde una bodega de Extremadura.

El portavoz de una bodega de Navarra explicaba que “en algún caso los clientes que llaman para hacer pedidos comentan que no quieren comprar cava de Cataluña”, algo que también afirmaron en explotaciones vinícolas de La Rioja.

El portavoz de una bodega de la provincia de Burgos lo explicó: “Desde que Carod-Rovira dijo eso sobre Madrid 2012, desde entonces ha crecido la tendencia de gente que pide cava que no sea catalán”.

 

Origen: ¿Tiene sentido el boicot a los productos catalanes?

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s