De llevar el bikini a Benidorm a paralizar la exhumación de Franco

Francisco Javier era el pequeño de cuatro hermanos y quizá el que más admiraba a su padre. Una docena de fotografías suyas decoran el recargado despacho que heredó de él en el centro de Madrid. Su padre era don Pedro; no hacía falta más para identificarle en Benidorm. Fue el alcalde que transformó un pueblo de pescadores de apenas 2.000 habitantes en la meca del turismo de sol y playa y los paquetes vacacionales para la clase media europea. Un visionario del turismo en los años 50 que autorizó el uso del bikini en sus playas. Falangista convencido, también. Fiel a Franco hasta su muerte. Y padre del hombre que -quién se lo iba a decir- ha logrado esta semana suspender la autorización municipal de obra para retirar la lápida del dictador del Valle de los Caídos.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s