España perdió los 20 millones de afiliados al cierre de agosto tras destruirse 270.000 empleos en un solo día

España perdió los 20 millones de afiliados al cierre de agosto tras destruirse 270.000 empleos en un solo dí

Las empresas frenan en seco las contrataciones por la alta incertidumbre y el enfriamiento de la economía en la segunda mitad de año

Entre el último día de julio y el 31 de agosto el número de cotizantes cayó en 409.429 personas

Desde el pico de afiliación del verano el 20 de junio, la Seguridad Social ha perdido casi 600.000 puestos de trabajo

La incertidumbre sobre la evolución de la economía en los próximos meses ha hecho mella en la moral de los empresarios. Aunque agosto suele ser un mes duro para el mercado laboral por el final de la campaña turística, las malas sensaciones sobre lo que depara la actividad han terminado por apuntalar una sangría de contratos que tuvo su punto álgido el pasado 31 de agosto cuando se llegaron a perder casi 270.000 empleos en un solo día. El resultado: España sí cayó por debajo de los 20 millones de cotizantes al cierre del mes de agosto situándose en un total de 19.865.756 afiliados.

Así, muchos de los contratos que se podrían haber alargado más allá de este mes ante una expectativa de dilatación de la temporada estival se han visto truncados por las previsiones poco halagüeñas para la totalidad de los sectores. En este sentido, si observamos la afiliación diaria a la Seguridad Social del mes de agosto se aprecia como el ritmo de destrucción de empleo se mantiene prácticamente constante ya desde los primeros días: el día 1 se perdieron 56.589 empleos, el día 2 otros 34.582 y otros 10.626 en el tercer día del mes.

02/09/2022

Así, muchos de los contratos que se podrían haber alargado más allá de este mes ante una expectativa de dilatación de la temporada estival se han visto truncados por las previsiones poco halagüeñas para la totalidad de los sectores. En este sentido, si observamos la afiliación diaria a la Seguridad Social del mes de agosto se aprecia como el ritmo de destrucción de empleo se mantiene prácticamente constante ya desde los primeros días: el día 1 se perdieron 56.589 empleos, el día 2 otros 34.582 y otros 10.626 en el tercer día del mes.

OTICIAS RELACIONADAS

El flujo del saldo diario de cotizantes, más allá, resulta preocupante y da cuenta de una fatiga del mercado laboral que venía dando más alegrías de las esperadas al Gobierno y que descontaba los días para corregir la fuerte senda de creación desde que se dejasen atrás los peores meses de la pandemia. De hecho, entre el último día de julio y el 31 de agosto se perdieron 409.429 empleos, más de la mitad de ellos en la última jornada del octavo mes del año.

El análisis diario, de hecho, ahonda en el diagnóstico de la parálisis que se han instalado en las semanas del verano con mayor afluencia turística, tanto para el visitante extranjero como para el nacional. Así, mientras que el 20 de junio se alcanzó en España el pico de afiliados de entre los meses de verano contabilizando 20.450.472 cotizantes, al cierre de agosto los 19.865.756 afiliados suponen 584.706 empleos destruidos en dos meses y una semana.

Tal y como señalan los expertos de Adecco la fotografía que arroja el mercado laboral no hace más que ensombrecer las previsiones para la economía general de aquí a final de año. De entrada, septiembre se advierte como un mes clave para comprobar la capacidad de recuperación de puestos de trabajo tras perderse el acicate del turismo para las contrataciones. «Lo más habitual es que en septiembre haya un incremento muy pequeño de la afiliación con relación al mes anterior. De ahí que la subida interanual podría moderarse más, hasta el 3,3%, con 20,17 millones de ocupados. El paro, que tiende a subir ligeramente en septiembre con relación a agosto, sumaría a 2,93 millones de personas (-9,8% interanual)», señala el director de Adecco Group Institute, Javier Blasco.

En este sentido, cabe recordar que más allá del comportamiento diario que refleja la alta volatilidad de las contrataciones a lo largo de un mismo mes, tampoco la cifra general de 190.000 afiliados medios perdidos en agosto deja un buen poso. Supone una pérdida de más de 6.000 puestos de trabajo diarios. Y a lo que hay que sumar el incremento de 40.000 parados en las listas del SEPE.

Malas cifras y mala expectativa

Así, el resultado general de las cifras de empleo y paro publicadas este viernes por el los ministerios de Trabajo y Seguridad Social refleja sobre todo una fuerte erosión en la confianza de los empresarios y la anticipación de tomas de decisión relacionadas con el empleo en clave de crisis, que abona una inflación desbocada por tercer mes consecutivo por encima del 10% y la incertidumbre sobre el impacto en las economías occidentales de la invasión rusa en Ucrania.

«Desde una visión más global, los indicadores económicos ya reflejan cómo la escalada de la inflación hasta niveles de dos dígitos está impactando de forma significativa en el bolsillo de los ciudadanos y en la actividad de las empresas», señaló en un comunicado la CEOE tras hacerse públicos los datos de empleo. Desde la organización recuerdan que en abril se alcanzó una tasa interanual de creación de empleo del 5,1%, mientras que en agosto dicha tasa se sitúa en el 3,5%.

Aseguran los empresarios que el incremento de la inflación, el encarecimiento de la energía y las materias primas, los cuellos de botella que impiden el normal desarrollo de la actividad productiva y la enorme incertidumbre en el contexto internacional «van a frenar el dinamismo económico y del empleo en la última parte de este año».

Cepyme cree que la incertidumbre de cara a los próximos meses es máxima y puede tener un impacto negativo en el mercado laboral, si no se tiene en cuenta suficientemente la situación de las empresas y se adoptan medidas que, lejos de contribuir a corregir esta situación, la agraven.

  • Además, la patronal subraya que el fuerte encarecimiento de los precios energéticos y de algunas materias primas hace «inviable» la actividad de un número creciente de empresas, en especial de la industria, sector que concentra a la mayoría de las compañías que más energía consumen. «Las empresas están cada vez más expuestas a los precios disparados de la energía, que afecta a prácticamente todos los sectores, por lo que cabe esperar un deterioro importante de sus cifras de actividad en los próximos meses», alerta la patronal de las pymes.

FTE: ABC

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s