La consulta más frecuente: ¿Qué colchón y qué almohada me compro?

Es la consulta más repetida en las clínicas y centros de salud. A todos nos preocupa cómo descansar mejor, y para eso disponer de un colchón y una almohada adecuados es un factor no solo relevante, sino fundamental. Un buen descanso es el primer paso para afrontar el día a día con optimismo y confianza y cumplir tus metas. Por eso en el sector se esfuerzan siempre en actualizar la última tecnología en materia de descanso.

Si nos informamos en la web de CONFORTTEX, especialista en EQUIPOS DE DESCANSO e importante distribuidor de colchones gallego, y también distribuidor de almohadas en Galicia, la prioridad está clara: “El diseño y el proceso de producción de colchones y almohadas son básicos para que el descanso sea profundo, reparador y placentero. Porque no hay mejor descanso que contar con un buen estado de salud”.

Young blonde woman sleeping in the bed

Para empezar se deben buscar las mejores materias primas en el proceso de fabricación, a partir de un elaborado diseño que garantiza su durabilidad.

La mejor postura para dormir es de lado, en decúbito lateral, con rodillas y caderas flexionadas, los hombros nunca por encima de 90 grados, de modo que no es aconsejable levantar los brazos por encima de la cabeza. 

De tarde en tarde también podemos dormir boca arriba, pero no resulta la mejor posición para nuestra columna cervical, ya que tendrá una rotación hacia un lado. La columna lumbar sufrirá asimismo al tener las rodillas y caderas extendidas, así que lo mejor sería poner una almohada bajo nuestras rodillas.

La última postura, la de dormir boca abajo, se desaconseja del todo.

Almohadas y colchones

Cada persona debe buscar el tipo de colchón que más se adapta a sus preferencias y a su modo de dormir: colchones de muelles ensacados, NBox, Bonell, HR… Un buen equipo de descanso premia a uno con un sueño plácido y reparador cada noche. A la hora de elegir la base se puede ir variando la firmeza, la adaptabilidad, la acogida y la funcionalidad al colchón elegido, ajustándolo al máximo a nuestra morfología.

Las bases deben combinar en perfecta armonía con nuestros colchones, para que el espacio de reposo se adapte al individuo, a sus preferencias estéticas, funcionales y a su estilo de descanso personal.

Las almohadas son un tercio del equipo de descanso, tan importantes como el resto del conjunto. Su objeto es mantener recta la columna vertebral rellenando la concavidad del cuello para relajar la nuca, evitar tensiones musculares, disminuir el estrés acumulado durante el día y ayudar a conseguir un sueño agradable. Gracias a las distintas medidas, grosores, tipos de acabado y materiales, el cliente puede completar y personalizar aún más su espacio de descanso.

Una noche de sueño ayuda a recuperarse de la jornada anterior. Pero no se trata sólo de dormir, sino de hacerlo de forma adecuada, sin despertares súbitos y frecuentes, malas posturas o dolores, ni contracturas. En caso contrario, nos sentiremos cansados y nos costará más trabajar, concentrarnos o tomar decisiones.

Para conseguirlo, dormir en un colchón apropiado es primordial. Según ASOCAMA (Asociación Española de la Cama), un 62% de españoles señala el equipo de descanso como uno de los factores que más influyen en el sueño nocturno, sólo por detrás del estrés y el calor, y hasta un 32% se levanta cansado y con molestias cada mañana.

La edad, la altura, el peso, el buen o mal estado físico en que nos encontremos, la sensibilidad de la piel y la elasticidad ósea, entre otros, son determinantes a la hora de decidirnos por un modelo de colchón determinado.

Hay tres factores decisorios:

  1. La firmeza – que garantice una posición alineada del cuerpo
  2. El grado de confort – que nos aporte un reparto equitativo de los puntos de presión
  3. La temperatura óptima de contacto – entre el cuerpo y la superficie donde se descansa

El colchón no puede ser demasiado firme (demasiada presión), ni demasiado mullido (impide la alineación adecuada). Tampoco puede envolver en exceso a la persona, pues eso recrudecería los síntomas de enfermedades tales como artritis o artrosis.

Investigadores españoles estudiaron a personas con dolor de espalda de larga evolución y encontraron que las que dormían en un colchón más firme tenían menos molestias que las que lo hacían en un colchón blanco.

Revolución en el mercado de colchones

El mercado del colchón ha sufrido una gran revolución en los últimos tiempos y hoy día existen múltiples combinaciones de tecnologías y materiales. Los modelos más comercializados son los de muelles y los de espuma.

MUELLES

Gracias a la incorporación de sucesivas capas de acolchado en los de muelles, que ya no se parecen en nada a los del pasado, se logran diferentes grados de firmeza y adaptabilidad.

Los hay de varios tipos:

  • bicónicos -con un diseño en forma de cono doble, unidos entre sí mediante hilo de acero.
  • de hilo continuo -distribuido en forma de zigzag.
  • de muelle ensacado – sistema de muelles independientes alineados entre sí para que se adapten a la zona en la que reciben la presión sin tirar del resto de muelles, y recubiertos con una tela que evita el roce entre ellos.

Los colchones de muelle ensacado suelen ser la opción más económica, y tiene una excelente transpiración. Además, ofrece una sujeción adecuada de la espalda, aunque hay gente que los considera algo duros. Pero si se sufre de sobrepeso o lumbalgias, este tipo de colchones es el adecuado.

ESPUMA

Las superficies de espuma ofrecen dos posibilidades:

  • Espumación HR  – alta resiliencia. Tienen una gran capacidad para recuperar su estado original tras haber sido sometidos a presión y cuentan con una alta densidad para lograr mayor confort, durabilidad y ventilación.
  • Viscoelástica -material inventado por la NASA a finales de los 70 y muy comercializado en los últimos años,  el cual ofrece una gran adaptabilidad al perfil del cuerpo y pueden soportar grandes presiones sin deformarse. Se trata de un modelo más mullido y ofrece sensación de envoltura, aunque para algunas personas puede resultar demasiado blando. Este material minimiza los puntos de presión, lo que puede ser ideal para gente con determinados dolores musculares y óseos, absorbe el movimiento, evitando molestar al compañero de cama, y se utiliza en ocasiones para aportar un confort extra en algunos colchones de muelles. En el lado negativo se encuentra que son más caros que el resto de productos, no son transpirables y generan mayor sensación de calor.

conforttex2

Otra posibilidad que ofrece el mercado es el colchón de capas de látex naturales o sintéticas. Se trata de un material elástico y flexible que aporta una firmeza media, se adapta bien a la forma y peso del cuerpo y facilita el movimiento durante el sueño. Son los colchones que mejor combinación entre comodidad y soporte ofrecen. Resulta más cómodo y duradero que el de muelles, aunque también más caro que éstos.

El colchón de lana es la opción más cálida y ecológica. Es más habitual en zonas rurales y, aunque son mullidos y resistentes, tienden a apelmazarse, por lo que se hace necesario moldearlo cada poco tiempo.

Una variedad más son los colchones antiescaras, pensados para evitar úlceras en personas con movilidad reducida o nula al reducir la presión que se genera en las zonas de apoyo gracias a su forma en celdas o módulos.

En los últimos tiempos han aparecido en el mercado colchones con composiciones mixtas, que buscan por un lado la firmeza de un material concreto y la confortabilidad de otro.

La gama de colchones se ha ido ampliando hasta incluir los ensacados, nbox, bonell, HR… A la hora de comprar un colchón, se puede elegir el que mejor se adapta a las preferencias de uno o de su familia, a sus gustos o necesidades. “Porque para gustos en nuestros tiempos… los colchones”, dicen desde Conforttex.

  • DOS NO ES MULTITUD: El colchón de muelles ensacados proporciona un soporte independiente en cualquier punto de la superficie de descanso, que hará que dos cuerpos con una importante diferencia de peso puedan descansar juntos en un mismo colchón sin que los movimientos que produce uno interfieran en el descanso del otro. Ideal para parejas, por tanto.
  • LIBERACIÓN DEL CALOR CORPORAL: En los muelles NBox, el tipo de alambre de acero templado que se utiliza, junto al sistema cerrado mediante un marco de refuerzo perimetral y las planchas estabilizadoras de confort de alta densidad, convierten a estos colchones en productos indeformables y confortables. Debido a que la mayor parte del colchón Nbox es aire, se garantiza una buena aireación durante el sueño, no acumulándose el calor corporal.
  • ELÁSTICO Y RÍGIDO A LA VEZ: La carcasa con muelles bicónicos consta de una estructura formada por este tipo de muelles de hilo de acero templado al horno, y unidos mediante grapado a una varilla perimetral estabilizadora que evita posibles deformaciones, aportando una elevada consistencia. Es una de las más utilizadas por su elasticidad rígida, que ofrece una superficie homogénea y firme de descanso, con una gran durabilidad unida a una excelente capacidad de transpiración en el interior del colchón.
  • DESCANSO SANO Y NATURAL: los núcleos flexibles tienen un fácil mantenimiento, ofreciendo un confort, elasticidad y resistencia inigualable. Su estructura celular abierta permite al aire circular libremente, por lo que el interior del núcleo disfruta de una favorable oxigenación que impide la proliferación de hongos, mohos y olores desagradables. El resultado de un proceso ecológico libre de clorofluorocarburos (CFC) se llama ELIOSUIT, novedoso material obtenido bajo los más rigurosos controles de calidad y avanzada tecnología con el que se elaboran los núcleos, por lo que estamos hablando de un descanso sano y natural a la vez que muy adaptable y duradero.
  • COLCHONES JUVENILES: Los niños duermen más tiempo y más profundo que los adultos, y esto es crucial para su salud, la capacidad de atención, la memoria y el nivel de estrés, entre otras cosas. Un colchón de calidad juega un papel innegable en permitir que el niño duerma profundamente y despertar con una disposición a enfrentar el día por delante.

El mejor consejo: probarlo uno mismo

Lo más recomendable es probar las sensaciones que nos produce el colchón antes de comprarlo y compararlas con el que tenemos en casa. Para ello no hay que limitarse a palpar el producto, sino que debemos tumbarnos en él en la postura habitual. Y, si se trata de una cama de matrimonio, es recomendable que los dos miembros de la pareja se tumben a la vez y comprueben la comodidad de sus posturas habituales. Lo recomendable sería que esa prueba durase al menos 10-15 minutos. Los expertos aconsejan un ancho de al menos 150 centímetros para camas de matrimonio, a fin de que las dos personas cuenten con espacio suficiente para descansar correctamente.

Los colchones tienen una vida limitada: un máximo de 10 años. Transcurrido este tiempo, el colchón habrá perdido sus características iniciales de firmeza e higiene, incluso cuando a simple vista pueda parecer que está en buen estado. Se puede comprobar cómo conforme aumentan los años, nos vamos sintiendo más cansados al levantarnos, o bien aparecen o se intensifican los dolores musculares.

En una década se ha estado en contacto con este producto unas 30.000 horas de media. Las personas han sudado, han estado enfermas en él… por lo que la suciedad y los ácaros se han ido acumulando“.

Por otro lado, la recomendación de renovarlo no es sólo por su lógico deterioro. También las propias características de las personas cambian con la edad, y lo que resultaba confortable hace algún tiempo, podría dejar de serlo al cabo de unos años.

Para mantener en la medida de lo posible nuestro colchón en las condiciones más optimas, se recomienda darle la vuelta una vez al trimestre, de manera que a lo largo de un año la cabeza repose en las cuatro esquinas del colchón y por sus dos caras.

También es aconsejable no limpiar la base en seco ni mojar la tapicería, sino optar por poner una funda de protección lavable para conservar limpios los tejidos o pasar un aspirador por su superficie. Para minimizar el desgaste, protegerlo de la suciedad y otorgar un confort extra también se puede usar un sobrecolchón, un complemento de entre 5 y 10 centímetros de grosor que aporta una capa extra de espuma.

Los españoles somos los que más alargamos la vida de nuestros colchones, cuando uno nuevo podría mejorar hasta en un 63% los dolores de espalda.

ALMOHADAS

En cuanto a la almohada:

  • Cada uno tenemos una talla. Cada persona tiene una distancia diferente entre su hombro y su oreja. Es importante elegir una almohada que ocupe todo este espacio. Si fuese muy delgada o muy alta, nuestras cervicales tendrían una inclinación forzada. Lo esencial es que nuestras cervicales sigan el eje del resto de nuestra columna vertebral
  • Si nos gusta la almohada mullida tendremos que elegirla blanda, pero alta, de tal manera que cuando haya cedido, ocupe justo el espacio hombro-oreja.
  • Si nos gustan las almohadas firmes y duras, tendremos que elegirla desde el principio con una altura aproximada a nuestro ancho hombro-oreja.
  • Si dormimos boca arriba necesitaremos una almohada más delgada que si dormimos de lado.
  • Hay almohadas con curvatura para las personas con problemas de cervicales. Aquí también necesitas elegir tu talla correcta.

No existe una almohada ideal, cada uno debemos encontrar aquella que asegure la correcta alineación del cuello con el resto de su columna, garantizando una posición natural sin tensiones.

Dormir sin ella implica dormir toda la noche con el cuello girado y si estamos boca arriba, nuestro cuello se arqueará hacia atrás pudiendo provocar lesiones en discos vertebrales y en la raíces de los nervios cervicales.

En el mercado encontraremos distintos materiales, alturas y firmezas que se adaptan a todas las necesidades posibles siendo una opción personal la elección. Es importante probarla en la posición habitual en la que se descansa.

Almohadas para todas las posturas

Entre las alternativas de materiales está:

  • La Fibra, que permite desarrollar distintas alturas y firmezas, son frescas y de fácil lavado.
  • Las de Látex que se adaptan perfectamente a la forma y peso de la cabeza, siendo además muy transpirables.
  • Las de Viscoelástica, si se combina con nuevos materiales, da lugar a bloques muy elásticos que permiten una buena adaptación del cuello.

La almohada idónea para cada persona depende mucho de la postura que adoptamos para dormir.

  • Todos los expertos coinciden en que lo más recomendable para un buen descanso es dormir de lado, en posición fetal y con las piernas ligeramente dobladas. En este caso la almohada debe ser gruesa y firme.
  • Si se duerme boca arriba la firmeza y el grosor de la almohada deberán ser intermedios.
  • Si se duerme boca abajo, a pesar de ser una postura poco aconsejable, la almohada deberá ser muy fina y adaptable.
  • Si uno cambia con frecuencia de postura durante la noche lo ideal es una almohada de firmeza media que se acomode a las diferentes posiciones.

Los plazos recomendados para la renovación de la almohada, por razones de higiene y comodidad, están entre 1 y 2 años.

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s