Carta abierta al diputado de UPyD Asturias señor Prendes

Tapia de Casariego 20 de junio de 2012

CARTA ABIERTA DE “TRABAJO YA MINA SI” AL DIPUTADO REGIONAL SR. PRENDES

Apreciado Sr. Diputado,

Lejos de nuestro ánimo intentar mediatizar su libertad de expresión, ni por supuesto de reunión. De usted, ni de nadie, faltaría más.

Lo que si nos atrevemos a pedirle es un poco más de sensibilidad y, si nos lo permite, de rigor. Y lo hacemos basándonos en su condición de representante público al que debemos suponer, y desear, un “plus” en ambos apartados.

Viene esto a raíz de sus declaraciones relativas a la “mina de Tapia” que descalifica de un plumazo, tildándola de algo antiguo y no acorde con las necesidades económicas de la comarca.

Sr. Prendes, podemos asegurarle que es posible que para las casi 5.000 personas que aspiran a un empleo directo en la explotación, trabajar en la mina no sea el sueño de su vida, pero ver pasar los meses y los años sin trabajar, dependiendo de una economía familiar cada vez mas escasa, podemos asegurarle que tampoco lo es, y esto último es algo a lo que con su descalificación esta contribuyendo de forma directa.

Pero no solo eso, también esta condenando a varios municipios – que no recibirían las obligadas tasas – a la incapacidad de prestar servicios por no poder asumirlos financieramente, con lo que ello supone para muchos ciudadanos que verán suprimidas muchas de las prestaciones que hasta la fecha recibían.

Además diversos sectores que atraviesan un momento económico complicado, podrían, a través de la mina y todo lo que supone, revitalizarse mediante el empleo indirecto inducido y sobrevivir a la espera de una recuperación económica que ni siquiera se vislumbra.

Nosotros vivimos aquí, y sabemos perfectamente para lo que da el “modo de vida de siempre”. Pesca en las ultimas y asistida económicamente, igual que una ganadería incapaz de competir sin las ayudas que están en fase de extinción por los recortes inevitables en todo aquello que tenga su origen en Europa. Nos queda un sector turístico que va a trancas y barrancas, más de lo ultimo, y en todo caso incapaz de absorber a los jóvenes que se incorporan al mercado de trabajo. Y lógicamente funcionarios que verán también recortados sus emolumentos y número a tenor de la merma de ingresos de las arcas públicas.

Esta es la radiografía simplificada de la situación en la que según usted se prevé llevar a cabo una iniciativa del siglo pasado.

Pues créanos que lamentamos decirle que lo que si es del siglo pasado, en nuestra opinión, es pensar en actividades económicas subvencionadas, algo de lo que en Asturias sabemos demasiado y así nos va.

Algo del siglo pasado también es que la política pretenda dirigir la economía, en vez de limitarse a algo tan importante como fijar las reglas en las que debe desarrollarse, y velar porque estas se cumplan escrupulosamente.

Del siglo pasado también se nos antoja pensar que una empresa pueda incumplir la legislación existente en un país como España y creer que la tecnología no avanza y supera dificultades, y que las explotaciones mineras son todas equiparables con independencia de donde se llevan a cabo y con que criterios. Eso si es del siglo pasado.

Nosotros estamos convencidos de que tenemos la oportunidad de participar en un proyecto que, con los condicionantes conocidos y aquellos otros que se estimen oportunos, representa la mayor, y única esperanza nos atrevemos a decir, de dar vida a una comarca que agoniza en condiciones normales y que en las actuales puede quedar relegada definitivamente. Una oportunidad que no hipoteca nada de nada de lo poco que hoy día tenemos. Que es plenamente compatible con el entorno, con la pesca, el turismo y la ganadería y que hará aflorar otras actividades.

A usted el mínimo de quince años de explotación y generación de recursos económicos parece que le son pocos. A nosotros, los parados, casi una vida y la palanca para dejar la marginalidad a la que estaríamos abocados.

Porque no dudamos de su honradez, ni de su capacidad, le sugerimos que se informe mejor. Que no escuche solo a los que no hace tantos años afirmaban que DuPont arrasaría ambientalmente su entorno, envenenaría la leche y el ganado nacería con malformaciones, amen de los inevitables efectos cancerigenos en las personas. Muchos de ellos son los mismos que ahora quieren abortar nuestra justa aspiración a trabajar.

Escuche más, y emplee su influencia en asegurar que la administración hace lo que tiene que hacer en un país serio y maduro. Asegurar que se cumple la ley. El resto vendrá por añadidura.

Fíjese que poco pedimos.

Atentamente y con el mayor respeto.

Magdalena Gómez Marentes, presidenta de Trabajo ya Mina sí

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s