José Félix Tezanos: “El de Sánchez es un fenómeno sobre el que se escribirán libros” / “Creo que el PSOE estaba atrofiado o anquilosado debido a la asfixia de las redes clientelares. No sé si son peores aquellos que saquean empresas públicas o aquellos que utilizan puestos de trabajo y de responsabilidad para beneficio personal. Hay que rescatar a los partidos de las redes clientelares, hay que hacerlos más transparentes” / “Los jóvenes no han desarrollado una conciencia política porque no ven que haya un partido que se haya hecho cargo de su problema. La cuestión de España es la cuestión juvenil. Tenemos que darle esa prioridad. Nos hemos acostumbrado a que hay gente precaria y a la situación de los jóvenes. No puede haber vuelta atrás en las conquistas históricas que nos han costado años alcanzar” | Cuartopoder

El sociólogo José Félix Tezanos (Cantabria, 1946) ya avisó en 2012: la socialdemocraciase había convertido en un ‘zombi’ que vagaba ideológicamente y se había vuelto incapaz de dar respuestas claras y concisas a problemas concretos. Mientras la izquierda se ha ensimismado en los últimos años en su propia debacle, el paro, la concentración de riqueza y la desigualdad han campado a sus anchas. Por eso, y a pesar de ser considerado del sector ‘guerrista’, el director de la Revista Temas se puso detrás de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE para dotar de carga ideológica el programa de un líder denostado y llamado a resurgir.

Sánchez ya tenía el relato, el del dirigente de la militancia derrocado por el ‘establishment’ , pero fue Tezanos (junto al economista Manuel Escudero) uno de los principales artífices de que ese revestimiento tuviera propuestas sustanciales detrás. Charlamos con él tras la aplastante victoria de su candidatura en las primarias socialistas.

— Parece que algunos barones han dado un paso atrás después de la votación de las primarias de mayo…

— Es pronto para saber qué va a ocurrir, pero ha quedado muy claro cuál es la opinión mayoritaria de la militancia del PSOE.

— ¿El divorcio entre las bases y la élite que se ha demostrado en el PSOE en este proceso puede extrapolarse a la política en general?

— Estaba pasando ya en mucho países y en España también. Hay un divorcio entre una parte importante de los votantes y los militantes y la nomenclatura, por llamarlo de alguna manera. Esto lleva a una crisis de legitimidad y una crisis electoral en la que ya estaban sumidos algunos partidos socialdemócratas europeos. Lo que ha sucedido en España es que se ha atajado de raíz el riesgo de esa crisis de credibilidad electoral que se estaba fraguando. Ahora hay una propuesta de partido democrático y renovado. Lo que se plantea en la ponencia presentada es que un proceso más democrático evite este tipo de crisis.

— ¿Usted cree que Sánchez va a ser la solución a esa crisis de representatividad?

— Sí, eso obedece a que algunos dirigentes socialdemócratas han llegado a pensar que ellos sabían más que los afiliados y que podían tomar decisiones, aunque fueran impopulares. En un partido político, si se actúa en contra del pensamiento de aquellos que te han votado, se da lugar a la crisis y a los vaivenes electorales. Ahora se han establecido mecanismos muy precisos que garantizan que no se perderá esa sensibilidad, desde las primarias al voto sobre la política de alianzas. Si en la crisis de octubre hubiera habido unos estatutos como los que se proponen ahora para el congreso, eso no hubiera ocurrido. Hubiera sido obligatorio consultar a los afiliados. La época de los dirigentes que están por encima de las instituciones acabó.

— ¿Cómo define un sociólogo el fenómeno Sánchez? ¿El de un líder que se le daba por muerto políticamente hace ocho meses, que renace y vence de forma abrumadora?

“Los ciudadanos han visto en Pedro Sánchez a una persona honesta que se
ha ido al paro”

Yo creo que se está produciendo un fenómeno sociológico. En un contexto donde hay una pérdida de credibilidad de las personas que están en política, los ciudadanos han visto a una persona que primero se oponía a una investidura claudicante de un partido que tiene muchos problemas de corrupción y, en segundo lugar, a alguien que renunció a su escaño para no votar en contra de su conciencia y de lo que había prometido. Tú haces una campaña diciendo que vas a desplazar a un gobierno y luego dices que ya no vale, y que le vas a dejar que gobierne. Eso no se entiende. Los ciudadanos han visto a una persona honesta que se ha ido al paro. Creo que es un fenómeno sobre el que se escribirán libros.

— ¿Cuál es el siguiente paso del PSOE por esta nueva senda?

— Ahora se elegirá a los delegados en los congresos regionales. Vamos a vivir una segunda fase de democracia. Esos debates se traducirán en enmiendas que se llevarán al Congreso Federal y, probablemente, salga muy en la línea de lo que ha propuesto el equipo de Pedro Sánchez, que atiende a los problemas que está viviendo la sociedad española, como el terrible paro.

— Usted habla de ilusión, pero hay algunos que creen que la imagen de mártir, de líder derrocado le ha ayudado mucho.

— Él fue derrocado en un proceso, pero dimitió cuando vio que no era posible sacar lo que proponía. Es coherencia política. Hemos visto que se ha valorado mucho más de lo que se esperaba, no solo por los militantes sino por la sociedad española. En los debates parlamentarios dijo que era un político limpio. En el debate que tuvo con Rajoy en el que le calificó de persona “indecente” estaba diciendo lo que luego se está viendo en los tribunales.

— Pablo Iglesias y Pedro Sánchez tienen algo en común… haber sabido capitalizar el descontento.

— Bueno, probablemente Ciudadanos también. Ahora, el descontento es importante porque está vomitando las desigualdades insufribles. Eso de que España sea el país de la Unión Europea que tiene una tasa de pobreza infantil más alta de Europa es intolerable, o que tenga tres millones de trabajadores pobres, o a jóvenes en paro o con un trabajo precario. Estamos en una sociedad que tiene una deriva hacia la desigualdad y la injusticia social y que está saturada. Si nos dicen que este país está creciendo al 2 o al 3 %, ¿cómo se entiende que algunos sean cada vez más pobres? Frente a esto hay que tener proyectos creíbles.

— En este tablero político tan partido y con un Congreso tan fragmentado, ¿hay que pactar con Podemos?

— Hay una tendencia hacia sociedades cada vez más diversificadas. En un momento dado, las opciones políticas eran izquierda o derecha, socialdemocracia o liberalismo. Ahora hay más opciones encima de la mesa con afinidades más complejas e intereses más diversos. Un mapa de partidos más complejo requiere mecanismos para articular el poder. Pueden ser las alianzas como las que se han producido en algunas comunidades autónomas y ayuntamientos o las reformas políticas que permitan gobernar a partidos que no tienen mayoría absoluta, como en el Principado de Asturias o País Vasco. Un gobierno en minoría parlamentaria sabe que para sacar leyes tendrá que pactar. Es un sistema adecuado a la nueva realidad del multipartidismo. Habría que trabajar también en eso, en que un partido no esté bloqueando la situación política y un país no esté sin gobierno mucho tiempo. Hay que adaptar nuestra Constitución a la nueva realidad sociológica y política de España.

“Si ningún partido tiene mayoría para gobernar, hay que conseguir que haya gobierno y pactar las leyes. No quién está en TVE, ni quién controla el CNI, sino propuestas buenas y objetivas”

— O sea, que sí hay que pactar con Podemos, según su explicación.

— Yo no he dicho eso. He explicado la cosa en su contexto. Pero si ningún partido tiene mayoría suficiente para gobernar, primero hay que conseguir que haya gobierno y luego si ese gobierno es inteligente sabrá que tiene que pactar las leyes. No quién está en Televisión Española, ni quién controla el CNI, sino propuestas buenas y objetivas. Subir el Salario Mínimo sería una medida de entidad social para adaptarnos a la nueva realidad económica y del trabajo. Con la robótica estamos viendo que cada vez se pueden producir más bienes y más servicios con menos personas. Por tanto, hoy en día tendremos que pensar en sociedades en las que el horario laboral sea menor, pero con unos medios de vida dignos. Es intolerable que un país como España tenga un 23% de personas en la pobreza.

Ustedes hacen algunas propuestas, como la banca pública o el Salario Mínimo Interprofesional de 1.000 euros, por las que les han llamado “izquierdistas”

— Algunos, incluso, rojos peligrosos. De eso también le acusaban a Obama cuando planteaba el ‘Obamacare’ para que la gente que estaba enferma fuera atendida por humanidad. Cuestiones que son de sentido común o de humanidad son calificadas como muy rojas. Un salario mínimo así acabaría inmediatamente con muchas situaciones de pobreza. ¿Se puede permitir España eso? En el año 2000 hablábamos de los ‘mileuristas’ como gente que estaba muy mal. Ahora hay casi tres millones de trabajadores que tienen salarios por debajo del nivel de la pobreza. Si crece el PIB, tenemos que ser capaces de crear mecanismos para distribuir los recursos.

— JP Morgan y Bank of America decían que la victoria de Sánchez tendría consecuencias negativas para la economía.

— Muchas cosas son mentiras que se han difundido, propaganda de la campaña. ¿Ha bajado la bolsa? No. ¿Se ha hundido España? No. ¿Ha habido choques de trenes? No. Las primarias se celebraron sin ningún incidente, con normalidad. Es el principio de una nueva etapa. Si a algunos no les gusta, tuvieron su oportunidad.

— Usted siempre ha sido definido como cercano al ‘guerrismo’, ¿por qué decidió apoyar a Sánchez?

“Sánchez es una persona honrada. No es un dirigente soberbio que se crea un superlíder”

— Yo conozco a Sánchez desde antes de que fuera secretario general y siempre he tenido buena relación con él. Creo que es una persona honesta y honrada. No es un dirigente soberbio que se crea un superlíder. Trata las cosas en grupo y debate. Ha participado ampliamente en su programa con propuestas que se han discutido y matizado. Él defiende muchas cosas que yo he defendido siempre. Yo escribí una trilogía en el año 2000 en el que se analizaba la situación actual: ‘La sociedad dividida’, en el que ya se reflejaban las desigualdades que estaban produciéndose, ‘El trabajo perdido’, donde se trataba la crisis del empleo como consecuencias de cambios estructurales, y ‘La democracia secuestrada’ que hablaba de un sistema político incapaz de resolver los problemas objetivos que entra en crisis si no se reforma. Ahora tenemos una sociedad muy madura que cree que hay que ganar en calidad democrática.

— ¿Ha habido mucho clientelismo en el antiguo PSOE?

— Sí, creo que el PSOE estaba atrofiado o anquilosado debido a la asfixia de las redes clientelares. No sé si son peores aquellos que saquean empresas públicas o aquellos que utilizan puestos de trabajo y de responsabilidad para beneficio personal. Hay que rescatar a los partidos de las redes clientelares, hay que hacerlos más transparentes.

— Usted ha estudiado mucho la cuestión juvenil, ¿son los jóvenes en paro y con falta de futuro una especie de nuevo proletariado?

— Algo parecido. No es la palabra exacta porque proletariado venía de “prole”, de gente con muchos hijos. Pero sí es el sector más excluido y peor posicionado en sociedades como la nuestra. No se les garantiza futuro. En el libro ‘La cuestión juvenil. ¿Una generación sin futuro?’, que hemos escrito Verónica Díaz y yo, demostramos que los jóvenes tienen una situación social común, como en el caso las viejas clases trabajadoras. Son conscientes de que ellos son víctimas de una situación injusta y, en el plano de la acción política, están en una situación muy fragmentada, muy influida por la falta de confianza en la política y los políticos. Por eso, el otro día en Ferraz había mucha gente joven. Ven una brecha de oportunidad nuevamente. Tenemos que conseguir que la cuestión juvenil entre en la agenda de los partidos como un asunto primordial. Se sienten ciudadanos de segunda categoría y creen que el Estado no está haciendo todo lo que tiene que hacer por ellos.

— ¿Usted cree que hay conciencia de clase entre los jóvenes?

— Hay conciencia social de participación y de marginación. Tienen coincidencias en su problemática. Se vive en la calle y se ve. Pero no han desarrollado una conciencia política porque no ven que haya un partido que se haya hecho cargo de su problema.

— ¿El nuevo PSOE tendrá que hacer pedagogía para crear esta conciencia política?

— Sí, Pedro lo ha hecho en todos sus mítines. La cuestión de España es la cuestión juvenil. Tenemos que darle esa prioridad. Hay que conseguir llevarlo al Parlamento, las instituciones y los debates. A mí me sorprende que en algunos municipios o sectores progresistas tengan a becarios o gente empleada en situaciones muy precarias. Eso no puede ser. Hay que empezar por los propios sitios donde se está y se tienen empleados sin dar de alta en la seguridad social. Ese es el punto uno en la coherencia. Nos hemos acostumbrado a que hay gente precaria y a la situación de los jóvenes. No puede haber vuelta atrás en las conquistas históricas que nos han costado años alcanzar.

Origen: José Félix Tezanos: “El de Sánchez es un fenómeno sobre el que se escribirán libros” | España | Cuartopoder

Anuncios

2 comentarios sobre “José Félix Tezanos: “El de Sánchez es un fenómeno sobre el que se escribirán libros” / “Creo que el PSOE estaba atrofiado o anquilosado debido a la asfixia de las redes clientelares. No sé si son peores aquellos que saquean empresas públicas o aquellos que utilizan puestos de trabajo y de responsabilidad para beneficio personal. Hay que rescatar a los partidos de las redes clientelares, hay que hacerlos más transparentes” / “Los jóvenes no han desarrollado una conciencia política porque no ven que haya un partido que se haya hecho cargo de su problema. La cuestión de España es la cuestión juvenil. Tenemos que darle esa prioridad. Nos hemos acostumbrado a que hay gente precaria y a la situación de los jóvenes. No puede haber vuelta atrás en las conquistas históricas que nos han costado años alcanzar” | Cuartopoder

  1. Simple : la Seguridad Social tiene que depender básicamente de los presupuestos del Estado. Lo mismo las pensiones de jubilación , y las ayudas al desempleo. Fuera de los mínímos el Estado sólamente tiene que vigilar y legislar. Mas pensiones, Mutualidades Asociaciones Privadas Emoresas sostenidas por las aportaciones voluntarias de los pensionistas. “El Estado tiene que tener los funcionarios precisosª y geenerar las condiciones para que se gesten puestos de trabajo y empresas.
    Legislar para todos, huyendo de la dicotomia pobre-rico. En Enseñanza, en medicina, en jubilaciones , en ayudas sociales ,
    Crear en los partidos unidades internas que permitan despejar los campos de corrupción.
    Y núnca olvidar , la condicion humana, y las libertades. Lenin. Estalin,Fidel,Maduro, ect.tiene que ser borrados del Santoral.

    Me gusta

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s