Ea, ea, ea, la Gestora se cabrea. Pedro Sánchez, vuelve. Nunca un muerto estuvo tan vivo – Objetivo Digital

Como los niños “malotes” en un patio del colegio, la gestora ha castigado a aquellos diputados que actuaron en conciencia votando “no” a la investidura de Rajoy dejándoles sin algunas de las portavocías que ya se les habían asignado aduciendo causas de “confianza y capacidad”.

Y sin embargo la tozuda realidad es que la Gestora ha seguido aplicando su plan para allanar el camino al asalto final de Susana Díaz a la secretaría general del PSOE. Y lo ha hecho de la única forma en que ella lo sabe hacer, colocando a los mediocres en cargos públicos bien remunerados para que callen la boca al módico precio de miles de euros de nuestros impuestos. Privatiza la ganancia de tener a los suyos prostituidos bajo la seguridad pecuniaria que ofrecen sillones cálidos de las instituciones públicos y socializa la pérdida de la identidad y el apego de todos aquellos militantes, simpatizantes y votantes que confiaron en la palabra del PSOE de Pedro Sánchez de ser la alternativa al Gobierno de Mariano Rajoy.

Porque si de capacidad habláramos, y sobre todo de resultados electorales obtenidos por aquellos que hoy ocupan las sillas usurpadas a aquellos diputados que decidieron votar en conciencia, nos llevaríamos las manos a la cabeza. Madina justificó los cambios como “cultura de partido”, cuando la verdadera cultura del PSOE la han demostrado los miles de militantes que salieron a las calles a pegar carteles, a hacer de interventores y apoderados, a transmitir el mensaje del Partido Socialista Obrero Español mientras él estaba a brevas sentado y haciendo puñetas. ¡Facepalm!

Un paseo rápido por la actividad mediática del PSOE de la Gestora -bien distinto al PSOE de los militantes- demuestra claramente que cada día está más solo. Que sus remedios de vulgar vendedor de crecepelo “por el bien del PSOE” han demostrado ser agrio aceite de ricino que amarga y separa -aún más- a los urdidores de esta OPA hostil de la esencia del PSOE que defienden sus militantes. Javier Fernández que parecía el patriarca de un clan que campa a sus anchas y que se permite el lujo de poner en la cuerda floja la importancia de los 18.000 militantes socialistas del PSC, sacándoles de los órganos de dirección y castigándoles cara a la pared con el único apoyo de una supuesta autoridad que no sólo no recogen los estatutos del PSOE sino que es desaconsejable hasta para el más aguerrido de los incautos, se ha convertido en una marioneta perfectamente manejada por Susana Díaz. Triste epílogo a una carrera política presuntamente brillante (aunque lo cierto es que mucho palo al agua este presunto socialista nunca dio, de ahí que en cuanto ha tenido más visibilidad hayan relumbrado sus carencias).

Cada paso que da la Gestora, lejos de lograr el objetivo de rematar a Pedro Sánchez, logra insuflarle más glóbulos (militantes) rojos porque, sin quererlo, se ha convertido en el símbolo de una organización que nunca tuvo una grieta tan grande en su pirámide.

 

El símbolo de la palabra. Esa palabra que servía para nuestros mayores como el mayor de los compromisos a la hora de llegar a un acuerdo. En los tiempos en los que el papel era un recurso ajeno, la palabra llevó al PSOE a ser la referencia del compromiso de la izquierda.

La Gestora ha sustituido la palabra por palabrería de telepredicador, la impostura de quien no tiene más interés que el de seguir ocupando cargos públicos como forma de vida porque en sus vidas no hay otra cosa, ni formación académica y la misma vida laboral que Fátima Báñez. Ninguna.

En estos días conoceremos las más que oportunistas memorias de Vara en el enésimo intento de venderse como lo que ha demostrado no ser, un hombre de palabra. Incluso tendremos la posibilidad de poner a prueba nuestra vergüenza ajena con nuevos episodios ‘chulicómicos’ de Lambán o Page, especialistas ellos en demostrar que para ser Presidente de una Comunidad Autónoma la prudencia y el respeto a la inteligencia del otro no son requisitos fundamentales, o por lo menos no más que seguir agarrado cual piojo al cuero cabelludo que te ha de proporcionar alimento. Y luego los populistas son otros.

 

Y en este circo, Felipe González acusando a Pedro Sánchez de falta de cultura de partido en una conferencia promovida por la rancia derecha a razón de 60.000 euros.

Y sin embargo, Pedro Sánchez reaparece y comienza el miedo escénico que se traslada en memes e improperios de aquellos afiliados a la Gestora del PSOE que parecen haber olvidado los casos de corrupción del PP, su demolición del estado de Bienestar, sus leyes coartadoras de libertades, su menosprecio a la pobreza y a las mujeres y centran todos sus esfuerzos en el menosprecio de Sánchez cuales macarras cualquiera.
Como los “niños malotes” del colegio que no pueden aspirar a nada más que a llamar la atención con pintadas de escaso gusto en el mural del verdadero socialismo, el que representa los derechos de los trabajadores, la justicia social, la igualdad, los valores…

Pedro Sánchez, vuelve. Un muerto que nunca estuvo tan vivo.

 

Origen: Ea, ea, ea, la Gestora se cabrea – Objetivo Digital

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s