Un hombre de 59 años que iba a ser desahuciado por deber 4.200 euros de alquiler se suicida en Navarra

OLA DE SUICIDIOS

Un hombre de 59 años se ha suicidado este miércoles 28 de noviembre de 2012 en la localidad navarra de Santesteban. Tenía una deuda por impago de alquiler de unos 4.200 euros, según han informado fuentes judiciales. Al verse en la calle, decidió al parecer acabar con su vida.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Pamplona había dictado orden de desahucio que podía hacerse efectiva a partir de este mismo miércoles. El fallecido vivía con su compañera sentimental. Al parecer, el hombre había enviudado hace algo más de un año y también había perdido recientemente a uno de sus hijos.

Se trata de la tercera muerte relacionada con los desahucios. A finales de octubre, José Miguel Domingo, de 53 años, fue hallado muerto en el patio interior de su domicilio, en el barrio de la Chana en la capital granadina. Poco después del hallazgo, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía desplazados al lugar del suceso se encontraron con sus compañeros de la Unidad de Prevención y Reacción que iban a ejecutar una orden de desahucio. Tras las comprobaciones pertinentes, se percataron de que la persona que iban a desalojar era la misma que unas horas antes se había suicidado. Fue la primera víctima.  El pasado 9 de noviembre, Amaya Egaña exedil socialista se tiró por el balcón de su vivienda tras abrir la puerta a la comitiva judicial que iba a desalojarla de la casa.

_________________________

¿QUÉ HACER ANTE UN DESAHUCIO? No te rindas: lee esta guía práctica del HUFF sobre cómo buscar ayuda y apoyo. No estás solo.

El teléfono de la esperanza. Es una entidad de voluntariado que pretende mejorar la salud emocional de las personas ayudando a superar los problemas: 902 500 002

____________________

Ya han empezado las hipócritas condolencias. Durante el inicio del acto de toma de posesión del nuevo fiscal superior de Navarra, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Juan Manuel Fernández, ha mostrado su pesar por este suceso.

Se plantea la duda de si silenciar estos casos, para no contribuir al efecto llamada. O tal vez la población española termine anestesiándose y aceptándolos como algo propio del devenir cotidiano de la crisis. O quizá, si queda algo de esperanza para este país, esas personas se demuestre con el tiempo que no murieron en vano, y que fueron la chispa que incentivó una gigantesca movilización social para centrarnos de verdad en lo que realmente importa: la auténtica forma de volver a poner en marcha nuestra economía para que invierta el ritmo destructor que lleva actualmente y vuelva a haber empleo y prosperidad. Eso no se consigue con recortes y austeridad. Para que una economía en retroceso vuelva a arrancar se necesita alimentarla, no matarla de hambre.

____________________________________

Ante la situación que estamos viviendo en España, donde cientos de miles de personas se han visto desposeídas de casi todo lo que poseían, empieza a ser alarmante la tendencia al aumento de los suicidios, particularmente en el caso de los desahucios. Es la última forma de protesta, aquella que se traspasa cuando la persona que decide matarse no ve salida a la vida, y no encuentra ayuda ni apoyo ni un resquicio de esperanza en ninguna parte. Cuando ve cómo los políticos y banqueros siguen a lo suyo, en sus negocios, lamentándose porque este año han tenido menos beneficios (los bancos, ¡qué tragedia!) o porque “lo importante es reducir el déficit público” (Marianus dixit). Lo demás es secundario. Las familias sin ingresos, sin hogar, sin trabajo, ni esperanza de obtenerlo, sin nada que llevarse a la boca, ¡eso resulta olvidable! Y la gran masa de españoles sigue aguantando, atónita y cada vez más agotada, mientras los escasos recursos se acaban. Mañana, o hoy mismo, volverán a enzarzarse los políticos por cuestiones de “y tú dijiste”, “y yo digo”. La gente sigue sufriendo, pero eso… ¿a quién le importa en el Congreso, o en el banco o caja de turno? Hay que alimentar a su monstruo, el neoliberalismo que destroza cuerpos y almas, el capitalismo que siempre pide más.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s