Los últimos días del culto covidiano

Los últimos días del culto covidiano

La fecha de publicación de COVID World: 20 de enero de 2022

Por CJ Hopkins

Esto no va a ser bonito, amigos. La caída de un culto a la muerte rara vez lo es. Habrá llanto y crujir de dientes, parloteo fanático incoherente, borrado masivo de tweets vergonzosos.

Habrá un verdadero tsunami de racionalización desesperada, negación extenuante, cambio de culpa desvergonzado y otras formas de cubrir el trasero, ya que de repente los ex miembros del culto covidiano hacen una escapada de último minuto a la desesperada antes de que los completamente vacunados y nuevos esclavos mejorados a golpe de jeringuilla, bozal y desinfección, todo tan «a séptico, seguro y efectivo», los alcancen.

Sí, así es, como estoy seguro de que habrá notado, la narrativa oficial de COVID finalmente se está desmoronando , o se está desmontando apresuradamente, o revisando históricamente, justo ante nuestros ojos.

Los “expertos” y las “autoridades” están finalmente reconociendo que las estadísticas de » muertes por COVID » y » hospitalizaciones » están artificialmente infladas y son totalmente poco confiables (lo que han sido desde el comienzo), y están admitiendo que sus “vacunas” milagrosas no funcionan (a menos que se cambie la definición de la palabra “vacuna”), y que han machacado a algunas personas, o tal vez más de unas pocas personas, y que los bloqueos probablemente fueron «un grave error.”

No me voy a molestar con más citas. Puedes navegar por Internet tan bien como yo.

El punto es que la PSYOP* de la «pandemia apocalíptica» ha llegado a su fecha de vencimiento. Después de casi dos años de histeria colectiva por un virus que causa resfriado común leve a moderado o síntomas gripales sintomas (o absolutamente ningún síntoma) en aproximadamente el 95% de los infectados y la tasa general de mortalidad por infección de la cual es aproximadamente 0,1% a 0,5%, los nervios de las personas están disparados.

Todos estamos agotados. Incluso los cultistas covidianos están agotados. Y están empezando a abandonar el culto en masa.

Siempre fue principalmente una cuestión de tiempo. Como dijo Klaus Schwab:

“La pandemia representó una ventana de oportunidad rara pero estrecha para reflexionar, reimaginar y restablecer nuestro mundo. 

No ha terminado, pero esa ventana se está cerrando, y nuestro mundo no ha sido » reimaginado » y » reiniciado «, no de manera irrevocable, no todavía. Claramente, GloboCap subestimó la resistencia potencial al Gran Reinicio y el tiempo que llevaría aplastar esa resistencia.

Y ahora el reloj se está acabando, y la resistencia no está aplastada… al contrario, está creciendo . Y no hay nada que GloboCap pueda hacer para detenerlo, aparte de volverse abiertamente totalitario, lo cual no puede hacer, ya que sería suicida. Como señalé en una columna reciente:

El totalitarismo de la Nueva Normalidad , y cualquier forma de totalitarismo capitalista global, no puede mostrarse como totalitarismo, ni siquiera como autoritarismo. No puede reconocer su naturaleza política. Para existir, no debe existir. Sobre todo, debe borrar su violencia (la violencia a la que finalmente se reduce toda política) y aparecer ante nosotros como una respuesta esencialmente benéfica a una ‘crisis de salud global’ legítima…»

La “ crisis de salud global ” simulada , para todos los efectos, ha terminado. Lo que significa que GloboCap la ha fastidiado.

La cuestión es que, si tiene la intención de mantener a las masas azotadas en un frenesí sin sentido de paranoia que frunce el ano sobre una «pandemia global apocalíptica», en algún momento, debe producir una pandemia global apocalíptica real.

Las estadísticas falsas y la propaganda lo llevarán por un tiempo, pero eventualmente, las personas necesitarán experimentar algo que al menos se asemeje a una plaga mundial devastadora real, en realidad , no solo en sus teléfonos y televisores.

Además, GloboCap se excedió seriamente con las «vacunas» milagrosas. Los cultistas de Covidian realmente creían que las «vacunas» los protegerían de la infección. ‘Expertos’ en epidemiología como Rachel Maddow les aseguraban sin el más mínimo rubor que sería así:

“ Ahora sabemos que las vacunas funcionan lo suficientemente bien como para que el virus se detenga con cada persona vacunada. Una persona vacunada se expone al virus, el virus no la infecta, el virus no puede usar a esa persona para ir a ningún otro lado. No puede utilizar a una persona vacunada como huésped para ir a buscar a más personas”.

Fte:

 

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s