Pedro Sánchez: «Un PSOE sin líder solo beneficia a Mariano Rajoy» Sánchez se dirige, anoche, a los simpatizantes y militantes que abarrotaron los salones La Daya. /  El ex secretario general socialista reúne a más de mil personas en Calasparra

A1-58341019.jpg

Fue el acto ideal para quien presume de ser la voz y el preferido de la militancia. El ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se dio ayer un baño de militantes en Calasparra, en su primer mitin en la Región de Murcia dentro de la campaña emprendida para recuperar el cargo del que dimitió el pasado mes de octubre.

En un salón abarrotado por más de mil personas, Sánchez dejó varios recados para la gestora del partido y para Mariano Rajoy. A la primera le advirtió de que el retraso del congreso extraordinario solo renta a una parte. «Un PSOE sin líder solo beneficia a Mariano Rajoy», apuntó. Y al presidente del Gobierno le avisó de que, a partir de junio, en que está previsto el congreso de su partido, «con los votos socialistas no se van a hacer políticas de derechas».

Los organización del acto en Calasparra se vio desbordada por la respuesta. Dispusieron 560 sillas en los salones La Daya, pero casi tanta gente como el aforo previsto siguió los discursos de pie. Eso sí, cargos directivos, pocos. El entusiasmo que Pedro Sánchez despierta entre un nutrido grupo de afiliados contrasta con su desafección con los responsables. Asistió el secretario general del PSOE-RM, Rafael González Tovar, pero, al igual que hizo la pasada semana, cuando presenció un acto de Patxi López en Madrid, sin significarse públicamente por ninguno de los aspirantes a la secretaría general.

Entre el auditorio se encontraban también los alcaldes de Caravaca de la Cruz, Fortuna y el anfitrión, Calasparra, también algún diputado regional, la concejal de Murcia Begoña García Retegui y varios veteranos retirados ya de la primera fila, como Fulgencio Puche y Teresa Rosique.

El exlíder socialista aprovechó su discurso para romper una lanza por los compañeros del PSOE catalán y pidió a la gestora que «acabe con la incertidumbre en que viven, refuerce la unidad con ellos y conceda a los socialistas catalanes el mismo derecho a voto» que al resto de militantes.

A pesar de haberse producido durante su mandato uno de los mayores cismas internos de los últimos años, Sánchez se presentó como paladín de la unidad. «Y lo primero para eso -dijo- es separarse del PP y dejar que le gente vote». Lanzó un alegato en favor de las raíces del socialismo como el mejor remedio para hacer frente al populismo y a la ultraderecha. «La equidistancia con Trump no vale», agregó.

El candidato a las primarias socialistas se comprometió también a «cerrar filas detrás de quien gane las primarias», porque, añadió, «no respetar al secretario general significa debilitar a la organización y dar alas a la derecha», dijo en clara referencia al golpe de mano que acabó con su mandato en octubre.

También recordó la situación judicial del presidente regional, Pedro Antonio Sánchez: «Espero que si es imputado cumpla su palabra, y si no, que Ciudadanos le obligue a hacerlo».

Pullas a la gestora

El acto lo abrió el regidor de Calasparra, José Vélez, quien fue un digno telonero al levantar el ánimo de los asistentes con continuas pullas a la gestora, a la que acusó de «reventar el partido», y a la que pidió su presencia en actos como el de ayer en el Noroeste murciano para que «se empapen del espíritu socialista», dijo.

Vélez identificó a los seguidores de Pedro Sánchez con los socialistas más genuinos. «Somos diferentes», afirmó, y proclamó que no permitirán «que el partido se ponga de rodillas ante el poder económico y el Partido Popular».

El exportavoz de la corriente Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, el tercero de los oradores de anoche, celebró «el caudal de entusiasmo político» de actos como el de anoche, al tiempo que instó a los miembros de la gestora «a ser razonables y no ser excluyentes» en la composición del equipo de trabajo que elaborará la ponencia marco, en el que no figura ningún destacado ‘sanchista’.

El acto concluyó con la megafonía a todo volumen y los militantes aguardando cola para recoger una fotografía con su líder o bien un autógrafo. Muchos de ellos portaban un clavel o bien los carteles con la frase más repetida durante la noche y que el colectivo que ayer arropó a Pedro Sánchez ha convertido en su seña de identidad: ‘No es no’.

Origen: Murcia – La Verdad

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s