El famoso Festival de la Avellana de Infiesto llena Piloña

Como cada año, cientos de personas llenaron este fin de semana el municipio asturiano de Piloña, en el oriente de la región, para asistir a la 39 edición del Festival de la Avellana

Los cinco mil kilos de avellanas que sacaron a la venta 75 cosecheros prácticamente se vendieron en su totalidad, al módico precio de 5 euros por kilo.

Pese a lo abundante de la cosecha, los expertos del ramo se quejaron de que el tamaño de las avellanas recogidas este año había sido menor que en otras ocasiones. Aún así, la fiesta tradicional tuvo el mismo éxito de público que siempre.

Cada año se celebra el primer domingo del mes de octubre de cada año, y es la forma que tiene la capital del concejo de Piloña, Infiesto, de rendir  homenaje a su fruto más preciado, la avellana.

Dicha tradición se remonta al año 1972, realizando de esta forma una ofrenda del primer fruto a la Virgen, coincidiendo así mismo con la celebración de una feria artesanal.

Según informa con orgullo el ayuntamiento de Piloña, “la avellana guarda de forma hermética su fruto. Una cáscara dura que sólo cruje por presión de los dientes o de algún artilugio. El sabor interior de la avellana es parte del sabor rural de Asturias y de su paisaje, en el que dominan arbitrariamente los avellanos, cuyas varas han sido útiles generación tras generación para muchas labores del campo, y no sólo para instigar al ganado”.

“A pesar de que hace unos siglos las avellanas asturianas partieran para el continente amontonadas en barcos en exclusiva (en pleno siglo XVIII era normal ver llegar buques ingleses al puerto de Gijón para cargar avellana, y lo mismo sucedía en el puerto de Villaviciosa y Ribadesella), la producción asturiana sufrió un largo traspiés por otro tipo de especializaciones ganaderas que la sucedieron, así como una baja cotización del producto. El avellano siempre presente quedó desde entonces escondido en el paisaje, sin ningún afán de explotación o comercialización. Sólo algunas zonas como Piloña, con Festival de la Avellana incluido, intentan recuperar el símbolo de la avellana, y también el potencial comercio de este fruto seco, cada vez más demandado en bruto y como derivado para la repostería o empresas licoreras”.

 Asturias, con decadencia avellanera y todo, ocupa el segundo lugar nacional de producción tras Cataluña. Cuenta con variedades autóctonas tales como: Negreta, Amandi, Quirós, Espinareda, Casina y Villaviciosa, que ocupan un lugar preferente en la escala internacional de calidades.

También ayuda mucho la organización de este festival que ha superado su trigésimo aniversario, que tiene un buen volumen de ventas y que se convierte en lugar emblemático de la avellana asturiana, por encima de otros concejos que también contaron con gran tradición avellanera como Aller, Salas, Teverga, Belmonte, Grado, Quirós o Allande.

Como dicen las fuentes municipales, “el horizonte avellanero de Piloña pasa por rejuvenecer las plantas, abonar, realizar controles fitosanitarios y también replantar”.

Para completar las fiestas, el municipio presentó un completo programa de actividades festivas. Los galardones otorgados en este certamen premian la calidad del fruto, mejores recolectores, los más jóvenes, los de mayor edad, premio a las plantaciones y a la repostería con avellana.

Fiesta de Interés Turístico llena de diversiones

El festival es Fiesta declarada de Interés Turístico del Principado de Asturias. En esta ocasión el pregón corrió el sábado a cargo de José Requejo y a continuación se abrió el Mercáu, con la Banda de Música de La Fuente de Piloña.

Hubo también malabares a cargo de El Ñeru Los Corios, actividades para niños y cuentacuentos. Durante todo el día el tren turístico hizo trayectos desde la plaza del ayuntamiento hasta Mestres, con paradas por el casco urbano. Siguió la misa y Ofrenda a la Virgen, en el Santuario de la Cueva.

El domingo se inauguró oficialmente el XXXIX Festival de la Avellana por el alcalde de Piloña, Camilo Montes Díaz. El pregón del festival propiamente dicho lo recitó el ex director del instituto de Infiesto, Carlos Blanco Fernández. Se fallaron los concursos de artesanía y repostería.

Asimismo estaba programada una muestra de deporte tradicional de corta de troncos con hacha y tronzón, carrera de madreñes con obstáculos, carrera de panoyes, carrera de lecheras, lanzamiento de fardo, tiro de cuerda, levantamiento y giro de carru del país, carrera de molienda y relevos. Y la sexta exposición de artesanía de la madera, junto con otra muestra avícola y diversos concursos.

Las actividades deportivas incluyeron el XXIII Campeonato de Bolos por Parejas, y la XIII Vuelta BTT. Otra original competición es la Tirada de la Avellana.

Por último hubo muestras de maquinaria agrícola y feria de ganado, para completar un fin de semana repleto de diversión en que el público asistente se lo pasó en grande.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s