Gana el PSOE -“Podemos acabó pidiéndole oxígeno para no quedar centrifugado” / “Ábalos les dio un repaso: no son fiables, con toda esa faramalla retórica de proceso destituyente, régimen del 78 o referéndum desobediente, entre antisistema e inmadura” / “Ha triunfado el marco diseñado por los socialistas: Rajoy es censurable, Iglesias no presidenciable” – Por Teodoro León Gross en El Mundo

  • Rajoy ya se lo había dicho a Iglesias: “Usted tiene prisa porque otros se están recuperando”.
  • Al final Iglesias, entre los antecedentes de Felipe y Hdez Mancha, queda más cerca de Hdez Mancha.
  • El PSOE marcha tranquilo a su congreso con el lema Somos la izquierda, y, en Twitter, Sánchez lo aclaró aún más: “#SomosLaIzquierda de gobierno frente al PP”.
  • Podemos ya sabe que el sorpasso queda más lejos. Muy lejos.

El PSOE es el triunfador de la moción de censura.

Tal vez lo tenía fácil, pero no ha malgastado su oportunidad.

No era su momento, no en una moción de Iglesias contra Rajoy, más allá de contribuir a que los otros dos salieran malparados, como de hecho ha ocurrido. A pesar de que, tras la primera sesión, algunos analistas se precipitaban a proclamar la derrota indirecta de los socialistas, condenados a la insignificancia en el escenario Podemos vs PP, el balance final parece lejos de ese diagnóstico.

Iglesias y Rajoy se repartieron el protagonismo cuantitativo, pero cayeron en el rango cualitativo. Rajoy flaqueó bajo la losa moral de ser etiquetado el presidente de la corrupción; y Pablo Iglesias nunca hizo creíble la moción táctica. Entre esos dos extremos, a garrotazos goyescos, el PSOE logró imponer, con tono moderado, su balance: Rajoy es censurable, Iglesias no presidenciable.

La imagen final de Podemos no es La Gran Alternativa. Antes bien, se retratan como partido aislado con los apoyos poco honrosos de ERC y Bildu -“sólo le apoyan los que quieren demoler España”, atizó Rivera– y acabaron pidiendo oxígeno al PSOE para no quedar centrifugados. La escenificación de su aislamiento es el alto precio de una moción mal concebida tácticamente para recibir al nuevo líder socialista a portagayola. En definitiva, la teatralidad de los tramabusistas no resistió la lógica parlamentaria. Se requiere demasiado voluntarismo para sostener que Podemos ha superado el examen con nota. Aunque Irene Montero se haya doctorado como portavoz, Podemos no pasó la prueba.

Sobre Cataluña siguen en consignas alejadas del mínimo sentido de Estado, demasiado cerca de Rufián Anna Gabriel, y Ábalos les dio un repaso: no son fiables, con toda esa faramalla retórica de proceso destituyente, régimen del 78 o referéndum desobediente, entre antisistema e inmadura.

El PP intuyó que el fracaso inevitable de Podemos les proporcionaba a ellos una moción de confianza. Error. Si con los presupuestos alcanzaron la mitad de la Cámara fue pasándole una factura muy alta a la nación, más de diez mil millones, pero no hay confianza. La corrupción es impregnante, y (casi) nadie quiere acercarse a la marca PP: esa gaviota impregnada por el chapapote moral de la marea negra de corrupción. Rajoy, sí, brilla en los duelos parlamentarios, pero siempre leyendo y sus ironías cada vez suenan más viejunas. Está por ver si ya le bastaría con cambiar de negro. De hecho, en las réplicas, Irene Montero fue más rápida y hábil; y lo cubrió bajo una bochornosa retahíla estructural de escándalos y nombres propios. Huyó a la economía porque, como recomendaba Cruyff, “si no puedes ganar, asegúrate de no perder”.

La percepción final -Perception is King- es que ha triunfado el marco diseñado por el PSOE: Rajoy es censurable, Iglesias no presidenciable. En víspera, una encuesta de la Ser situaba al PP bajo la cota del 30%, al PSOE frisando el 25% y a Podemos bajo el 20%. Los últimos sondeos apuntan esa tendencia.

Y Ábalos dio la talla elevándose con un tono racional no exento de dureza. Reivindicó el legado de la Transición y el marco de la Constitución contra los aventurerismos territoriales o ideológicos. Marcó al PP lejos, y a Podemos lo desnudó con un documento interno (Éramos pocos y parió…) y el programa que Sánchez presentó en su investidura fallida.

Rajoy ya se lo había dicho a Iglesias: “Usted tiene prisa porque otros se están recuperando”. Al final Iglesias, entre los antecedentes de Felipe y Hdez Mancha, queda más cerca de Hdez Mancha. El PSOE marcha tranquilo a su congreso con el lema Somos la izquierda, y, en Twitter, Sánchez lo aclaró aún más: “#SomosLaIzquierda de gobierno frente al PP”. Podemos ya sabe que el sorpasso queda más lejos. Muy lejos.

Origen: Gana el PSOE

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s