La llegada de empresas catalanas ‘dispara’ la economía madrileña / La facturación de estas sociedades desplazadas alcanzaba a principios de noviembre de 2017 los 10.763 millones de euros

El liderazgo del PIB a nivel autonómico puede pasar en breve de Catalunya a Madrid si no cesa el goteo de la fuga de empresas que ha provocado la tensión secesionista. Porque, hasta la fecha, siete de cada diez empresas que han anunciado su traslado a raíz del 1-O han elegido la Comunidad de Madrid para ubicar su sede social, aunque en términos de facturación representa únicamente el 39% del volumen total, tal y como se desprende de un estudio elaborado por el Centro de Predicción Económica (Ceprede) facilitado por la Cámara de Comercio e Industria de Madrid a La Vanguardia.

Según datos del Colegio de Registradores, desde el 1 de octubre de este año se habría registrado el traslado más de 1.700 empresas -la cifra rondan ya los 2.000 con datos actualizados-, que estarían generando en torno al 1% del PIB nacional total, si bien para la economía catalana supondría alrededor del 5,4% de su PIB regional.

En el caso de la Comunidad de Madrid, para esta región las empresas que han decidido reubicar su sede social representarían en torno al 1,8% del PIB regional total (el equivalente a 10.763 millones de euros), según el mismo estudio que recoge que en términos impositivos, estas empresas habrían devengado algo más de 1.440 millones de euros en concepto de Impuesto de Sociedades, lo que supone en torno al 6% de la recaudación total en el año 2016.

Ahora bien, según el informe, estas cifras que a priori pueden resultar muy significativas, deben ser matizadas, sobre todo, si se considera el escenario “más probable” en el que no se termine produciendo una secesión efectiva.

De hecho, en este escenario de no secesión, los efectos económicos reales de estos traslados serían, en una primera aproximación, prácticamente nulos, tanto para todo el conjunto de España como para las comunidades dado que el cambio de sede social no implica muchas modificaciones en cuanto a establecimientos y unidades productivas.

En el supuesto de hacerse efectiva la independencia, el estudio sí que recoge que los traslados generarían un cambio real de los flujos de renta y recaudación en los diferentes territorios, si bien estos cambios se limitarían a la proporción de la actividad productiva real que realizada cada una de estas empresas dentro y fuera de Catalunya.

“Las empresas buscan estabilidad”

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Madrid, Juan José López Belmonte, se ha referido a la situación de estas últimas semanas y ha estimado que la repercusión “va a ser enorme” para la región.”Madrid se va a disparar”, ha indicado, sin precisar en cuánto puede afectar al PIB porque es “difícil” saberlo.

En opinión de Belmonte el retorno no es “tan fácil” dado que la movilización supone un “trastorno” y un “gasto”. Y al final, ha explicado, lo que las empresas buscan es “estabilidad”. De hecho, ha remarcado el caso de las multinacionales y el “tiempo” que están dedicando al problema de Catalunya. “Una vez que se muevan va a ser difícil el retorno”, ha insistido.

Sobre cómo va a afectar a la propia Catalunya, López Belmonte ha dicho que “va a aprender la lección” y que al igual que hace años, los españoles de Andalucía o Extremadura emigraron a Catalunya, “ahora es al revés”. “Van a volver de Catalunya al resto de España”, entiende el empresario.

Respecto a si la Cámara tiene preparado un plan para las empresas que lleguen a Madrid, el director de la Cámara de Comercio madrileña, Carlos Prieto, ha explicado que en el caso del Brexit, la Cámara sí que presentó una propuesta para las empresas que quisieran venir a la región pero que ahora se mantienen prudentes y no han preparado nada concreto.

“Lo del Brexit es un hecho y ahora en este caso debemos respetar”, ha entendido, para añadir, también, que “la incertidumbre es el enemigo de las empresas” y que hay que poner “paz”. “Las empresas buscan estabilidad”, ha dicho en la misma dirección que el presidente.

Ésta ha sido también, como ha recalcado Belmonte, la línea seguida por el Gobierno regional de Cifuentes, que no ha querido “pescar” en aguas revueltas: “Catalunya es España. Los catalanes no merecen que una región que siempre ha estado a cabeza de España en crecimiento y prosperidad se quede descapitalizada y empobrecida”, ha reivindicado la jefa del Ejecutivo autonómico en los últimos días.

La Cámara de Comercio mantiene la prudencia con la cuestión catalana aunque pone en valor el plan específico creado para las empresas afectadas por el Brexit

ORIGEN: La Vanguardia

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s