Susana Díaz Cae (21) Spiriman, el dolor de cabeza de Susana Díaz – Un médico se ha convertido en portavoz del malestar por la gestión de la sanidad andaluza: “Esas cosas las sabemos en Andalucía todos, que aquí está controlado todo, las instituciones, las administraciones, los medios de comunicación…Es una maraña, es la mayor trama política que se ha tejido en este país y, además, para que nadie pueda pensar de forma distinta a como lo hace esta Administración. Esto no es una democracia”

Es médico de urgencias que trabaja en precario para la sanidad pública andaluza. Padre de cuatro hijos y casado con una médica, ha logrado representar la indignación popular granadina, ya extendida a toda Andalucía, sobre la mala salud del sistema sanitario gestionado por el PSOE hace 30 años.

Heredó de su abuelo un juego deportivo, el Spiribol, que ha patentado y con cuyos beneficios patrocina una fundación para la ayuda a niños con dificultades sociales a través de esta nueva modalidad deportiva. No pertenece a partido alguno y el día 27 de noviembre las manifestaciones que impulsó desde las redes sociales se extenderán de Granada a Málaga y Huelva. Se ha convertido en un serio dolor de cabeza para Susana Díaz, cada vez más en la picota a causa de la sanidad andaluza.

Insisten Susana Díaz y la Junta en que usted es del PP, o de Podemos o de alguien.

Ya, pero yo soy de mi mujer y de mis cuatro hijos. Me parece una frase de cobardes, una actitud de cobardía. Insinuar que el movimiento por una causa de una ciudad entera, como Granada, responde a un partido político se llama politizar una causa. Parece mentira que sea la Junta la que esté politizando esta lucha.

¿Y quién es Spiriman?

Spiriman es un personaje que se creó hace unos años y que ayuda a niños con dificultades sociales a través de una pequeña fundación sin ánimo de lucro. La fundación realiza su actividad en Granada y un día, debido a mi situación, yo, Jesús Candel, o Spiriman para esos niños con los que trabajo en el Hospital Virgen de las Nieves, quise defender a estos chavales que necesitarán en el futuro una sanidad pública decente. Actué movido por la indignación de cómo se están cargando y recortando la sanidad pública de Granada y la andaluza.

Mucha gente que tiene dinero podrá pagarse una sanidad privada, pero cuánta gente necesita la sanidad pública que se está cargando la Junta de Andalucía. Por eso Spiriman, que también es médico, no lo va a permitir.

Desde la Junta le llaman “aspirinaman”

Bueno, sí, intentan continuamente ponerme motes y mofarse de la labor que hace Spiriman, altruista y con niños con problemas. Es una actitud vergonzosa.

¿Cómo empezó todo?

La llamada de la calle fue el 16 de octubre. La gente y yo nos convocamos por las redes sociales. Éramos miles de personas las que nos escribíamos en las redes para decir NO. Todos dábamos la cara, unos impulsando, otros reproduciendo mensajes y nos dijimos ‘vamos a la calle’. La Junta decía que todo está bien y que los ciudadanos estaban contentos. Bueno, pues les dimos en las narices. Lo peor de todo es que, aunque salimos a la calle 120.000 personas en una población como Granada, que es difícil, ellos nada, no hacen nada. O ponen parches o nos toman el pelo, como lo haría cualquier dictador o régimen que ignora a la ciudadanía. Es una falta de responsabilidad.

¿Por qué cree que la Junta pretende reducir de dos a uno los hospitales en Granada, en Málaga, en Huelva? ¿Lo logrará?

Para privatizar la sanidad. Que estén culpando al gobierno central de que quiere privatizar cuando son ellos los que lo están haciendo en Andalucía… Hay menos medios humanos, es impresionante la falta de personal y, tratan de vender las tecnologías olvidando lo básico. La gente, ¿qué hace? Pues si se tiene que esperar seis meses para hacerse una ecografía de la barriga o en atención primaria o para que le atienda un especialista, se va a la medicina privada. O sea, se está facilitando la privatización de la sanidad. Que esto lo haga un Partido Socialista Obrero Español me parece vergonzoso.

¿Y el “yeath” que lanza en las manifestaciones?

Ese es un grito que hacía yo con los niños en los colegios que quiere decir “a por ellos”, “vamos a conseguirlo”. Es un grito que se inventaron los niños en los colegios de Granada, como inventaron el nombre de Spiriman. Lo repito cuando me ayudan, en las redes, o donde sea que se ayude a los niños.

Volviendo a los recortes. La Junta dice que la culpa la tiene Rajoy, o Europa o alguien.

Es un acto de cobardía no asumir la responsabilidad de una administración que es la que ha tomado las decisiones que están provocando el caos sanitario no sólo en Granada sino en otras ciudades andaluzas, como Huelva. Pero hay ciertos medios de comunicación, que luego he comprobado que están subvencionados y controlados por la Junta, que dan el mensaje contrario. Es una falta de vergüenza y profesionalidad de unos periodistas que también son cobardes, que es lo peor que se puede ser en la vida. Lo que hace falta es valientes que luchen por una sanidad pública digna.

O sea, que eso de que la sanidad es la joya de la Corona de la Junta de Andalucía… ¿es un cuento?

Es un mensaje de manipulación que lleva haciendo esta administración durante años engañando a este país y manipulando los votos. Lo mismo que eso de “Andalucía imparable”. Les pido que se detengan y paren las políticas que están destruyendo una sanidad pública por la que lucharon muchos otros. En los 15 años que llevo trabajando en ella lo único que veo es cómo se la están cargando. Con esto de la fusión hospitalaria de Granada, se desemboca en 1.500 puestos de trabajo menos, según los sindicatos, y unas 600 camas menos. Los cirujanos me dicen que hay menos quirófanos a la semana, la espera en las listas es más larga… Lo que pasa es que las están manipulando. Eso es un delito, es que es acojonante.

¿Y la actitud de los sindicatos?

Pues mira, esta vez, se ha conseguido acuerdo en torno a un documento, incluso con la firma de Comisiones Obreras y UGT. Hay una decisión del Parlamento andaluz, hay un mandato del pueblo de Granada, que ha salido a la calle masivamente: queremos dos hospitales como había antes y todos están de acuerdo. PP, Podemos, IU… todos, menos Ciudadanos, que se ha abstenido porque está gobernando con el PSOE. Todos los colectivos médicos, menos los directores de las unidades de gestión puestos a dedo, y el Parlamento le han indicado un mandato, y nada. Esto, ¿cómo se llama? ¿Dictadura o tiene otro nombre? Si en una democracia, el pueblo pide una cosa y su gobierno no hace caso… es una vergüenza.

Tú tienes un contrato en precario… algo de lo que padece y mucho la sanidad pública andaluza.

Sí, y lo siguen haciendo, por Dios. Yo renuevo el contrato el 31 de enero. He estado trabajando al 70 por ciento de la jornada, al 60 y ahora al 50 porque lo he pedido yo para atender otros temas: mis hijos y la fundación. Otra cosa es los contratos que hacen de menos tiempo y más horas que las pagan no como horas extras sino como horas de guardia. La idea es básica: “Yo te cojo por los huevos, te tengo trincado para que tú no puedas denunciar todas las irregularidades que ves”. ¿Por qué? Porque lo que prima para ti es tu familia, tus hijos y tu pan de cada día. Juegan con eso, un partido de “izquierdas”, como el PSOE. Siguen amedrentando a la gente por sus contratos. Si la gente tuviera contratos estables y ellos no se saltaran la Ley, que se la saltan a la torera… Lo que obligan a hacer a las empresas privadas, ellos no lo hacen.

Sección de presiones. A ver. ¿Ha sentido la sombra del poder?

Totalmente. Lo primero que intentaron fue comprarme. Quisieron que me uniera a ellos para “crecer profesionalmente”, para entrar dentro del partido. Y los mandé a tomar por culo. Lo siguiente fueron amenazas a mí, a mi entorno familiar, usando mi labor social en la fundación insinuando que intereses ocultos detrás. O sea, a difamar. A poner en duda mi profesionalidad como médico. Amenazas veladas incluso de compañeros: “Cuidado, no vaya a ser que te pillemos con drogas en la taquilla” o “cuidado de que abuses de algún menor en la consulta”… Pero, ¿de qué van, por Dios y por la Virgen?

Eso es fuerte

Sí, sí. Pero yo les digo: hacedlo y vamos a la Justicia. Me han amenazado con querellas por haber denunciado irregularidades. Coño, que las pongan ya. ¿O es que a lo mejor no se quieren meter en los juzgados no vaya a empezar a salir mierda?

Usted y yo hemos hablado de “tela de araña” en Andalucía

Me lo comentaron el otro día y he empezado a echarle un ojo al libro. Pero, mire, es que sin conocer el libro y las cosas de las que habla, es que esas cosas las sabemos en Andalucía todos, que aquí está controlado todo, las instituciones, las administraciones, los medios de comunicación…Es una maraña, es la mayor trama política que se ha tejido en este país y, además, para que nadie pueda pensar de forma distinta a como lo hace esta Administración. Esto no es una democracia. Pensar de forma libre, sí. A mí me han llegado a “insultar” en un periódico subvencionado diciendo que es que “estudié en un colegio del Opus”. Sí, cuando yo entré no era del Opus. Pero, bueno, ¿y qué pasa? ¿Que yo crea en Dios y tenga una creencia religiosa es malo? Pero, ¿qué pollas están contando? Si piensas de otra manera a como ellos piensan, van a por ti, a machacarte, a difamarte… ¿Y luego viene Susana Díaz, el consejero de Salud, a decir de la equidad, de la libertad de expresión y otras pollas en vinagre? Venga, hombre.

Después del día 27, si hay nuevo éxito de manifestaciones, ¿qué?

Pues que saldremos tantas veces a la calle hasta que nos den a lo que tenemos derecho. Si juegan al desgaste de la ciudadanía, se equivocan. El desgaste lo van a tener ellos. Son tan prepotentes que creen que su estrategia de siempre va a poder con la gente. Pero esta vez hay una persona, que es Jesús Candel, Spiriman, que es la voz de miles de compañeros y que el 16 de octubre empezó una guerra que no va a parar hasta que no cambien de actitud.

Vamos a dar a conocer todo lo que está pasando en la Sanidad andaluza a través de las redes. Que la gente sepa lo que está pasando. Si dicen que todo es mentira, van a tener un gran coste político. No pueden tratar a los ciudadanos como a tontos. Algún médico afín al PSOE me ha dicho que la gente sin estudios no tiene que decidir nada. O sea, que no deben ir a votar. Es la frase más facha que he oído en mi vida. Es acojonante.

Decenas de miles de empleados públicos andaluces de la Junta salieron a la calle en 2010 y 2011 contra el enchufismo y la administración paralela, y nada, la impusieron. No es por amargarle la vida, pero…

No, estoy supercontento. Tenemos una herramienta clave que son las redes sociales donde realmente podemos expresarnos libremente. Hasta ahora era posible tergiversar, manipular la información o te grababan y luego te manipulaban lo dicho…A mí me acusan de que soy vulgar, de que pierdo las formas. Yo hablo como hablo, como habla la gente. Molesta no cómo lo digo, sino lo que digo. Debatimos sobre la sanidad, no sobre otras cosas. Granada está peleando por sus dos hospitales, pues que vengan a por mí. Son muy orgullosos y prepotentes y creen que van a controlar las redes sociales. Le voy a decir una cosa. Este es el principio de su fin.

Origen: Libertad Digital

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s