El desconcierto » El burofax de Rubalcaba

No lo ha enviado el consejero editorial de El País, el burofax conminando a Sánchez a cancelar el crowdfunding con el que financia hoy su campaña a las primarias socialistas, pero como si lo hubiese firmado. Rubricado por Gregorio Martínez Garrido en su condición presente de gerente del PSOE y pasada de jefe de gabinete de Rubalcaba, es la penúltima expresión de la profunda inquietud que agita hoy a la burocracia de Ferraz, en la medida en que van acercándose al temido calendario electoral. Sabían que no era nada fácil, tras haber defenestrado a Sánchez, devolver el voto a los militantes, pero ni de lejos imaginaban que iba a ser tan difícil como lo está siendo. Buena prueba de ello es que la misma Susana Díaz quiere nadar y guardar la ropa de Junta de Andalucía, que Patxi López no puede ir más allá de aglutinar a los empleados preocupados por su salario y que la onda de Pedro Sánchez llega hasta Ana Hidalgo, alcaldesa de París.

Pero los nervios son siempre malos consejeros. Es todo un síntoma que se hayan apoderado hasta de una figura tan glacial como la de Rubalcaba. Es todo un regalo para Pedro Sánchez este burofax que viene a evidenciar la muy cuidada preparación electoral de las primarias que lleva a cabo desde la Gestora ese alter ego de Susana Díaz que es Mario Jiménez. Su coincidencia con el informe de J.P. Morgan, que elogia a la lideresa andaluza, o con las portadas de ABC y La Razón, como si fuera una grande de España, abren los ojos a quienes aún no querían abrirlos. Por tierra, mar y aire, la derecha cosmopolita, la española y su quinta columna en el PSOE, compiten en la manipulación política intentando reorientar el voto de las bases del PSOE. Su problema es que cuanto más se esfuerzan, muchos más votos entregan a Sánchez. Que se lo pregunten a Bono y Almunia .

No acaban de entender que de la mano de José Carlos Díez, un divulgador del socioliberalismo, y de Rodríguez Zapatero, uno de los artífices junto con Rajoy de la nefasta reforma del artículo 135 de la Constitución, demuestran que lo que está en juego hoy en el PSOE es la pugna histórica, en el seno de esta formación, entre partidarios de la Gran Coalición, Susana Díaz, y quienes se reconocen en la socialdemocracia, partidaria de construir una alternativa progresista. Es decir, la apuesta por el socialismo germano, que gobierna con la Merkel, o el socialismo portugués, que gobierna con el apoyo de la izquierda lusitana. No es nada casual que junto a Sánchez aparezcan Pérez Tapias, Josep Borrell, José Féliz Tezanos o Manuel Escuredo y que hayan desaparecido el plantel de funcionarios de partido que antes le acompañaban.

Por si faltara poco, esta batalla teórica se complementa con la práctica. Ahí está ayer mismo la votación favorable de la Gestora de Susana Díaz en el Tribunal Constitucional. Que el PSOE haya ayudado a que el magistrado González Rivas, un juez que se opuso al matrimonio homosexual, como presidente sin haber pedido ni siquiera la vicepresidencia desvela el muy alto grado de complicidad de quienes aún detentan la responsabilidad en el PSOE con el PP. Que un manifiesto homófobo vaya a presidir el TC es un evidente insulto a los socialistas, a los ciudadanos y, particularmente, a la comunidad LGBT. “La unión entre personas del mismo sexo como matrimonio desnaturaliza (sic) la esencia de la institución” alegaba, en su voto particular contra la sentencia sobre el matrimonio gay, el flamante nuevo presidente de nuestro Tribunal Constitucional.

Mucho más disparatado es que Susana Díaz ayude al sobrecogedor Rajoy a tapar sus miserias tapando las de sus dos padrinos políticos, Chaves y Griñán, al no haber pedido aún a su compañero Pedro Izquierdo– antiguo alto cargo de la Junta de Andalucía con rango de viceconsejero desde 2008 a 2014– que se inhiba de presidir el tribunal encargado de este caso y dictar sentencia contra los dos ex-presidentes de la Junta con los que trabajó. Como tampoco se comprende que Susana Díaz haya renunciado, pese a presidir la institución más perjudicada por el fraude masivo de los ERES, a reclamar por la vía penal la garantía cautelar a los restantes 26 antiguos altos cargos implicados en este escándalo. Llama mucho la atención que el PP, pringado hasta el cuello en su propia corrupción, ni siquiera haya intentado recusar a este magistrado.

Pretender que con este curriculum los militantes socialistas van a dar la espalda a Sánchez, supondría en ellos una inclinación suicida. A la vista de la creciente agitación que recorre sus agrupaciones, no parece que sea el estado de ánimo de la militancia socialista, pese a los capataces de Susana Díaz. Por mucho faralae del aparato cañí, como el tablao ofrecido en Madrid durante este fin de semana, el socialismo español dista años luz de ser un mal cortijo con sus jornaleros y señoritos. No tiene nada de extraño, precisamente por ello, que una aparatera consumada como es Susana Díaz haya sacado el billete de ida y vuelta. No vaya a ser que por irse de Sevilla pierda la silla de la Junta de Andalucía. Pero quienes no tienen billete de vuelta son los que montaron en octubre pasado el golpe en Ferraz y montan hoy la romería de Susana. La pregunta es ¿que harán los del burofax si las bases devuelven a Sánchez la secretaría general?

Origen: El desconcierto » El burofax de Rubalcaba – PÚBLICO

Anuncios

Un comentario sobre “El desconcierto » El burofax de Rubalcaba

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s