SERIE LA RECONQUISTA (VII) – Estupor en Galicia por el no de Feijóo: la oposición lo asocia a amenazas del pasado. ¿Regreso al futuro en 2020? – El Confidencial

La oposición desliza que el presidente de la Xunta fue forzado a descartarse bajo amenaza de rescatar otros episodios dudosos de su pasado.

Las caras eran un poema. En las primeras filas del recinto elegido por Alberto Núñez Feijóo para anunciar su decisión estaban los principales aspirantes a sucederlo, así que se entiende que había mucho en juego para todos. Desde el mismo momento en que el PP de Galicia envió una convocatoria de su intervención ante la junta directiva del partido, se interpretó que anunciaría un sí, y esa opinión se mantuvo hasta que comenzó a hablar. La expectación generada, la escenografía, el himno que sonaba por megafonía… Todo apuntaba al salto a Madrid, pero cuando soltó eso de que su compromiso era con Galicia, sollozó e improvisó un “pues ya lo he dicho”, el estupor se extendió por el recinto. Y ahí permanece pasadas las horas, tanto para los que albergaron la esperanza de ser relevo como para la oposición, que acariciaba la idea de una Galicia sin Feijóo.

Es cierto que el presidente del PP gallego compartió su decisión con muy pocas personas, pero incluso sus más afines esperaban un paso adelante. “No sé qué va a anunciar, pero no me cuadra que vaya a convocar la junta y montar un espectáculo para decir que renuncia”, conjeturaba por la tarde un dirigente nacional muy próximo al titular de la Xunta.

A nadie se le escapa en Galicia, ni siquiera a los más aduladores, que Madrid siempre ha sido el gran objetivo de la carrera política de Feijóo

Lo dejó muy claro en la famosa entrevista con Jordi Évole, en la que además de tratar de dar carpetazo al asunto Marcial Dorado, lanzó aquello de que “es positivo para España que un presidente de Gobierno lo haya sido de una autonomía”. Fue el pistoletazo de salida de una carrera que ha abandonado en la línea de salida. ¿Por qué? Galicia es un nido de rumores, pero no hay una sola certeza.

Si se puede guardar un vídeo como el de Cifuentes robando durante años a la espera de la ocasión, lo mismo puede pasar con Feijóo

La oposición encajó la continuidad del presidente gallego simulando alegría, cuando en realidad se frotaba las manos fantaseando con la era pos-Feijóo. “Su ciclo político está acabado”, “el PP está en una senda de declive”, “se veía sin opciones”, era favorito solo “por descarte”… Todo eso opinaron a lo largo del martes los portavoces del PSOE, del BNG y de En Marea. Luís Villares, de esta última formación, se atrevió a referirse a la circunstancia que más chirría en la trayectoria de Feijóo: “Las fotos con Marcial Dorado en un barco tal vez no fuesen más que la punta del iceberg”.

Las conjeturas apuntan al pasado de Feijóo, y a partir de ahí la imaginación colectiva diseña teorías conspirativas, supuestos dosieres y carpetas repletas de fotografías de las que todo el mundo habla pero nadie ha visto.

Una de las preguntas recurrentes desde que en 2013 se publicaron aquellas fotos es si quedaba Feijóo invalidado para presidir el Gobierno de España. Responden afirmativamente muchos opositores e incluso algunos correligionarios, pero está claro que Feijóo no comparte esa opinión. “Le gustaba más pasearse por radios y platós de Madrid que pasar el día en Santiago, siempre ha sido muy cuidadoso de la imagen que proyecta en la capital, y además se ha dejado querer descaradamente durante todos estos días de incertidumbre”, precisa un exdiputado de la oposición que sigue de cerca lo acontecido. “Si él pensase que lo de Marcial Dorado lo incapacitaba, estaría claro desde hace mucho tiempo”, concluye. Eso apuntala la teoría de la conspiración. “Si se puede guardar un vídeo como el de Cifuentes robando en un supermercado durante años a la espera de la ocasión, lo mismo puede pasar con Feijóo”, añade.

Cambiar la presidencia de la Xunta por un calvario en la calle Génova no parece un plato de buen gusto

El pasado de Feijóo no es el que hubiera preferido un estratega de ‘marketing’ electoral, pero todo esto, por sabido, no encaja con una decisión de última hora, casi sobre la bocina, como se especula estos días en Santiago que fue la del lunes. Entre la teoría conspirativa de los dosieres y la más pastoril del compromiso familiar y con Galicia se hallan las apuestas.

SIN EMBARGO, A LARGO PLAZO, UNA DECISIÓN QUE PARECE CATASTRÓFICA EN EL CORTO TAL VEZ PUEDA SER LO MEJOR Con el partido hundido en las encuestas y la amenaza de un rosario de sentencias por corrupción contra el PP, Feijóo se exponía doblemente. De un lado, a no ganar en un congreso impredecible, ya que es la primera vez que votan los militantes populares. De otro, a no hacerlo en unas elecciones generales. Y cambiar la presidencia de la Xunta por un calvario en la calle Génova no parece un plato de buen gusto. Pero tras confirmarse el vodevil que se está desarrollando entre los populares por la sucesión, tal vez apartarse, dejar a los otros destrozarse entre sí, y volver luego, sea la decisión más inteligente. El tiempo lo dirá.

Y no tanto tiempo, como mucho es un año y medio de prórroga

SEGUIR LEYENDO EN EL CONFIDENCIAL

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s