El plan de Donald Trump para ganar la presidencia – LA FECHA CLAVE SERÁ EL 6 DE ENERO

Marcial Cuquerella, 22 diciembre 2020 – Los States Legislatures tienen la autoridad constitucional (bajo el Artículo II, Sección 1, Cláusulas 3 y 3 del Código de los EEUU. § 2 y § 5) para nombrar su propia lista de electores, leales al presidente Donald Trump, si consideran que el voto popular ha sido corrompido. Ya lo hicieron el 14 de diciembre enviando su lista.

En otras palabras, la legislatura republicana estatal de Pensilvania (PA), por ejemplo, puede concluir que el voto popular ha sido corrompido” y nombrar una “lista en competencia” de electores, leales al presidente republicano.

Habría, en este caso, 20 electores de PA de Biden y 20 de Trump. El precedente de esto es la elección de 1876 cuando Carolina del Sur, Louisiana, Florida y (1 voto electoral de Oregón) enviaron cada uno de los votos electorales demócratas y republicanos, sellados, al archivero en D.C.

La Décimo Segunda Enmienda a la Constitución especifica que el 6 de enero, el “Presidente del Senado, en presencia del Senado y la Cámara de Representantes, abrirá todos los certificados y luego se contarán los votos”.

Eso significa que en el caso de las disputas sobre listas electorales en competencia, el presidente del Senado, el vicepresidente Mike Pence, parece tener la máxima autoridad para decidir cuáles aceptar y cuáles rechazar. Esto está respaldado por 3 US Code § 15.

Este es un control de facto en el Colegio Electoral, que pocos se dan cuenta porque solo sucedió en 1876.


Si en ese momento, nadie llega a 270, la 12ª Enmienda estipula: “La Cámara de Representantes elegirá inmediatamente, mediante votación, al Presidente. Pero al elegir al presidente, los votos serán tomados por estados, y la representación de cada estado tendrá un voto”.


Actualmente, los republicanos tienen una mayoría de delegación estatal con 26 (probablemente 30 en el nuevo Congreso) de 50.


Donald Trump ha sido informado sobre la estrategia para impugnar las elecciones por medios constitucionales a través de la Cámara. En un mitin el 26 de septiembre en Pensilvania dijo: “Y yo no quiero terminar en la Corte Suprema y tampoco quiero volver al Congreso, aunque tenemos una ventaja si volvemos al Congreso. ¿Todos entienden eso? Creo que son (…) 26 a 22 o algo así porque se cuenta un voto por estado, así que en realidad tenemos una ventaja. Oh, van a estar encantados de escuchar eso”.

Además, Político informa: “En privado, Trump ha discutido la posibilidad de que la carrera presidencial también sea lanzada a la Cámara, planteando el problema con los legisladores republicanos, según Republican fuentes, “como Mitch McConnell, Lindsey Graham, Kevin McCarthy, etc”.

Este lunes, Trump compartió el artículo de la Constitución que marca el nombramiento de las listas en disputa, y el procedimiento de la elección contingente.


En la elección disputada 1876, como la Elección de 2020, el Senado Republicano y la Cámara Demócrata estuvieron en desacuerdo sobre qué electores aceptar. Esto se llama una “disputa”.

Según la Constitución, no existe un mecanismo para resolver una disputa en la que las dos cámaras del Congreso no puedan ponerse de acuerdo sobre un conjunto certificado de electores, y no hay un papel constitucional para los tribunales, incluida la Corte Suprema. Este es otro punto crucial.

Según la Duodécima Enmienda, independientemente de su ambigüedad y posibles objeciones políticas, no existe otra autoridad única posible para identificar para este propósito aparte del Presidente del Senado para actuar como árbitro de cualquier disputa y puede decidir que las listas de los electores compiten y descartarlas como disputadas y no hacer que se cuenten.

Un total reducido todavía le da a Trump una victoria, porque priva a Biden de 270 electores. Este es otro punto crucial.

Si no se alcanza 270, entonces bajo la 12ª enmienda, la Cámara de Representantes “elegirá inmediatamente”, en este escenario, reelegir al presidente Trump a un segundo mandato porque, como se indicó anteriormente, el Partido Republicano controla la mayoría de la Delegación de la Cámara de Representantes, lo que sugiere que, si un gobernador ignora una controversia o un resultado electoral impugnado y no emite una determinación y la comunica adecuadamente, infringirá la ley federal.


Aquí también es donde surgirán objeciones a los electores estatales “certificados” el 6 de enero.

Por ejemplo, los resultados de Georgia, Arizona y Pensilvania probablemente serán disputados por el Senado (R) porque los gobiernos de esos estados están negándose a auditorías. Por lo tanto, los resultados de sus estados serán cuestionados como “certificados ilegalmente”.

Bajo la Ley de Conteo Electoral de 1877, no está claro qué pasa si la Cámara acepta una lista y el Senado la rechaza.

Lo que está claro es que la tradición sostiene que “el presidente del Senado” es el desempate. Ergo, Trump gana.


A día de hoy, ya son varios senadores y congresistas republicanos que han mostrado su intención de disputar las listas y Donald Trump mantuvo una reunión con ellos para organizar la estrategia.


(Fuente: @Maximus_4EVR)
https://gaceta.es/actualidad/el-plan-de-donald-trump-para-ganar-la-presidencia-20201222-1145/

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s