SALUD: Los nuevos avances en el campo de la rehabilitación y la fisioterapia

Fisioterapia y rehabilitación no es lo mismo, aunque muchas personas identifiquen ambas palabras como sinónimas. Su principal diferencia se halla en las técnicas que utilizan para lograr la recuperación física de una persona.  

Estas especialidades se han beneficiado en los últimos años de una mejora exponencial en sus tratamientos. Lo mismo ha ocurrido con el material de fisioterapia, que se ha ido enriqueciendo con nuevas aportaciones más y más idóneas para ayuda de los profesionales. También hay avances significativos en las técnicas con propósitos antiinflamatorios y analgésicos. En la actualidad se emplea la iontoforesis, la electroanalgesia, la electroestimulación y el ultrasonido

En España uno de cada diez ciudadanos padece algún tipo de discapacidad, más de cuatro millones de personas, pero no hay suficientes médicos especialistas en rehabilitación. Esa carencia se irá acentuando en los próximos años, pues prosigue a ritmo acelerado el fenómeno de envejecimiento de la población y se incrementan las personas que sufren de enfermedades crónicas.

Se cuentan tres médicos rehabilitadores por cada cien mil habitantes, muy por debajo de Europa, donde la media es de cuatro y medio

Un médico rehabilitador es el primer paso, mucho antes de acudir a un fisioterapeuta. Son doctores que diagnostican al paciente. En ocasiones en la misma consulta pueden solucionar el problema. Otras veces realizan la valoración y el diagnóstico de su estado físico y, si lo consideran necesario, los envían al técnico fisioterapeuta.

Si la dolencia del paciente se puede resolver a través de la medicina tradicional sin necesidad de fisioterapia, se emplean métodos como:

  • Medicación
  • Ejercicios
  • Infiltraciones
  • Ondas de choque
  • Ecografías…

Cada vez más la rehabilitación emplea las nuevas tecnologías para diagnosticar al enfermo.

Asimismo se tiende a intervenir con más frecuencia que en el pasado, gracias a los avances que se están consiguiendo recientemente en el campo de la rehabilitación.

  • A los pacientes neurológicos que han sufrido un ictus se les pincha la toxina botulínica.
  • Si existen problemas para tragar, se aplica un tratamiento para la disfagia.
  • Cuando después de un parto se tiene incontinencia urinaria, en rehabilitación se aprenden ejercicios de suelo pélvico.
  • En el caso de detectarse un nódulo en una cuerda vocal que puede dejarte afónico, la secuencia correcta es acudir al rehabilitador, y luego al logopeda.

Existe rehabilitación en muchos campos, desde la cardiología a la neurología.

La labor de los médicos rehabilitadores no se limita tan solo al aparato locomotor

  • Es cierto que ayudan a los pacientes que no pueden moverse con facilidad o en absoluto, para impedir que pierdan masa muscular.
  • Pero se actúa asimismo en el postoperatorio para evitar complicaciones, con intervenciones que pueden ir desde ayudar a la persona a volver a respirar después de una cirugía cardíaca, o tras una cirugía torácica para evitar problemas posteriores. 
  • Parte de la especialidad es poner prótesis a las personas que han sufrido amputaciones para que caminen otra vez.
  • Otra aplicación es en las hemiplejías tras un ictus, para devolverlo a una vida normal en la medida de lo posible.
  • Rehabilitación neurológica infantil y retrasos psicomotores de los niños.
  • Daño cerebral adquirido.
  • Traumatismo craneoncefálico.
  • Lesiones medulares.
  • Las fracturas de cadera, que cada vez ocurren con más frecuencia en una población donde domina la tercera edad, también se tratan.
  • Osteoporosis.
  • Artrosis de columna cervical.
  • Incontinencia urinaria…

El campo cada vez es más amplio. Pero es necesario resaltar que:

Un médico rehabilitador NO es un fisioterapeuta ni un masajista

Tarde o temprano todos pasaremos por algún tipo de rehabilitación en nuestra vida. Porque es muy difícil encontrar a una persona que no haya sufrido dolores en las cervicales, lumbares, las rodillas, el hombro…

Los rehabilitadores se marcan como principal objetivo enseñar al paciente cómo tratar su discapacidad, aceptarla y vivir con ella de la mejor manera posible. 

Una vez el paciente aprende a hacer los ejercicios por su cuenta, cómo moverse y cómo sentarse, en muchos casos se vuelve casi autónomo del rehabilitador, porque ha aprendido a manejar su discapacidad de la mejor manera posible. Se trata del paso de gigante que se ha dado en la sociedad española en los últimos tiempos. Antes se decía: “Me están haciendo rehabilitación” y ahora se ha cambiado por “Estoy haciendo rehabilitación”.

La colaboración del paciente en su proceso de mejora es fundamental

Los principales avances del campo se dan en patología neurológica y en patología infantil. Y en todos los procedimientos relativos a infiltraciones

Una infiltración consiste en inyectar un medicamento directamente en la parte del cuerpo que duele. Se realizan con frecuencia en el hombro, la cadera, la rodilla, el codo, el pie y la mano. El medicamento en cuestión generalmente es un corticoide (un antiinflamatorio que alivia la hinchazón y el dolor). No cura, pero alivia de forma temporal. El efecto dura de 3 semanas a 1 mes y medio. Se pueden poner hasta tres infiltraciones en un año. Normalmente no son dolorosas cuando las realiza un experto.

Los rehabilitadores solo infiltran por indicación médica. Se recetan cuando han fracasado los otros tratamientos convencionales de fisioterapia.

Rehabilitación, fisioterapia, kinesiología: 3 especialidades, misma familia

La Rehabilitación se emplea para devolver al paciente con alguna discapacidad mayor grado de independencia y capacidad de maniobra. Busca recuperar movilidad, habilidad manual, comunicación y cuidado personal.

La rehabilitación es útil cuando se han lesionado huesos, articulaciones, músculos, tendones o ligamentos. Empleando masajes y ejercicios, se consigue en la gran mayoría de ocasiones que la persona recupere habilidades físicas y movilidad perdidas.

Para diagnosticar la forma de proceder con la rehabilitación, el profesional debe medir parámetros físicos como el equilibrio muscular o la longitud del paso del paciente.

La Fisioterapia  propiamente dicha en cambio utiliza el calor y frío, el agua, el masaje, el ejercicio terapéutico y la electricidad como formas de tratamiento. Su finalidad es recuperar al paciente en la medida de lo posible de un traumatismo o una enfermedad. También trata para paliarlos los síntomas de dolencias crónicas.

¿Cómo lo hace? Mediante técnicas manuales que revitalicen el funcionamiento de los sistemas corporales.

El fisioterapeuta tiene conocimientos de fisiología, anatomía y de la patología que sufre el paciente. De esta forma puede decidir adecuadamente el tratamiento.

La fisioterapia es casi indispensable, por ejemplo,  en la recuperación del paciente con dolor postoperatorio.

El tratamiento fisioterapéutico supone además una ayuda fundamental para mitigar los efectos dolorosos propios de las intervenciones quirúrgicas, ya sea con la realización de ejercicios, movilizaciones suaves o técnicas de masoterapia, así como tratamientos encaminados a disminuir y paliar el dolor. La mayoría de los pacientes postquirúrgicos pueden y deben ser tratados para optimizar su función física y emocional lo antes posible. Previamente se hace necesario evaluar la intensidad del dolor en reposo y en actividad de moderada intensidad, para determinar la terapia analgésica que se va a aplicar y las necesidades para la rehabilitación del paciente

Muy próxima a la fisioterapia se halla la  Kinesiología. Ambas especialidades comparten el objetivo de la rehabilitación física y sensorial de las personas a través de la aplicación de procedimientos físicos y kinésicos. La kinesiología tiende a utilizar más de aparatos físicos mientras que en la fisioterapia hay un predominio de técnicas manuales.

Tanto en Fisioterapia como en Kinesiología:

  • Se atiende a pacientes con problemas respiratorios, neumonías, o bronquitis.
  • También a estos profesionales los médicos derivan en ocasiones casos necesitados de rehabilitación tras posoperatorios, accidentes, y problemas neurológicos.
  • Asimismo trabajan para paliar el dolor, sobre el crónico como la artrosis o la atritis.
  • En pacientes que han sufrido fracturas, la rehabilitación está indicada para mejorar la movilidad articular, osteomuscular y aumentar la fuerza muscular.
  • En pacientes con tendinitis o desgarro muscular, tras ocurrir la lesión comienza la rehabilitación.
  • En casos de escoliosis, por su parte, es fundamental que la trate un kinesiólogo, especialmente para mejorar la postura.

 

 

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s