Un simulacro practicado en diciembre permitió la eficaz respuesta de Corea del Sur al coronavirus: “Tuvimos una suerte ciega” |COMENTARIO: “En España en diciembre estábamos discutiendo lo malvados que son los de derechas, cuantos sexos y sexas hay, cuánto dinero se debe dar para fomentar los bables, cómo combatir al machismo capitalista heteropatriarcal, cómo encajar la eutanasia en el marco legal, cuánto más tiene que pagar Amancio Ortega porque los señores marqueses de Galapagar quieren más dinero gratis, y cómo hay que hacer para que los secesionistas presos salgan a la calle. En eso estaba España en Diciembre, Enero, Febrero, Marzo… y ahora estamos gestionando la crisis lavando cerebros desde las televisiones, y justificando que hasta las mascarillas hay que importarlas porque aquí ya no se producen ni tiritas. España tiene las prioridades al revés y esos errores se pagan con vidas. La falta de previsión e infantilismo nos llevará a una crisis económica en la que dará igual tanta tontería, es lo que la gente ha votado y en el pecado lleva la penitencia”

Un simulacro de respuesta a un misterioso brote epidémico ficticio llevado a cabo a mediados de diciembre fue clave para coordinar la exitosa respuesta de Corea del Sur a la pandemia de coronavirus menos de un mes después.

Según un documento gubernamental clasificado, el 17 de diciembre una veintena de especialistas en enfermedades infecciosas de Corea del Sur abordaron un escenario preocupante: una familia de contrae neumonía después de un viaje a China, donde han surgido varios casos de una enfermedad no identificada. La hipotética enfermedad se propaga rápidamente entre los colegas de los miembros de la familia y los trabajadores médicos que los tratan.

En respuesta, el equipo de expertos del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea (KCDC) desarrolló un algoritmo para encontrar el patógeno y su origen, así como técnicas de prueba. Esas medidas se trasladaron a la vida real cuando un primer paciente sospechoso de coronavirus apareció en Corea del Sur el 20 de enero, según el documento.

“Si pensamos en los últimos 20 años, a los humanos les han venido atormentando tanto la gripe como los coronavirus, y vimos que lo estábamos haciendo relativamente bien con la gripe pero nos preocupaba la posibilidad de que se produjera un brote de un nuevo coronavirus”, explica Lee Sang-won, uno de los expertos de KCDC que dirigió el ejercicio.

“Fue una suerte ciega: nos quedamos sin palabras al ver el escenario convertirse en realidad”, agregó Lee. “Pero el ejercicio nos ayudó a ahorrar mucho tiempo desarrollando una metodología de prueba e identificando los casos”. El simulacro desempeñó un papel clave en la desaceleración de lo que se convirtió en la epidemia de coronavirus más grande de Asia fuera de China mediante pruebas agresivas y sostenidas.

PRUEBAS ANTES DE QUE SE IDENTIFICARA EL VIRUS
Después de un gran brote temprano, Corea del Sur lanzó pruebas generalizadas en cuestión de días, con un extenso programa para evaluar a las personas que no tenían síntomas pero sí podían infectar a otros, para aislar pacientes confirmados y para rastrear sus contactos.

El país se ganó los elogios de la comunidad internacional al contener la propagación de la enfermedad con una irrupción relativamente pequeña, 9.583 casos y 158 muertes, y ha logrado reducir el recuento diario de nuevas infecciones a aproximadamente 100 o menos durante las últimas tres semanas.

El equipo del KCDC, que, según Lee, se formó en 2018 como una especie de grupo de estudio, buscaba una generalización de pruebas de ADN a gran escala después de que la organización recibiera notorias críticas públicas por su manejo del brote de Síndrome Respiratorio del Oriente Medio en 2015.

Poco después del simulacro, de la ciudad china de Wuhan surgió una epidemia de un virus desconocido, lo que llevó a los expertos a comenzar a considerar que podría tratarse de un nuevo coronavirus. Incluso antes de que Pekín lo declarara oficialmente, el equipo surcoreano estaba listo para comenzar las pruebas, relata Lee.

El documento también muestra que el KCDC estableció la metodología de prueba el 4 de enero, tres días antes de que las autoridades chinas identificaran el virus, y comenzó a probar casos sospechosos el 9 de enero. A principios de marzo, Corea del Sur era capaz de realizar hasta 20.000 pruebas al día , con cinco empresas produciendo kits para uso doméstico y exportación.

“Podía parecer un poco exagerado en ese momento, cuando sólo teníamos unas pocas infecciones domésticas, pero había posibilidades sustanciales de que se alcanzaran los niveles de pandemia”, afirma Lee. “¿Lo hemos hecho bien? No lo sé. Pero no queríamos repetir lo que pasó en 2015: nuestro lema era ‘nunca más'”.

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2020/03/30/5e81853efc6c83b14f8b45ce.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s