¿Por qué el PSOE golpista ha salvado a Margarita Robles de la purga general de parlamentarios próximos a Pedro Sánchez y leales con los votantes? No es que hayan cesado en su afán de arrancar la piel a tiras al socialismo y a los auténticos socialistas, qué va. Les contamos la auténtica razón. #PrimariasYA #CongresoYA #MilitantesEnPie

17/11/2016 22:52

La Gestora de los golpistas ha salvado de la purga estalinista que ha emprendido, a la independiente Margarita Robles, presidenta de la Comisión de Justicia, contra todo pronóstico y a pesar del profundo malestar de la dirección con la diputada no sólo por romper la disciplina de voto, sino por sus posteriores manifestaciones públicas.

Pero no lo han hecho porque de golpe y porrazo hayan recuperado la decencia, y hayan decidido dejar de extralimitarse y detener las purgas internas. Ni en sueños. Fue porque pensaron que destituir de su cargo a Robles era un proceso muy traumático y complejo, y al PSOE podía haberle salido mal. Como la ex magistrada del Tribunal Supremo no estaba dispuesta a renunciar a su cargo, era necesario expulsarla de la Comisión de Justicia para que dejara de ser presidenta.

Después, para mantener este puesto para el Grupo Socialista, el PSOE debía proponer el nombramiento de otro candidato y conseguir el apoyo, al menos, del PP. Pero claro, su socio pepero (socio a escondidas, en plan secreto culpable, pero socio al fin y al cabo) podría no estar mucho por la labor. Fuentes parlamentarias explicaron que tras la bronca con el Grupo Popular a cuenta del rechazo socialista final a la elección de Jorge Fernández Díaz como presidente de dos comisiones, después de que Podemos obligara al PSOE a salvar la cara in extremis, el PSOE…

…corría el riesgo cierto de perder este puesto institucional, que podría ganar el PP.

Así que la gestora, tragando bilis y con espuma rabiosa en la comisura de los labios, pero mantendrá a Robles como presidenta de comisión para evitar problemas con el PP. Qué remedio le queda. Entre socios no es bueno los malos rollos. Todo es culpa, piensan en el nuevo PPSOE, de esos malos malotes de Podemos que nombraron candidato propio y claro, se chivaron de nosotros a los españoles cuando ya nos hallábamos a calzón quitado, prestos a cumplir por segunda vez como dios manda con el PP.

Jiménez, que es increíble los rodeos y requiebros que le saca al idioma español para decir de todo menos la verdad, desvinculó la polémica con el ex ministro del Interior de su decisión de salvar a Robles. Como explicó el portavoz, la Gestora «no entiende que por cuestiones partidarias se tenga que alterar el normal funcionamiento de las cámaras». Sin embargo, portavoces autorizados de la dirección habían asegurado en los últimos días que Robles se merecía el castigo máximo por haber «hecho daño al partido en sus múltiples apariciones públicas».

Y además, ya están alterando el normal funcionamiento de las cámaras con su purga trasnochada, así que una víctima más no debería ser trastorno. Porque la Comisión Gestora del PSOE aprobó marginar y apartar de sus responsabilidades a varios de los parlamentarios más próximos al ex secretario general Pedro Sánchez. Algunos, incluso, ni siquiera rompieron la disciplina de voto y acataron la decisión del Comité Federal de hacer presidente del Gobierno a Mariano Rajoy, como la diputada Adriana Lastra o la senadora Luisa Carcedo.

Los temidos castigos por haber roto la disciplina de voto del Grupo Socialista fueron menos duros de lo que se temía. Pero no se ciñeron sólo al hecho de haber votado no a Rajoy en contra del criterio de la mayoría de los barones y del Comité Federal, que aprobó entregar el Gobierno al PP. Hubo razones políticas: la facción golpista quiere destruir a sus adversarios.

El PSOE dedió marginar a varios de los diputados más próximos a Sánchez: Meritxell Batet,Adriana Lastra, Susana Sumelzo, Luisa Carcedo o Sofía Hernanz. Todas ellas eran y siguen siendo dirigentes muy cercanas al ex secretario general (cuatro estaban en su Ejecutiva en puestos de importancia y Hernanz, amiga personal suya, en la dirección del PSOE en el Congreso). De ellas, ni Lastra, ni Carcedo rompieron la disciplina de voto. La primera votó abstención «por imperativo», dijo; y la segunda es senadora y no vota en la investidura.

La Gestora aparta a varios de los diputados próximos a Sánchez aunque se abstuvieran: todo sea porque la purga le salga bien a barones y gestora, no como las anteriores chapuzas de este último mes

Además, el órgano ilegal socialista que se arroga todos los poderes supremos ha retirado de las portavocías adjuntas de Empleo y de Defensa a Rocío de Frutos y Zaida Cantera, que también votaron no a Mariano Rajoy.

En el colmo del recochineo, Mario Jiménez se atrevió a asegurar que la Gestora había seguido dos criterios para realizar todos estos cambios: capacidad y confianza de la dirección. Como explicaron fuentes de Ferraz, todas estas personas ya no son de confianza de la nueva dirección y por eso han sido apartadas.

Lo que aseguran los críticos, sin embargo, y con toda la razón del mundo, es que la Gestora es «un órgano provisional fruto de una crisis». Por lo cual, aseguran que su función es convocar un congreso federal, «en ningún caso rehacer equipos y decidir quiénes son sus personas de confianza para encabezarlos». «Lo más grave es que están tomando decisiones como si hubieran ganado un congreso», aseguraron fuentes socialistas críticas con la actual dirección.

Ferraz no decidió finalmente abrir expediente a los seis militantes del PSOE que votaron no (otros siete son del PSC y dos son independientes). Como explicó en rueda de prensa el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, «en estos momentos, el expediente no está sobre la mesa». Pero tampoco lo descartó por completo en el futuro.

 

El PSOE sí limitó a la mínima expresión el castigo a los representantes del Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), a la espera de que el grupo de trabajo conjunto empiece a funcionar. De hecho, aunque Meritxell Batet fue expulsada de la dirección del Grupo Socialista, su puesto quedará vacante para que el PSC pueda volver a ocuparlo en el futuro. Al margen de la salida de Batet, los otros tres portavoces de comisión catalanes seguirán en su puesto. Por lo visto, Iceta debió soltarle algo muy gordo al Fernández cuando se reunieron recientemente, porque los golpistas se han calmado bastante en lo relativo a la cuestión catalana. Bien por Iceta.

El PSOE y el PSC cerraron, además, el grupo de trabajo conjunto para analizar el protocolo que une a los dos partidos y que podría reformularlo en los próximos dos meses.

Por parte del PSOE, entran el número dos de la Gestora, Mario Jiménez, palmero mayor gusanista reconocido;  la eurodiputada Elena Valenciano, jarrón chino que se resiste a dejar de incordiar y conspirar, altamente radiactiva ella, y Francisco Fuentes. Del PSC entrarán el secretario de Organización, Salvador Illa, Meritxell Batet y Antonio Balmón, alcalde de Cornellà.

Origen: ELMUNDO

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s