Un PSOE hundido por su desplazamiento antinatural a la derecha y controlado con mano de hierro por la gestora de los golpistas perdería casi la mitad de sus votantes si se celebraran otras elecciones 

La guerra interna en el PSOE no solo está pasando factura al partido, que se encuentra sumido en una profunda división, sino también a sus votantes. Votantes que ven desesperados cómo su voto ha ido a autorizar un gobierno del PP con Mariano Rajoy al frente, precisamente lo que querían evitar cuando votaron.

Todos, militantes y votantes, contemplan impotentes cómo una gestora que tiene muchas papeletas para ser ilegal hace y deshace a su antojo en el seno del partido, y prolonga la situación durante meses o inclusos años sin que nadie puede detenerla. Se trata de un Partido Socialista secuestrado a manos de Susana Díaz y el resto de los barones. Los socialistas de bien contemplan impotentes cómo el partido de sus amores se destroza, y no tienen medios ni herramientas democráticas -por lo difuso de los Estatutos- para empezar el sendero de la recuperación convocando un congreso y unas primarias como corresponde.

 

Casi la mitad de los ciudadanos que se decantaron por la ‘papeleta’ socialista en las últimas elecciones generales podrían no repetir su voto en caso de nuevos comicios. Es más, un alto porcentaje (el 12%) daría la espalda al PSOE de producirse unas terceras elecciones.

La amenaza de una nueva cita en las urnas no ha desaparecido. Es más, estará más viva que nunca las próximas semanas con la negociación de los Presupuestos del Estado. Unas cuentas que el Gobierno de Mariano Rajoy no podrá sacar en solitario, sino que para que vean la luz necesitará el apoyo de varios grupos en el Congreso, entre los que se encuentra el PSOE y Ciudadanos. En caso contrario, el líder del PP tiene un ‘as’ bajo la manga: convocar elecciones generales. Estos comicios pillarían al PSOE sin candidato, con una gestora y con la sombra de la abstención sobre su cabeza. Tampoco en esta situación nadie podría obligar a la gestora a convocar primarias, para que ganara el candidato elegido por la militancia. Podrían recurrir a múltiples argucias (un independiente, suprimir primarias…). La situación es desesperante y desesperada para la gran masas de socialistas que solo desea ver a su partido libre de barones derechistas y oportunistas que lo conducen sin tregua al desastre.

Por si esto no fuera bastante, los socialistas verían reducido casi a la mitad sus votos. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este lunes, solo el 55,1% de los votantes del PSOE volvería a confiar su voto a los socialistas. El resto, no lo tiene claro.

El 20,1% de los que se decantaron por la ‘papeleta’ que encabezaba Pedro Sánchez “no sabe todavía” qué haría de repetirse, una vez más, las generales frente a un 12,3% que “no votaría” al PSOE. Asimismo, algunos de estos votantes socialistas se pasarían a otros partidos: el 4,2% confiaría en Unidos Podemos; el 1,9% en el PP y el 1,3% en Ciudadanos.

No habría un ‘ganador’ claro que lograse hacerse con los votos de estos descontentos con el Partido Socialista, que prefieren no votar o se lo están pensando aún. Y es que, a pesar de que muchos creen que Podemos y sus confluencias ‘pescarían’ en las aguas revueltas del PSOE, el sondeo del CIS no lo cree así y limita el posible trasvase de votos.

La amenaza de divorcio entre el principal partido de la oposición y sus electores se podría haber acrecentado ( y mucho) en las últimas semanas, con la luz verde dada al gobierno corrupto y de recortes de Mariano Rajoy. La imagen del barómetro del CIS corresponde a los primeros 10 días de octubre, momento en el que dimitió Pedro Sánchez de la Secretaria General. Tras ello el PSOE se ha visto inmerso en una lucha sin cuartel sobre la posición del partido en el debate de investidura de Rajoy que se saldó con la abstención del Grupo Socialista, aunque hubo quien votó en contra. La abstención del PSOE fue clave para facilitar un nuevo Ejecutivo del PP.

Ciudadanos

La formación naranja que preside Albert Rivera también tendría problemas para mantener sus votantes. Solo el 65,7% de aquellos que eligieron la papeleta del partido en las últimas elecciones haría lo mismo en caso de nuevos comicios. El 11,9% desconoce si repetiría su voto, mientras que casi el 10%, según el barómetro del CIS, no votaría a Ciudadanos. Por su parte, otro 6,8% se ‘pasaría’ al PP y un 1,7% a Unidos Podemos.

Origen: El PSOE perdería a casi la mitad de sus votantes si se celebraran otras elecciones

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s