Una embarcación hundida en Marín y otra a punto de perderse en O Grove por el mal tiempo

El temporal de viento y lluvia que pasó por Galicia este fin de semana causó ayer incidentes en distintas localidades, así como en carreteras de la red secundaria. Además, las intensas ráfagas, por las que se había activado una alerta de nivel amarillo, obligaron a extremar la precaución ante el temor de desprendimientos.

 En A Coruña, la Policía Local cortó un tramo del paseo marítimo, entre las calles Juan Canalejo y Sol, debido al peligro que suponía una chapa de hierro que colgaba de un andamio y que podía derribar el viento. Además, Protección Civil cerró el parque de Santa Margarita y los demás jardines coruñeses como medida preventiva para evitar accidentes.

En Cambre, Protección Civil tuvo que retirar un árbol y levantar un tendido telefónico que había derribado el viento. En Vigo también se notaron los efectos en pleno centro urbano: por la mañana, un árbol cayó sobre uno de los carriles de la Gran Vía, que permaneció cortado durante casi una hora hasta que se pudieron retirar las ramas a la acera. Otro ejemplar se desplomó sobre un coche en la calle Aragón.

En A Pobra do Caramiñal, hubo que despejar la carretera que comunica la playa de Cabío con el campo de fútbol de A Alta, ya que un pino caído obstaculizaba la circulación. No fue el único vial que sufrió los efectos del mal tiempo: en Poio una carretera provincial permaneció media hora cortada hasta que los operarios de la Diputación limpiaron la tierra y las piedras que se desprendieron a causa de la lluvia. Algo similar ocurrió en Cabana de Bergantiños, donde por la tarde cayó un talud sobre la carretera que comunica el municipio con Laxe.

Alerta roja

El viento superó los cien kilómetros por hora en media docena de lugares. La ráfaga máxima se registró en A Veiga, a más de 1.700 metros de altura: 116 kilómetros por hora. Las zonas de alta montaña y las costeras, en especial el litoral de Pontevedra y A Coruña, fueron las que sufrieron las rachas más fuertes. En el mar se había activado una alerta roja y en las localidades costeras se extremaron las precauciones.

La agrupación de voluntarios de Protección Civil de Cambados tuvo que intervenir en momentos puntuales para achicar el agua que se acumulaba en varios puntos del casco urbano.

 El momento más delicado del fin de semana había tenido lugar horas antes, hacia las once de la mañana del sábado, cuando varios chaparrones consecutivos pusieron de nuevo en evidencia el mal estado del alcantarillado y el sistema de recogida de pluviales de Vilagarcía, incapaz de asumir con eficacia su teórica función en cuanto la marea comienza a subir.

Lugares especialmente sensibles a las inundaciones, como la calle Rey Daviña, la principal arteria comercial de la capital arousana, que acaba de ser peatonalizada, o el entorno de la avenida de Matosinhos y A Xunqueira, volvieron a verse afectados por la acumulación de agua, que penetró en varios establecimientos.

La escuela de vela de O Grove estuvo a punto de perder ayer, por efecto del temporal, uno de sus principales activos. La goleta Raquel C , un antiguo barco de pesca restaurado, se vio arrastrada por el viento y el mar hasta prácticamente estrellarse contra una zona de rocas. La intervención de los miembros del colectivo, alertados por las llamadas telefónicas de varias personas, consiguieron impedirlo en el último momento. La goleta sigue amarrada a una simple boya, pese a que el año pasado la Administración se comprometió a instalar un pantalán específico para embarcaciones tradicionales.

Otras medidas preventivas ante las predicciones de viento se tomaron en Noia, donde se retiró un cartel del Plan E con chapas sueltas. En Ribeira las ráfagas hicieron que se desprendiese un cristal de un edificio, y en la parroquia de Palmeira cayó un poste sobre el tendido eléctrico, a pocos metros del colegio. En numerosas localidades gallegas el viento tumbó vallas y desplazó contenedores.

Hundida una embarcación en Marín

Una embarcación se ha hundido esta noche en el muelle de la Escuela Naval de Marín al parecer debido al temporal según las primeras sospechas. El incidente se produjo sobre las cuatro de la madrugada en la dársena interior de las instalaciones militares.

Según datos de la propia Escuela, se trata de una pequeña embarcación de 14 metros de eslora, auxiliar de la Armada, que se utiliza para labores de vigilancia en el interior de la ría de Pontevedra.

Inmediatamente de tener conocimiento del suceso se rodeó el puerto con barreras anticontaminantes, pero parte del gasóleo salió al exterior de la ría de Pontevedra, si bien no pudo precisar la cantidad.

Esta tarde estaba previsto que llegase a la localidad pontevedresa un equipo de buzos procedentes de Ferrol, para intentar izar el barco y sellar el depósito. Al tratarse de una embarcación de pequeño tamaño, este trabajo se realizará con flotadores, aprovechando la marea baja.

Por el momento se desconocen los efectos y la cantidad exacta de gasoil que se ha vertido.

(Fuente: LVG)

Un comentario sobre “Una embarcación hundida en Marín y otra a punto de perderse en O Grove por el mal tiempo

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s