La Cidade de la Cultura de Fraga defrauda en su inauguración por el sobrecoste y el retraso de una década

Foto: losgenoveses.net

El proyecto soñado de el ex presidente gallego, Manuel Fraga, la Cidade da Cultura, se inaugura esta semana tras una década de gestación en el monte Gaiás, a las afueras de Santiago de Compostela. El resultado ha sido muy inferior a lo que soñó el entonces mandatario gallego cuando lo concibió, y de hecho los Príncipes de Asturias inaugurarán hoy sólo una parte del equipamiento.

De los seis edificios inicialmente previstos para que diseñase el prestigioso arquitecto neoyorquino Peter Eisenman, ganador del concurso internacional que el Ejecutivo autonómico lanzó con carácter restringido e invitación personal, únicamente dos se abren: la biblioteca y el archivo.

Hasta principios del año que viene no se estrenarán el museo y el edificio de servicios centrales. Aún peor es el caso del Teatro de la Ópera y el Centro de Arte Internacional, donde ni siquiera se han empezado las obras. Muy largo lo fían los actuales dirigentes gallegos, del mismo partido que Fraga. Se calcula que hasta 2013 no se comenzarán los trabajos del Teatro de la Ópera. Respecto al Centro de Arte, puede que ni siquiera llega a hacerse, de acuerdo con las nuevas expectativas, más pobres, que maneja el Ejecutivo gallego, y que lo dejan en el aire de forma indefinida.

 Cuando Fraga soñó con una infraestructura cultural para Galicia de alcance mundial, la previsión era tenerlo todo acabado en 2005. Un lustro más tarde el sueño se rompe en pedazos.

La otra crítica que se le puede hacer al proyecto, y tal vez, la más importante, es el sobrecoste que ha venido acumulando en estos 10 años. Se dotó en un principio de 108 millones de euros de presupuesto y ahora se calcula que no lo hacen ni por cinco veces esa cantidad, que es lo que absorbe hasta el momento. Son 148.000 metros cuadrados que se han ido empobreciendo a medida que se truncaron las expectativas iniciales. Los materiales se escogieron progresivamente más baratos, pero hubo detalles singulares que dispararon los gastos, al parecer de manera innecesaria, como por ejemplo las sillas de biblioteca de 500 euros cada una. Las contratas se concedieron y quitaron a varias empresas a medida que pasaban los años, las obras llegaron a paralizarse en varias ocasiones y, en fin, el calvario que afronta el equipamiento, y que le ha valido acusaciones de “despilfarro” para sus valedores del PP, parece que no tiene fin.

Fraga compareció y admitió todo lo más “dificultades en la coordinación del proyecto”. Con la crisis económica, la inauguración se queda en ‘mini’ y la incertidumbre sigue pendiendo sobre el complejo. La Xunta pretende habilitar algunas instalaciones para uso de su personal y así al menos aprovechar en algo la ya descabellada empresa, pero el sueño de Fraga se vuelve más pesadilla a cada año que pasa, para los populares.

3 comentarios sobre “La Cidade de la Cultura de Fraga defrauda en su inauguración por el sobrecoste y el retraso de una década

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s