Préstamo personal rápido: la mejor forma de buscar, comparar y elegir el que más te conviene

PUB.-  Cualquiera en algún momento puntual de su vida puede necesitar rápidamente una cantidad de dinero y no tenerla disponible justo entonces. En ese caso urgente es cuando solicitar un préstamo personal rápido a través de una página de internet puede ir bien.

Existen sitios como Prestamo123 donde ofrecen comparativas de los mejores préstamos y sus condiciones, para poder elegir el que mejor se adapte a tus circunstancias y posibilidades. Este tipo de páginas son realmente útiles para obtener los mejores préstamos en las mejores condiciones. Sólo tienes que rellenar en la página la cantidad que deseas pedir prestada, y el periodo de tiempo que durará el préstamo antes de tener que devolverlo. La web seleccionará automáticamente los proveedores de préstamos y créditos que mejor se adecuen a lo que deseas: préstamos rápidos, préstamos con ASNEF, préstamos personales, o créditos en línea.

Y es que antes de solicitar un préstamo, tanto si es rápido como personal, resulta absolutamente aconsejable informarse a conciencia sobre tres cuestiones fundamentales:

  1. Métodos de pago.
  2. Cantidades máximas y mínimas que te presta cada entidad.
  3. Proveedores de préstamos que ofrecen la mejor tasa de interés.

Las precauciones básicas a la hora de solicitar uno de estos préstamos son las siguientes:

  • Leer en profundidad las condiciones, informarse a conciencia de la oferta existente en el mercado. El objetivo es encontrar los intereses más bajos y las mejores condiciones. Que la publicidad no nos distraiga.
  • Valorar bien nuestra propia situación financiera, en base a nuestros ingresos y gastos mensuales, para estar seguros de que podremos devolver la cantidad prestada más los intereses en el plazo convenido.
  • Reclamar por escrito el contrato, para poder leer las condiciones exhaustivamente y ver si nos conviene. No firmar nada hasta que nos aseguremos que la oferta es idéntica a lo anunciado en la publicidad del préstamo, y que no existen cláusulas abusivas (como estratosféricos intereses de demora, por ejemplo).
  • En el caso de que al final aceptemos y firmemos, guardaremos toda la documentación (contrato, publicidad, recibos de ingresos y pagos…).
  • Tener en cuenta que en España existe un plazo de 14 días naturales para anular el préstamo suscrito, si este se ha contratado por teléfono o por Internet.
  • No firmar el contrato hasta comprobar que la oferta escrita es idéntica a se había hecho inicialmente o en la publicidad y que no hay ninguna cláusula abusiva sobre todo en los intereses de demora.

Aunque con frecuencia se los confunde, hay diferencias significativas entre préstamos rápidos y préstamos personales. Los primeros son más característicos de internet, los segundos suelen implicar el acudir a una entidad financiera y tener que completar más papeleo. Pero además:

  • En línea los préstamos rápidos se piden para una necesidad puntual en el corto plazo. El periodo para devolver el préstamo junto con los intereses no suele exceder al mes del tiempo en promedio, de ahí su nombre.
  • Los préstamos personales implican un periodo más largo de tiempo.

 

  •  La cuantía de los préstamos rápidos suele ser baja, de 50 a 2.000 euros habitualmente.
  • Los préstamos personales en cambio se hacen por montos más elevados, puesto que se emplean para adquirir un coche, por ejemplo, o para pagar la entrada de un piso.

 

  • El préstamo rápido se concede con pocas a o ninguna garantía.
  • El préstamo personal ya exige cumplir unos determinados requisitos de solvencia, para confirmar al prestamista que se puede devolver el principal y los intereses en el tiempo pactado.

 

  • Debido a esa escasez de garantías del préstamo rápido, los intereses son más elevados.
  • Los préstamos personales en cambio se ofrecen a intereses menores.

 

Obtener un préstamo puede ser muy rápido, como su nombre indica. Pero eso no impedirá que hasta las páginas web de préstamos rápidos online exijan en su mayoría determinadas garantías, para confirmar que vas a devolver el dinero con los intereses correspondientes.

  1. Un aval.
  2. Documentos que garanticen que el cliente tiene ingresos de algún tipo.
  3. Revisar en ocasiones si tiene deudas pendientes (pueden cotejarlo con el fichero de morosos de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF)).

La política de impagos puede ser más o menos flexible dependiendo de la entidad. Algunas imponen multas en caso de que no se pague de vuelta en el tiempo determinado. Otras pueden abrirse a renegociar las condiciones. 

Si se origina incumplimiento o conflicto por parte de la parte prestataria, los pasos a seguir son los que se listan a continuación:

  1. Pedir las hojas de reclamación.
  2. Si en un mes de plazo no han dado una respuesta satisfactoria, dirigirse a las oficinas de consumo de las administraciones públicas para que le asesoren.
  3. Agotada la vía administrativa, puede recurrirse en última instancia a la judicial.

Tenidas en cuenta las anteriores consideraciones sobre préstamos rápidos y personales, solicitar uno puede ser una salida muy válida para un momento de apuro. 

 

 

 

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s