Elecciones generales 2019: El Gobierno oculta la verdad sobre el empleo por temor a que influya en la campaña electoral | España

El mercado laboral sigue siendo dinámico» y el ritmo de afiliación a la Seguridad Social «supera el 2%», cifra que demuestra este vigor. Además, «es muy estacional» y el Gobierno espera «que en los próximos meses los datos mejoren», por lo que el resto de partidos deberían abstenerse de hacer un «uso electoral» del empleo.

A tenor de esta descripción que ayer realizó Nadia Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, se podría pensar que el mercado laboral tan sólo está atravesando una puntual moderación, que ni mucho menos es excesivamente preocupante, y que el ritmo de creación de puestos de trabajo seguirá siendo notable en los próximos meses. El problema es que la ministra de Economía no incluyó en su descripción algunos aspectos que señalan que el contexto no es exactamente así, y que dibujan además una situación que choca con el discurso electoral del presidente Sánchez.

Para encontrar la primera muestra tan sólo hay que acudir a esa misma estadística de la Seguridad Social que Calviño citó. Según los datos que el pasado martes publicó el Ministerio de Trabajo, la afiliación en septiembre creció un 2,4% respecto al mismo mes del año pasado, dato que efectivamente supera el 2% pero que, al mismo tiempo, es el menor desde 2014.

La ministra también prefirió obviar otra cifra que ofrece esa misma publicación, y es la que hace referencia a la evolución intermensual, esto es, entre agosto y septiembre. En este caso, el incremento es de apenas un 0,02%, lo que supone el menor ritmo de creación de empleo en términos de afiliación desde 2013, es decir, cuando España estaba todavía en plena crisis. Y por supuesto, Calviño tampoco señaló que la afiliación media se incrementó en 3.224 trabajadores, cifra que contrasta con los 22.899 de septiembre de 2018.

Pero hay más. Las previsiones de los organismos tampoco sustentan esa esperanza de que «en los próximos meses los datos mejoren». El Banco de España publicó la pasada semana sus nuevas previsiones macroeconómicas, documento que Calviño citó para demostrar que la economía «está en una fase expansiva» y que la corrección a la baja de su estimación de crecimiento se debe a un revisión metodológica que, a su vez, llevó a cabo previamente el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, una vez más, la ministra de Economía tan sólo abordó una parte de las cifras y no hizo ninguna referencia a las nuevas estimaciones para el mercado laboral. Así, el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos avisó de que «el ritmo de creación de empleo se ha reducido a la mitad desde mayo», que durante el verano se ha registrado una moderación «más intensa» de lo esperado y que existe una «desaceleración generalizada por ramas de actividad» que es especialmente notable en sectores como el de la construcción.

El resultado es que el Banco de España empeoró sus estimaciones de empleo y ahora prevé que la tasa de paro seguirá superando el 14% al cierre de este año, que en 2020 todavía será del 13,2% y que en 2021 apenas retrocederá hasta el 12,8%. Un evidente estancamiento que coincide, además, con lo que ya advirtió hace meses el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En aquella ocasión, Calviño restó importancia a las cifras del organismo que después optó a presidir, afirmando que el FMI se limita a «meter unos números en un modelo y ver qué resultado da» y que no estaba «reflejando con exactitud lo que puede estar sucediendo en el mercado laboral».

Existe, además, una característica de la economía española que recientemente explicaba en este periódico Juan Ramón Rallo. Este doctor en Economía recordaba que España necesita crecer a ritmos cercanos al 1,5% para poder crear empleo, y que a partir de ese nivel la economía comienza a destruir puestos.

EL DEBATE ELECTORAL DEL 4 DE NOVIEMBRE
Este año y el próximo el PIB repuntará por encima de ese punto y medio, pero en 2021, según el Banco de España, el avance será del 1,6%. Esto es, que existe un riesgo real de que, en apenas dos años, la tendencia de creación de puestos no sólo se frene, sino que se invierta, y en ese momento la tasa de paro todavía estará lejos de los mínimos que se marcaron antes de la gran recesión.

A todo ello hay que sumar que la fecha elegida por el Gobierno para celebrar el debate electoral será el 4 de noviembre, justo un día antes de que se conozcan los datos de un mes que tradicionalmente arroja cifras poco positivas. Y por último, aunque probablemente más revelador que mucho de lo apuntado, está la advertencia que también esta semana lanzó Octavio Granado. El secretario de Estado de Seguridad Social se caracteriza por «decir lo que piensa», incluso cuando no coincide con el Gobierno y a pesar de que ya ha sufrido más de una corrección pública, y lo que piensa acerca del mercado laboral es que existe un «evidente» enfriamiento en la creación de empleo.

https://www.elmundo.es/espana/2019/10/05/5d97a577fdddff09078b46c7.html

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s