Pedro Sánchez amaga con otras elecciones 24 horas antes de ver a Iglesias, Casado y Rivera | Total, a Falconetti qué le cuesta. Tiene su querido algoritmo para prefabricar aún mejores resultados

“La alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones”. Apenas unas horas antes de que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reúna en el Congreso con Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado para abordar la postura de cada partido ante su investidura, los socialistas amagan con la repetición de los comicios. En una comparecencia hoy en Ferraz, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha mentado por primera vez esta vía. “De no salir habría que ir a elecciones”, ha dicho, después de que Sánchez, una vez que ha sido propuesto por el Rey como candidato a presidente, haya decidido implicar también en la negociación a PP y Ciudadanos y reclamar su abstención, como en 2016 hizo Mariano Rajoy con el PSOE. “Las urnas tienen memoria”. “No perdonarán a quienes pongan en solfa la viabilidad de la legislatura”, ha señalado.

La presión entonces y el debate interno que generó llevaron a los socialistas a claudicar y abstenerse. En aquel caso era el único modo aritmético de evitar unas terceras elecciones. Ahora ese bloqueo no se produce. Pero Moncloa no ha querido renunciar ni a marcar la agenda con la idea de que o PP o Cs deben abstenerse para que Sánchez no dependa de modo alguno de los independentistas ni a incendiar ambos partidos con esta discusión. Hoy en el PP unas declaraciones de Isabel Díaz Ayuso apoyando esta opción han generado un monumental lío.

La investidura de Sánchez puede salir adelante con el voto de Unidas Podemos, PNV, Compromís y Partido Regionalista de Cantabria y la abstención de los dos diputados de Navarra Suma. Una vía posible que UPN ha puesto sobre la mesa. Y que ahora el PSOE orilla. Ábalos ha deslizado hoy que el PNV no lo apoyaría. Es cierto que los nacionalistas vascos han hecho alguna declaración en contra, pero el propio Ábalos aseguró la semana pasada que el PNV no era ningún problema.

as negociaciones de la investidura, el PSOE ha rebajado el papel estelar que Iglesias se otorga a sí mismo. Pero por si existieran dudas, el número tres del partido le he recordado que el modelo de los socialistas es Gobierno en solitario, que la suma de PSOE y Podemos no da mayoría absoluta. “No sólo no resuelva la gobernabilidad, sino tampoco la investidura”, ha añadido. En opinión de Ábalos, un Ejecutivo “de esta naturaleza no suma y podría restar” en referencia a que la coalición espantaría a otros socios. “Concita más aceptación que el PSOE gobierne solo”.

NEUTRALIZAR A PABLO IGLESIAS

De hecho, sin referirse de manera explícita a Unidas Podemos, ha pedido que “se sepa interpretar claramente el resultado de las elecciones” y ha considerado un “error” abordar las negociaciones con “exigencias” que en sí mismas “invaliden la marcha” de las conversaciones. Sánchez, a tenor de los movimientos que está realizando, busca neutralizar a Iglesias. Poniendo el foco sobre el resto de partidos y aislándose de sus peticiones. El PSOE ya ha dicho que no quiere a Podemos en el Gobierno, pero que está dispuesto a sellar un acuerdo programático con ellos. Y en esta posición se mantiene Sánchez.

“La alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones”. Apenas unas horas antes de que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reúna en el Congreso con Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado para abordar la postura de cada partido ante su investidura, los socialistas amagan con la repetición de los comicios. En una comparecencia hoy en Ferraz, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha mentado por primera vez esta vía. “De no salir habría que ir a elecciones”, ha dicho, después de que Sánchez, una vez que ha sido propuesto por el Rey como candidato a presidente, haya decidido implicar también en la negociación a PP y Ciudadanos y reclamar su abstención, como en 2016 hizo Mariano Rajoy con el PSOE. “Las urnas tienen memoria”. “No perdonarán a quienes pongan en solfa la viabilidad de la legislatura”, ha señalado.

La presión entonces y el debate interno que generó llevaron a los socialistas a claudicar y abstenerse. En aquel caso era el único modo aritmético de evitar unas terceras elecciones. Ahora ese bloqueo no se produce. Pero Moncloa no ha querido renunciar ni a marcar la agenda con la idea de que o PP o Cs deben abstenerse para que Sánchez no dependa de modo alguno de los independentistas ni a incendiar ambos partidos con esta discusión. Hoy en el PP unas declaraciones de Isabel Díaz Ayuso apoyando esta opción han generado un monumental lío.

La investidura de Sánchez puede salir adelante con el voto de Unidas Podemos, PNV, Compromís y Partido Regionalista de Cantabria y la abstención de los dos diputados de Navarra Suma. Una vía posible que UPN ha puesto sobre la mesa. Y que ahora el PSOE orilla. Ábalos ha deslizado hoy que el PNV no lo apoyaría. Es cierto que los nacionalistas vascos han hecho alguna declaración en contra, pero el propio Ábalos aseguró la semana pasada que el PNV no era ningún problema.

Por ello, la cuestión capital radica en Unidos Podemos. Iglesias insiste en un Gobierno de coalición. Hoy mismo han apuntado al Ministerio de Trabajo. Sánchez se niega a que tengan representación en el Ejecutivo. Al implicar a PP y Cs en las negociaciones de la investidura, el PSOE ha rebajado el papel estelar que Iglesias se otorga a sí mismo. Pero por si existieran dudas, el número tres del partido le he recordado que el modelo de los socialistas es Gobierno en solitario, que la suma de PSOE y Podemos no da mayoría absoluta. “No sólo no resuelva la gobernabilidad, sino tampoco la investidura”, ha añadido. En opinión de Ábalos, un Ejecutivo “de esta naturaleza no suma y podría restar” en referencia a que la coalición espantaría a otros socios. “Concita más aceptación que el PSOE gobierne solo”.

NEUTRALIZAR A PABLO IGLESIAS
De hecho, sin referirse de manera explícita a Unidas Podemos, ha pedido que “se sepa interpretar claramente el resultado de las elecciones” y ha considerado un “error” abordar las negociaciones con “exigencias” que en sí mismas “invaliden la marcha” de las conversaciones. Sánchez, a tenor de los movimientos que está realizando, busca neutralizar a Iglesias. Poniendo el foco sobre el resto de partidos y aislándose de sus peticiones. El PSOE ya ha dicho que no quiere a Podemos en el Gobierno, pero que está dispuesto a sellar un acuerdo programático con ellos. Y en esta posición se mantiene Sánchez.

Ábalos ha dado a entender que, una vez que el sábado se constituyan los ayuntamientos y más tarde se elija a los presidentes autonómicos, los socialistas pondrán fecha a la investidura. Si hasta ese momento hay opciones de un pacto programático, perfecto. Si no, la tesitura de Unidos Podemos será votar a favor de Sánchez u optar por que no sea elegido. La sensación en Ferraz y en Moncloa es que nadie quiere nuevas elecciones. Y si a alguien le convienen es únicamente a ellos. Por ello, presión a Podemos, a PP y Ciudadanos. Presión, presión, presión. Y el día de la votación de la investidura, veremos.

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s