España vertebrada – “Ahora digo que en las próximas elecciones generales VOX sacará de 60 para arriba, y cuanto más tarde se convoquen, más obtendrá” -Fernando Sánchez Dragó en El Mundo

Se publica hoy, pero lo escribí el jueves, dos o tres horas después de escuchar a Santi Abascal en el programa de Federico y en vísperas de lo que al día siguiente iba a pasar en Barcelona. Ustedes ya lo saben. Yo no. Las columnas de la prensa son como los vinos fuertes: mejor es chambrearlas antes de que aparezcan. Umbral decía que el columnista siempre tiene que borrar las primeras líneas de su columna. Tenía razón, pero yo esta vez no me avendré a esa rutina.

España, a falta de saber lo sucedido en Barcelona, atraviesa ya una de las más graves crisis de su historia. Fue Ortega, y no los miembros de la Generación del 98, quien mejor puso los puntos sobre las íes de lo que dio en llamarse el Año del Desastre. Lo hizo en su ensayo sobre la España invertebrada, que apareció en 1921, 23 años después de que el proceso de disgregación iniciado en las provincias de ultramar culminase con la pérdida de Cuba y Filipinas. Para agarrar el hilo de Ariadna que le permitiese recorrer el laberinto español tuvo que remontarse a momentos muy remotos de nuestra historia.

Cierto es que España, como sostiene Ortega, nunca alcanzó una vertebración real ni duradera, pero las cosas han ido a más desde la alocada implantación del Estado de las Autonomías.

No tenemos costillar que sujete la carcasa. Malo era ser un país invertebrado, pero peor es estar desvertebrado a causa de los eternos demonios de eso que Machado llamó rabo de Europa por desollar y de una Constitución por la que yo no voté.

Pensaba en cosas así al escuchar hace un rato a Santi Abascal mientras atendía a mis abluciones matinales. Olvídense de la estéril dicotomía entre las derechas y las izquierdas. Es la vertebración de España lo que ahora se ventila, entre flecos de menor alcance, y lo que explica el vendaval telúrico desencadenado por Vox en todas las ágoras, tribunas, tabernas y rincones del país.

Dije yo 15 días antes de la jornada electoral de Andalucía, en la radio, por escrito y ante testigos, que el movimiento -lo es- capitaneado por Santi Abascal sacaría 12 diputados. Se reían de mí. Los sacó. Ahora digo que en las próximas elecciones generales sacará de 60 para arriba, y cuanto más tarde se convoquen, más obtendrá. Ríanse los lectores, los políticos, los politólogos y el grueso de mis colegas cuanto quieran. Igual soy yo quien ríe el último. Los tiempos están cambiando. España, como en el 98, vuelve a ser lo más importante.

FUENTE: Leer noticia original y completa en El Mundo

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s