CATÁSTROFE EN EL MERCADO LABORAL – EL GOBIERNO SINIESTRO YA HABÍA COMENZADO A DESTRUIR A PRINCIPIOS DE AÑO, SIN ESPERAR AL CORONAVIRUS / El mercado laboral retrocedió ya en marzo a sus peores datos desde 2013 sin contar el efecto de los ERTE | El paro subió en 121.000 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 3,8% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 285.600 puestos de trabajo / Parados, funcionarios y pensionistas. 21 millones de personas cobran ya del Estado: la mitad (44%) de la población de España

La crisis económica derivada de las medidas para frenar la pandemia del coronavirus ha tenido el impacto de una catástrofe sobre el mercado laboral. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado esta mañana unos datos que reflejan apenas el comienzo de la pérdida de empleo que ha sufrido la economía con una caída de 285.000 ocupados en el primer trimestre respecto a final de año.

En general, puede decirse que el informe del INE no alcanza a reflejar la magnitud de la crisis por terminar su periodo de estudio el pasado 31 de marzo. También que supone

un profundo desplome en la tendencia de desaceleración de recuperación del mercado laboral de los últimos cinco años.

El primer impacto sobre esos 285.000 ocupados menos se ha producido en el sector privado, que absorbe 280.000 puestos de trabajo suprimidos y queda en 16, 4 millones, mientras que las administraciones públicas encajan 5.400 ocupados menos y ofrece empleo a 3,25 millones.

La encuesta no refleja el impacto de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que sólo en la última semana de marzo indica que los ocupados que no trabajaron en la semana de referencia aumentaron en 509.800 personas este trimestre.

Ese medio millón de personas cuyos ingresos son financiados ahora por el Estado a expensas de cómo se resuelva en el mercado laboral el fin del estado de alarma es una cifra superior al empleo que se había creado durante todo 2019: 402.300 personas.

“El paro parcial por razones técnicas o económicas o la suspensión por expediente de regulación de empleo son las principales razones que explican este incremento”, explica el organismo en su nota informativa sobre el estado del mercado laboral.

La contabilidad que llevan los agentes sociales eleva a 4,2 millones el número de afectados a día de hoy por suspensiones de empleo.

La suspensión o la reducción de jornada de los trabajadores afectados por un ERTE, junto con la influencia de otros tipos de ausencias al trabajo, sí ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 4,25% respecto al cuarto trimestre de 2019.

El paro subió en 121.000 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 3,8% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 285.600 puestos de trabajo (-1,4%), acusando así parte del impacto de la crisis sanitaria y de la declaración del estado de alarma a partir de mediados de marzo. En ambos casos se trata de los peores registros de paro y empleo desde el año 2013.

Al finalizar marzo, el número total de parados se situó en 3.313.000 y el número de ocupados, en 19.681.300 personas.

El INE advierte que su encuesta refleja de manera incompleta la magnitud de la crisis económica sobre empresas y trabajadores.

Así, por ejemplo, señala que el aumento del paro se cifró en 121.000 personas entre enero y marzo, pero al mismo tiempo ve probable que muchos trabajadores que hayan perdido su empleo se hayan clasificado como inactivos y no como desempleados al no cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que se establece en la definición de paro de la EPA.

De hecho, el número de inactivos creció en 257.400 personas (+1,6%), lo que situó el total de personas en esta condición en 16.525.900 personas. La tasa de paro se incrementó seis décimas en el primer trimestre, hasta el 14,41%, mientras que la tasa de actividad bajó cinco décimas, hasta el 58,18%, tras reducirse el número de activos en 164.600 personas entre enero y marzo (-0,7%).

Fueron los trabajadores más jóvenes, que también suelen contra con los contratos más vulnerables en caso de crisis, quienes recibieron el mayor golpe. La tasa de desempleo entre los menores de 25 años se situó en el primer trimestre de 2020 en el 32,99% de la población activa del colectivo, lo que supone un repunte respecto al trimestre precedente (30,51%).

Si todo apunta a que la salida de esta crisis en términos de empleo será desigual al depender de la exposición a sectores como la industria o el turismo, a la hora de entrar en ella el castigo ha sido general. Todas las comunidades autónomas destruyeron empleo en el primer trimestre de este año con respecto al trimestre anterior.

Los mayores descensos anuales de la ocupación se dieron en Baleares, que restó 67.100 ocupados (-11,77%), Comunidad Valenciana (-32.100, un 1,52% menos) y Andalucía (-28.900 parados, un 0,92% menos). También destacaron los descensos de Castilla-La Mancha (-2,83%), Cantabria (-2,25%), Castilla y León (-1,96%) y Aragón (-1,54%).

En términos interanuales, la mayoría de las comunidades autónomas mantenía el pasado 31 de marzo un balance positivo al contar la tendencia positiva que se acumulaba hasta la declaración del estado de alarma. Las mayores subidas en ocupación se dieron en Madrid (+115.000), Cataluña (+60.200) y Canarias (+37.800).

https://www.elmundo.es/economia/2020/04/28/5ea7d972fdddff17a38b465f.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s