Nuevos avances en la interpretación y el significado de los sueños

Soñamos todas las noches, aunque no lo recordemos. En parte, soñamos por necesidad, porque necesitamos una limpieza intensiva de nuestra psique en lo que se refiere a las impresiones dejadas por el día anterior. Pero los sueños también sirven para otros propósitos. Las últimas investigaciones se inclinan por reforzar las tesis de la psicología junguiana, que considera los sueños como productos de la naturaleza. Igual que se conforman nuestras células, o una hoja de un árbol, nuestros sueños son emanaciones de la misma fuerza creativa.

Para el psiquiatra suizo Carl Jung, esta fuerza creativa hace uso de las impresiones de la víspera y de nuestra trayectoria vital acumulada hasta el momento en que se produce el sueño, y con ellas construye imágenes e historias que se desarrollan mientras dormimos. Gracias a diccionarios de sueños como http://elsignificadode.net/, podemos tener unas indicaciones básicas sobre qué se nos quiere decir desde nuestro mundo inconsciente, y trabajar en la interpretación de nuestros sueños desde ese punto. 

En el mundo de los sueños las reglas de la realidad no se aplican. Por eso los antiguos consideraban los sueños nuestra forma de contacto con la divinidad, y los usaban para tratar de predecir el futuro. Ángeles, demonios, aventuras increíbles más allá del tiempo y del espacio… todo eso es posible en sueños.

FOTO: GRATISOGRAPHY

La interpretación y el significado de los sueños puede ayudarse de diccionarios o listados genéricos, que en muchas ocasiones se revelan útiles, pero lo más importante es que LOS SUEÑOS DE CADA PERSONA SON ÚNICOS. Un individuo tiene experiencias particulares y características, y reacciona de forma propia, como nadie más lo haría. Por lo tanto al soñar se conecta con su propia e intransferible realidad. Para traducir esa realidad, debe recurrir a su acervo concreto. Es su camino del sueño y solo él puede recorrerlo. 

Existen dos niveles de significado en los sueños: el contenido latente, que es la interpretación que hacemos de lo que hemos soñado y el contenido manifiesto, lo que hemos soñado literalmente.

Nuestros sueños normalmente tienen una gran carga emocional, porque se relacionan con nuestros miedos, nuestras preocupaciones y nuestros focos puntuales de atención. Es por eso que existen las interpretaciones generales y los diccionarios de sueños, porque de base sí que hay unas conexiones generales entre las gentes de todo el planeta a la hora de soñar. Multitud de personas coinciden al experimentar sueños de vuelo, u otros en los que aparecen serpientes. Las moras es otro motivo onírico recurrente.  

Los sueños son únicos. Ninguna otra persona puede tener tus antecedentes, tus emociones, o tus experiencias. Cada sueño se conecta con su propia “realidad”. Por lo tanto, al interpretarlos, es importante ponerlos en el contexto de tus experiencias y vida personal.

  • Empezaremos por investigar sobre los pensamientos, valores y sentimientos del soñante con respecto a las cuestiones sobre las que ha soñado. Puede hacerlo la misma persona que ha tenido el sueño, aunque tal vez le resulte más fácil si cuenta con la ayuda de un terapeuta.
  • Se identifican a continuación los significados y asociaciones personales que le evocan al soñador las imágenes de su sueño.
  • Después se consultan imágenes simbólicas universales relacionadas con el sueño, y que a veces se conocen desde hace miles de años. Los símbolos de la mitología, el folclore y el arte pueden ser útiles para aclarar el sentido del sueño.
  • Por fin se hace una síntesis de las múltiples significaciones que han emergido durante el proceso. Atendiendo los múltiples significados que puede tener un sueño, las interpretaciones se aportan  en principio como hipótesis y se van confirmando o descartando a medida que se avanza.

Un sueño unifica cuerpo, mente y espíritu. Nos proporciona conocimientos sobre nosotros mismos y  la propia personalidad. Los sueños se interpretan a partir de los pensamientos del soñador. Es muy difícil, si no imposible, interpretarlos si no se conoce al soñante. Por eso es fundamental conocer los antecedentes de la persona. Por esta misma razón, la mejor interpretación la puede dar el mismo soñante. El diccionario de símbolos en los sueños se convierte entonces en su fiel ayudante.

FOTO: GRATISOGRAPHY

Pongamos un EJEMPLO.

Dos personas sueñan que están muertas. Ambas consultan antes que nada el diccionario de sueños, que empieza hablando de “renovación, cierre de ciclos o de algún problema o situación que te aquejaba, la muerte en este caso quiere decir que todo termina y algo nuevo comienza”. Esta definición les tranquiliza mucho, respecto a su temor inicial de que el sueño pueda volverse literal.

Un amigo les aconseja que además se hagan preguntas que faciliten la ‘traducción’ del sueño.

Primer paso: Escribir el sueño en detalle, tanto como se recuerde. Por esa razón es útil mantener una libreta al lado del lecho. Todos sabemos la rapidez con que se desvanecen los sueños, una vez pasada la primera impresión. Si en el momento de despertarse rápidamente se hacen unas anotaciones, se contará con material muy valioso para interpretar después. Se escribe no solo el relato o las circunstancias tangibles del sueño, también nuestras reacciones, sensaciones, pensamientos y emociones al soñarlo, y cualquier regusto o punto que nos haya llamado la atención. Si mientras el sueño transcurría nos hemos sorprendido pensando “¡debo estar loco! ¡esto no puede estar pasando!”, hemos de anotarlo también. Cuando se interprete el sueño podría uno descubrir que lo que nos ha parecido accesorio es un elemento fundamental.

Segundo paso: Imaginemos que somos un restaurador de una pintura antigua y gastada por la humedad, pero muy valiosa. Parecido procedimiento es el que se hace con el sueño que tenemos entre manos. Podemos consultar un diccionario de los sueños, para saber si existen significados universales que se relacionen con nuestra vivencia onírica. Si es así, estaremos aportando la primera pieza de conocimiento valioso a nuestra investigación, igual que el restaurador de una pintura renacentista empieza por aprender en el mundo académico las características de las pinturas del Renacimiento.

Tercer paso: Los dos amigos que se imaginaron muertos una noche intranquila acuden a un terapeuta seguidor de las doctrinas de Jung. Por separado, el especialista les hace las siguientes preguntas:

  • ¿Qué le llamó más la atención acerca del sueño?
  • ¿Por qué?
  • ¿Cómo se siente en estos días, cuál es su estado de ánimo general?
  • ¿Hay algo que le haya pasado en el sueño que pudiese relacionar con su vida real?
  • ¿Para usted qué significa la muerte?

Tras enlazar varias de estas cuestiones, y dejar que hablaran libremente los soñadores, el analista encuentra que el primer individuo lleva tiempo sobrecargado de trabajo y sin poder dormir lo suficiente. No sabe cómo parar con el exceso, y sigue y sigue. Al final confiesa, tanto para el terapeuta como para sí mismo, que cuando se ve muerto en el sueño lo que siente es una profunda liberación y relajación. “Ya no tendré que trabajar más, y eso me hace feliz”. Aquí enlaza su concepto del sueño con el que ha aprendido en el diccionario, un nuevo principio donde liberarse de sus cargas actuales, incluso aunque tenga que morir físicamente para ello.

La conclusión de la consulta es que el paciente finalmente admite su necesidad de cesar de trabajar tanto, “porque me estoy muriendo en vida, hasta un punto en que empiezo a desear morirme de verdad con tal de descansar un poco”. Sale de la consulta contento, decidido a empezar una nueva etapa más relajado.

La segunda persona no tarda en relacionar el sueño de muerte con su experiencia reciente. Se le han muerto varios familiares, bastante jóvenes, en un corto espacio de tiempo. Empieza a sentir que todo el mundo se está muriendo a su alrededor, y tiene miedo de que pronto le llegue el turno. Pasó terror mientras soñaba, pero cuando el sueño estaba a punto de acabar, empezaba a aceptar que estaba muerto. “Si hubiera durado un poco más, creo que no me habría hecho tanto problema de lo de estar muerto. Al fin y al cabo, ahora tengo allí a varios familiares con los que reencontrarme”, le cuenta al psicoanalista. Saber a través del diccionario de sueños que su experiencia onírica también significa un nuevo principio le ha ayudado mucho, a ver lo que le queda de vida como una gran oportunidad mientras dure.

Dos personas distintas, experiencias completamente diferentes, interpretaciones aplicadas a cada historia vital.

 Además de la traducción en forma de relato, que es la más frecuente, en la mayoría de ocasiones los personajes y situaciones de nuestros sueños representan aspectos de nosotros mismos que necesitan ser integrados y reconocidos

Desde la psicología junguiana, los sueños son la dramatización de nuestro viaje a las profundidades, en búsqueda de nuestro tesoro, de nuestro ser más genuino.

Desde esta corriente se cree que trabajar con los sueños ayuda a reconocer patrones de conducta y de relación que pueden estar siendo problemáticos.

Carl Gustav Jung, creador de la psicología analítica.

Aunque existen aspectos universales para la interpretación de cada sueño, como su principal significado dependerá mucho de cada persona, hemos de tener presente tanto el contexto del sueño como el momento en el que se encuentre en la vida.

Todos nuestros sueños tienen una interpretación posible y debemos estar atentos ya que contienen información muy importante de nuestro carácter y de nuestra personalidad

TRES BUENOS CONSEJOS PARA RECORDAR MEJOR LOS SUEÑOS:

  •  Al irse a acostar, repetir varias veces la siguiente frase: “Cuando despierte recordaré lo que sueñe”. De esta manera le envías a tu subconsciente el mandato de recordar. 
  • Acostarse con el estómago vacío
  • Tener siempre a mano un papel y bolígrafo en tu mesita de noche. Aunque te cueste, si te despiertas sobresaltado tras una pesadilla, rápidamente anota todo lo que puedas recordar y sentir.  Al día siguiente tendrás mucho más datos gracias a esas notas apresuradas. 
Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s