NO era SÍ, pero lo más difícil viene ahora

Dies irae/dies illa. Se cargaron a Sánchez. Los golpistas ya no son golpistas, sino la autoridad constituida. Se dirá como se quiera pero lo cierto es que un grupo, una claque, se ha cargado en un golpe de mano, a un Secretario General elegido por la militancia. Y ¿cómo lo ha conseguido? Era de suponer que Sánchez se habría asegurado una mayoría del Comité Federal antes de hacer sus propuestas.Eso se verá en los próximos días.

La exigencia de los dimisionarios y sus apoyos (esos que los medios llaman «críticos», queriendo decir protestarios o saboteadores, a elegir) de que la votación fuera pública, a mano alzada, es muy significativa. Sus amparos son muy poderosos y sus recursos, inmensos. Se trata de saber quién vota qué, en función de los juegos de influencias y lo dejo aquí por no ser más específico. Que podría. Este es un país clientelar y lo es también su izquierda.

Decíamos ayer que la posición de Sánchez era débil. No tenía argumento alguno para negociar con el CF y su promesa de procurar un gobierno alternativo al de Rajoy era vana porque no dependía de él sino también de Podemos y no es creíble que Podemos vaya a ninguna alianza con el PSOE si no es el socio mayoritario.Así que la de ayer fue una jornada de extraordinaria tensión, digna de la naturaleza tempestuosa de la historia del PSOE.

Un partido con memorias de enfrentamientos internos constantes pero que no se escinde. Lo más llamativo de la comparecencia de Sánchez para anunciar su dimisión, cinco minutos después de perder la votación fue la de veces que hizo referencia al partido, su preeminencia y el orgullo de militar en él. Para algunos espíritus suspicaces el alegato de despedida fue, al mismo tiempo el de la inauguración de su campaña para las primarias. Algo que podría ser La segunda venida de Sánchez, ya que esta defenestración ha dejado un poso de amargura en la militancia.

Un día larguísimo, dedicado casi todo a las cuestiones de procedimiento. Fuera, gentío, silbidos, abucheos, escraches, la policía apartando gente, muchos nervios, banderas, carteles. Alto voltaje de pasiones y emociones. Todavía más fuera, en la esfera mediática, programas monográficos en los que los fans animaban a los suyos, esto es, los rebeldes, cuya acción beneficiaba al PP. Dentro, entre mociones, contramociones, puntos de debate, orden del día, finalmente se llegó a una conclusión, se votó y la militancia en la calle recibió la noticia como un chorro de agua de una manguera policial.

El PSOE no tenía Secretario General y se regiría por una comisión gestora. Quisieron conseguirlo de inmediato a raíz de la dimisión de los 17, pero se encontraron un ¡No pasarán! y, como la otra vez, pasaron. Dos o tres días más y una reunión tormentosa del CF que, en el fondo, pone al PSOE en el centro de la atención de los medios, lo cual suele ser bueno excepto cuando es malo, como ahora. Tapar, difuminar el escandalazo de las tarjetas black y los presuntos chorizos Blesa y Rato con el relato de Los últimos de Filipinas no es un acierto, pero es inevitable.

Ver a los políticos poco menos que dándose de mamporros en público suele tener morbo pues son gente que, aunque se diga barbaridades, no suele llegar a las manos. Ayer casi llegan a los pies.Con todo, esto no es más que l’écume des jours, pura apariencia cotidiana. Sánchez se ha desvanecido como una nube de verano o una brizna de paja al viento. Lo difícil, lo grave, lo temible viene ahora, en el momento de la investidura próxima, en la que el CF tiene que desdecirse de su decisión anterior y pedir la abstención del PSOE para dar el gobierno a Rajoy. Esa es la venenosa consecuencia de propugnar la abstención. Y el problema más concreto es cómo se vende este propósito al electorado en una campaña.Porque hay que venderlo.

Toda la conspiración contra Sánchez tuvo siempre como objetivo estratégico, facilitar el gobierno del PP aunque no lo mereciera o, por lo menos, no impedir que lo formara. Sánchez se convirtió definitivamente en la pieza por batir cuando manifestó que no se abstendría y mantendría el NO es NO a todo gobierno del PP. Lo acusaron de mentiroso, engreído, egoísta, pero él sostuvo siempre que obedecía el mandato del Comité Federal.

¡Bastante que importa el CF al Ibex 35, las empresas con que se relaciona González o los ERES andaluces, que lastran de tal modo las posibilidades de Susana Díaz que quizá no vaya a primarias! Nada. Cero. El CF solo impresiona a la militancia y, justamente, la decisión de abstenerse ante Rajoy tiene pinta de producir una sangría de militantes y votantes.Los rebeldes triunfadores ayer van a dar el gobierno al PP con el objetivo de cerrar el paso al ascenso de Podemos e impedir o, cuando menos, frenar la independencia de Cataluña. Podemos no iba a entrar en el gobierno (porque no le interesaba) y la independencia de Cataluña parece inevitable, según los datos de que disponemos hasta este momento. Quizá ocurra algo que cambie esta expectativa en un sentido u otro pero en todo caso no depende de lo q

SEGUIR LEYENDO

Origen: NO era SÍ, pero lo más difícil viene ahora

Un comentario sobre “NO era SÍ, pero lo más difícil viene ahora

  1. […] Igualmente, Izquierda Socialista PSOE de Asturias ha celebrado este sábado una Asamblea Extraordinaria en la que han abordado la situación política nacional. La postura de la corriente interna del PSOE considera que la voz de los militantes debe ser escuchada y se ha ratificado en el “no” a la investidura del presidente en funciones, Mariano Rajoy.En regiones como Euskadi, Baleares, Cataluña, Castilla y León, Valencia, Madrid o Navarra también es mayoritaria la militancia que apoyaría el ‘no’ a Rajoy y, aún hoy, se mostraría favorable a Pedro Sánchez. […]

    Me gusta

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s