SALUD Y BIENESTAR: Diez curiosidades sobre los probióticos que muy pocos conocen

Para combatir la sobrecarga del intestino, que puede ser causada por variados motivos, nada mejor que los probióticos, microorganismos vivos presentes en los alimentos que ayudan al correcto equilibrio entre las bacterias de la flora intestinal.

PARA QUÉ SIRVEN LOS PROBIÓTICOS

Los probióticos proporcionan tantos beneficios que resulta difícil enumerarlos todos. Su principal función es mantener el buen equilibrio de la flora intestinal, de forma que esa armonía irradie luego al resto del cuerpo. Favorecerán a cualquier persona que los tome, pero celiacos, intolerantes a la lactosa o alérgicos a cualquier alimento se beneficiarán de forma particular de su consumo. En este BLOG DE ALIMENTACIÓN Y SALUD puedes informarte con más detalle al respecto.

Si averiguamos más sobre estos microorganismos, nos encontramos con hechos realmente curiosos.

SOBRE LOS PROBIÓTICOS, ¿SABÍAS QUE…?

  1. Los beneficios de los probióticos no se limitan al intestino, ni mucho menos: por ejemplo sirven para aliviar dolores musculares, algo que poca gente conoce.

  2. Si se está intentando adelgazar, el mejor compañero de viaje es un probiótico. La flora intestinal de las personas obesas es distintas de aquellas otras delgadas. Por lo que al equilibrarla gracias a los probióticos también se facilita la regulación y mantenimiento del peso corporal.

  3. Asimismo son útiles para las infecciones causadas por hongos (fúngicas) en el aparato vaginal y urinario de la mujer.

  4. El probiótico más famoso es el yogur. Históricamente en la India ya se usaba el yogur crudo sin pasteurizar llamado lassi, un ejemplo perfecto de uno de los primeros probióticos.

  5. En la antigua Roma se consumía ya chucrut (col fermentada con sal), también conocido como sauerkraut. Se le considera un superalimento, rico en probióticos naturales. 

  6. En Bulgaria se decantan por la consumición de leche fermentada y el kéfir. El kéfir o yogur búlgaro es un alimento semejante a nuestro yogur, de sabor fuerte y agridulce, que se obtiene al hacer fermentar la leche mediante un hongo específico. Su nombre procede de la palabra turca keyif, que significa “sentirse bien” después de comer. Se consume en los países del Cáucaso. En esa parte del mundo se emplea para tratar problemas digestivos y óseos y combatir infecciones bacterianas. Al añadir los granos de kéfir a la leche de vaca o de cabra, los microorganismos actúan fermentando en unas 24 horas los azúcares de la leche dando lugar a la bebida de kéfir. El kéfir puede elaborarse con leche, agua e incluso té.

  7.  En Ucrania consumen los probióticos del yogur, chucrut y mantequilla.
  8. Además del kéfir y del chucrut, otras ricas fuentes de probióticos son el yogur natural, las aceitunas o el chocolate negro.

  9. En la búsqueda de delicias culinarias ricas en probióticos llegaremos hasta Japón y su sopa de miso. La sopa de miso es uno de los platos principales de la gastronomía japonesa, cuyo principal ingrediente es el miso, o pasta aromatizada de soja. Existen abundantes variedades dependiendo de las regiones de Japón, cada una de las cuales tiene sus propios ingredientes y tipos de miso. Aunque es un plato tradicional muy antiguo comenzó a consumirse popularmente a partir del período Muromachi (1392-1573). Se suelen usar dos tipos distintos de miso, el Shiro-Miso (blanco, suave y con poca sal) o el Aka-Miso (rojo, fuerte y salado).El miso se disuelve en el dashi, nombre de un caldo de pescado muy frecuente en la cocina nipona. El dashi es la base para la elaboración de platos con fideos también.  Los ingredientes más frecuentes de la sopa de miso son el tofú en forma de cubitos, las algas wakame, y el puerro o la cebolleta. Asimismo se le pueden agregar a voluntad diversas verduras, patatas, zanahoria, repollo, carnes, pescados, setas… La sopa de miso se sirve en desayunos, almuerzos y cenas. Va como acompañamiento de los demás platos, en especial del arroz blanco. En invierno también es frecuente cocinarla junto con el sushi. Además, suele servir de reconstituyente cuando se padece de resfriados.

  10. El té de kombucha es la bebida probiótica de moda en los últimos años en Estados Unidos. Se trata de  una bebida fermentada que se elabora a partir de té endulzado que ha sido fermentado por una colonia simbiótica de bacterias y levaduras llamadas SCOBY por sus siglas en inglés. Su sabor peculiar y efervescente recuerda en algunos casos al vinagre de manzana y en otros al champán, según el tipo de té. El té de kombucha ya se empleaba en China en el 221 a. C., durante el reinado de la dinastía Tsin. Se le llamó té de la inmortalidad por sus propiedades. La medicina tradicional china lo ha utilizado durante más de dos milenios, ya que se le atribuyen abundantes propiedades depurativas, antioxidantes, energéticas y reconstituyentes del sistema inmunológico, desde mejorar el tránsito intestinal hasta aliviar los problemas de piel y la pérdida de memoria.

     

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s