Mariluz Martínez Seijo: “Nuestra militancia es nuestro ejército” – El Español

María Luz Martínez Seijo (Valladolid, 1968) lleva desde el principio en el círculo cercano a Pedro Sánchez, con quien comenzó a colaborar en 2013, mucho antes de que optase al liderazgo del PSOE por primera vez. Martínez Seijo, o Mariluz, como la conocen los suyos, se ha mantenido a su lado desde el primer minuto.

Fue la única diputada de Castilla y León que votó “no” a la investidura de Mariano Rajoy mientras el conjunto del grupo socialista se abstenía. Experta en Educación y durante años profesora de inglés en el instituto público de Guardo (en Palencia, por donde es diputada), está llamada a ocupar algún puesto de responsabilidad en el nuevo equipo de Sánchez, aunque ella es cauta y no anticipa nada. Cree que, lejos de fracturarse, el PSOE se ha fortalecido por las primarias, algo que se ve en el ambiente entre diputados, mucho más distendido.

No llegó el apocalipsis que algunos pronosticaban.

En absoluto. Hay normalidad e igual que hay que saber perder, hay que saber ganar. En eso estamos, con un equipo muy plural, razonable e intergeneracional. 

¿Los secretarios generales autonómicos deberían temer por sus puestos? ¿Habrá purga?

La palabra purga no me gusta y en esta organización no sobra nadie. Aquí hay mucho talento y no siempre se ha aprovechado. Cada militante tiene que buscar su espacio y reactivar la organización. Pero también es cierto que el proceso de primarias no ha finalizado. Estamos en un proceso federal y después hay uno autonómico, provincial y local. Y se vive con libertad para aquel que se sienta capacitado para liderar, dé el paso.

Pero no es necesario que la nueva dirección declare su apoyo explícitamente por un candidato para que los militantes sepan que es el suyo. ¿Hará su Ejecutiva campaña por algún candidato alternativo para el liderazgo regional allí donde hay presidentes autonómicos?

Hay que mantener la neutralidad para permitir la transparencia y garantías que hemos estado exigiendo en este proceso.

Adriana Lastra, coordinadora de campaña de Sánchez, dijo que algunos secretarios generales autonómicos se habían visto desautorizados por los militantes y deberían pedirles perdón por ello.

No sé en qué términos hizo esas declaraciones, pero sí hay un reflejo claro de que ciertos secretarios generales apostaron claramente por una candidata. Incluso dimitieron de la Ejecutiva. Los resultados no les han reforzado. Este proceso tiene que hacer reflexionar sobre fondo y forma a los que ocupan altas responsabilidades. Los militantes han dicho que quieren un cambio, que quieren participar de las decisiones en el día a día. Es la única manera de que este proyecto vuelva a conectar con la sociedad. Nuestra militancia es nuestro ejército. Está en la calle y debe escuchar a las personas que tienen problemas.

Hay quien teme un PSOE cesarista, con líder y bases, pero sin nada en medio. ¿Seguirán teniendo peso los órganos de control y la democracia representativa en el seno del partido?

Si existen ese tipo de declaraciones, están basadas en el desconocimiento. En absoluto. En todo momento hemos hablado de un liderazgo plural, compartido y en equipo. Los liderazgos de barones y baronesas no nos conectan con la sociedad. Las decisiones salomómicas tienen poco encaje.

Martínez Seijo es diputada por Palencia y ha sido profesora de inglés en secundaria.

Martínez Seijo es diputada por Palencia y ha sido profesora de inglés en secundaria. Jorge Barreno

¿Hasta qué punto es profundo el cambio que propone su campaña? En el acto de puesta de largo de Susana Díaz estaban los dos expresidentes, exsecretarios generales, muchos de quienes han sido algo en el PSOE. ¿Estas primarias las ha perdido la historia del PSOE y el partido entra ahora en lo desconocido?

No lo veo así. El PSOE es hoy lo que es por sus grandes logros. El PSOE es pasado, 138 años. Pero tiene que tener futuro, adaptarse a la sociedad y estar en continuo movimiento. Desde el reconocimiento absoluto a nuestros logros en el pasado, tenemos que tener claro que sólo con el pasado no nos vale. Necesitamos un PSOE fuerte para lograr la mayoría social de los años 80, que nos puso en el Gobierno de la nación.

¿Cómo se hace eso? Durante el mandato de Pedro Sánchez, el PSOE tuvo los peores resultados de la Historia.

Los peores fueron con Alfredo Pérez Rubalcaba en las elecciones europeas.

Y por eso se fue.

Y por eso se fue. Pero también es cierto que la sociedad y el panorama político en España ha cambiado mucho estos años. Han surgido otras fuerzas políticas, como Podemos y Ciudadanos. No somos un caso aislado. Hemos sufrido una profunda crisis económica, una crisis de la socialdemocracia y hemos visto alianzas de partidos socialdemócratas con otros conservadores que los han llevado casi a la desaparición. Eso no ha pasado ni pasará en el PSOE si tenemos la altura de miras para conjugar pasado y futuro. Aquí no sobra nadie, pero nos hace falta un proyecto político sólido.

En la noche de las primarias, recibimos muchos mensajes de compañeros cuyos hijos han votado a Podemos. Algunos nos decían: “Por fin mis hijos podrán volver a votar al PSOE”

¿Es la elección de Sánchez una mala noticia para Pablo Iglesias?

Sí, estoy convencida. En la noche de las primarias, recibimos muchos mensajes de compañeros cuyos hijos han votado a Podemos. Algunos nos decían: “Por fin mis hijos podrán volver a votar al PSOE”.

LAS NACIONALIDADES CULTURALES

¿Castilla y León es una nacionalidad cultural?

[Ríe]. Casi todos los estatutos de autonomía tienen una cita recogida sobre nación cultural, de una manera u otra.

¿También en el de Castilla y León?

No recuerdo exactamente cómo viene al inicio, pero sí hay una reflexión al respecto. Cada comunidad tiene sus peculiaridades. En una como Castilla y León, se reivindica el reino de León. Y tenemos el condado de Treviño que también reivindica sus peculiaridades. Somos la comunidad más grande de España y el territorio más grande de la UE y reivindicamos nuestras peculiaridades. No tiene que ver un territorio lindante con Portugal con uno lindante con el País Vasco. De lo que se trata es de que todos nos encontremos a gusto con ese reconocimiento, pero con cohesión.

Pero si España es plurinacional, quiere decir que lo componen varias naciones. ¿Cuántas naciones hay exactamente en España?

Depende de lo que cada persona entienda por nación. Yo entiendo el conjunto de peculiaridades que conforman un territorio y lo distinguen de otro, ya se llame nación, territorio o autonomía.

¿Es Castilla y León una nación?

Nunca me lo he planteado así y en Castilla y León no hay sentimiento ni siquiera de autonomía. El concepto que tenemos nosotros es más de nueve provincias que conforman una comunidad que no es plenamente natural. Me siento cómoda donde estoy, pero está claro que tiene que haber un respeto a los sentimientos de las personas que integran este Estado.

Pero si es una cuestión de sentimiento, ¿no tiene ninguna implicación jurídica? ¿En qué cambia, pues, el marco actual?

Tendremos que desarrollarlo, pero nosotros hemos defendido la Declaración de Granada, que fue un acuerdo importante dentro del PSOE, con una reforma de la Constitución que plantee un Estado federal. Y habrá que seguir hablando, porque esa decisión no podemos tomarla sólo en el PSOE.

“LAS MAYORÍAS HAY QUE BUSCARLAS”

Parece poco probable que, si España estuvo sin Gobierno 10 meses y los presupuestos de este año se aprueban en junio, esos mismos partidos vayan a acordar cambiar la Constitución, que son las reglas de juego.

Lo que estamos viendo con los Presupuestos en el Congreso es que esto funciona cuando hay voluntad de pactos. Las mayorías hay que buscarlas, pero no de manera gratuita. Con Pedro Sánchez a la cabeza volvemos a insistir en el “no”. Cuando Rajoy ha querido pactar y conseguir una mayoría, fue capaz de lograrlo.

¿Por qué el PSOE no le ha ni siquiera pedido a Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canarias, que no vote a favor de los presupuestos? Se presentó en coalición con el PSOE a las elecciones.

Está en el grupo mixto y tiene autonomía absoluta. No forma parte de las decisiones que se puedan tomar desde el PSOE.

¿Les ha venido bien que haya apoyado la decisión? ¿Un Gobierno sin presupuestos hubiera sido un mal comienzo para el nuevo mandato de Pedro Sánchez?

No es el escenario en el que estamos. Los presupuestos se aprueban con un no claro del PSOE y con el rodillo del PP, que no nos ha aceptado ni una enmienda. Se ve, de nuevo, que somos antagónicos.

Cuando Sánchez convocó un congreso exprés del partido aseguró que lo hacía por dos motivos: para solucionar la crisis de liderazgo en el PSOE y para defender el Gobierno alternativo a Rajoy. La crisis de liderazgo la han dirimido las primarias, pero la aritmética parlamentaria sigue siendo la misma. ¿Debería buscar una moción de censura para ser presidente del Gobierno?

En ningún momento se habló de buscar un Gobierno alternativo. Ya está bien de hablar de esa teoría de la conspiración con Esquerra Republicana y los independentistas. En la primera legislatura estuvimos intentando conformar un Gobierno, pero en la segunda no había voluntad. Y lo que nosotros no queríamos era condicionar al PSOE en la gobernabilidad a través de la abstención. Se ha visto que la militancia tampoco lo quería.

¿Qué puede hacer el PSOE además de esperar a las elecciones frente a este Gobierno que tan poco le gusta?

Estamos exigiendo, para empezar, transparencia. Que Rajoy comparezca y dé explicaciones, porque este es un Gobierno corrupto y la imagen internacional de España está siendo dañada.

Pero no apoyarán la moción de censura de Podemos. ¿Se abstendrán o votarán en contra?

Aún no lo hemos hablado. Tendrá que decidirlo el grupo parlamentario.

Una moción de censura conlleva un quítate tú para ponerme yo y que Iglesias sea presidente. Eso no es serio, es una trampa a la ciudadanía

Su nuevo portavoz, José Luis Ábalos, cree que deberían abstenerse. ¿Usted?

Creo que la moción de censura está fundamentada por todos los casos que hay de corrupción, pero también que no procede, porque Iglesias sabe perfectamente lo que ocurre en el PP. Lo sabía hace un año cuando votó en contra [de la investidura de Pedro Sánchez]. Y una moción de censura conlleva un quítate tú para ponerme yo y que Iglesias sea presidente. Eso no es serio, es una trampa a la ciudadanía.

¿Busca Iglesias compensar su “no” a la investidura de Pedro Sánchez con una moción de censura en la que sea el PSOE el responsable de que siga Rajoy?

Iglesias debería aprender un poco de cintura política. Antes de meterse en estos charcos, debe hablar con otros grupos. Las decisiones no se pueden tomar de manera unilateral y pretender que luego le hagan la ola. Forma parte del lenguaje político.

¿Pablo Iglesias es un socio de fiar?

No sabemos si Pablo Iglesias a nivel nacional, pero Podemos lo ha sido en el ámbito autonómico y local, de eso no hay ninguna duda. ¿Podremos llegar a pactos a nivel nacional? No lo sabemos, pero quizás logremos una mayor madurez en las filas de Unidos Podemos y podemos volver a hablar.

“QUEDA LEGISLATURA”

¿Cree que la legislatura se agotará?

Queda legislatura. Hace unos meses era impensable la aprobación de los presupuestos, por lo que no hay que correr. Hay que ir paso a paso, sin precipitarse.

¿Le gustaría estar en la Ejecutiva del PSOE?

Lo tiene que decidir Pedro. Ha salido tremendamente consolidado de este proceso y tiene la libertad y la obligación de hacer el mejor equipo posible. Siempre ha contado conmigo cuando ha querido y yo siempre he estado.

¿Cuándo lo conoció?

Hace años, pero empezamos a trabajar de manera más cercana antes de posicionarse, en la conferencia política de noviembre de 2013. Luego estuve en el equipo inicial de las primarias de 2014. Siempre he colaborado con él en lo que he podido y siempre he creído en él.

Parte de su campaña ha girado en torno a la promesa de que ha cambiado y que los últimos meses lo han transformado. ¿Quién es el nuevo Pedro Sánchez?

Tiene la experiencia de haber sido secretario general dos años, pero también la experiencia traumática de la abstención y del mes de octubre. Y eso te hace madurar, ver las cosas de manera distinta. También ha podido comprobar en sus propias carnes la lealtad, la deslealtad, los principios, la gente volcada en él…

“MÁS SEGURIDAD EN SÍ MISMO”

¿Se ha vuelto más desconfiado?

No, creo que tiene una todavía mayor seguridad en sí mismo.

¿”Todavía” más?

Sí. Ha crecido como persona y tiene mucha más seguridad en sus convicciones, que ha madurado colectivamente, con muchísima gente. La base de un líder político es la capacidad de comunicación y de escucha. Y en eso ha cambiado. Ha escuchado a mucha gente y eso te hace crecer.

En Castilla y León habrá, como en todas las comunidades, congreso regional. El actual líder, Luis Tudanca, apoyó a Sánchez, pero también a Patxi López cuando se presentó. ¿Le apoyará usted para que siga?

Absolutamente. He sido miembro de su Ejecutiva y creo en la lealtad. Tudanca ha conseguido pacificar al partido después de tiempos muy convulsos. Tiene un liderazgo absolutamente incuestionado y creo que lo va a hacer muy bien.

Origen: Mariluz Martínez Seijo: “Nuestra militancia es nuestro ejército”

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s