Trump no descarta volver en 2024 | “Los he derrotado dos veces, y tal vez decida derrotarlos una tercera vez”, dijo en un discurso en el que afirmó que tampoco tiene pensado crear un nuevo partido Donald Trump, este domingo

  Donald Trump se lanza la reconquista del Partido Republicano. Es oficial: Donald Trump no descarta volver a presentarse a la Presidencia de Estados Unidos en 2024, pero no va a crear un nuevo partido político.

Así lo ha declarado el ex presidente en su primera comparecencia pública tras dejar la Casa Blanca el 20 de enero. Trump ha hablado en la reunión anual del Comité de Acción Política Conservadora (CPAC, según sus siglas en inglés) de EEUU. En su discurso, Trump ha vuelto a repetir que él ganó las elecciones de noviembre.

La idea de que hubo fraude electoral ha sido repetida en varias ocasiones en la reunión de CPAC. El discurso ha sido el regreso de Trump a los ruedos de la política de Estados Unidos. Lo ha hecho con su habitual tono, en un discurso que empezó 50 minutos tarde y en el que se repitió en buena medida la escenografía de la campaña. El ex presidente entró en el escenario precedido por los himnos de su movimiento – ‘Macho Man’, de Village People; ‘Gloria’, de Laura Branigan, aunque en España la popularizó Umberto Tozzi; y ‘Proud to Be an American’, de Lee Greenwood – y lanzó una larga alocución que dedicó en gran medida a atacar a la inmigración ilegal de Centroamérica que, según él, su sucesor Joe Biden está promoviendo.

Fue un discurso muy en la línea de Trump aunque, acaso por falta de entrenamiento, el ex presidente demostró menos ‘punch’ de lo habitual. Lo más significativo llegó con sus planes de futuro. Por un lado, con la idea de no lanzar un nuevo partido. “No voy a empezar un partido nuevo. Tenemos el Partido Republicano”, dijo. Eso indica que el ex presidente quiere transformar a esa formación política en “el partido de Donald Trump”, como lo ha definido la congresista ‘trumpista’ Marjorie Taylor-Greene.

Nada menos que el 70% de los republicanos de a pie se irían o considerarían irse con Trump si éste formara un nuevo partido, pese a que eso significaría, debido al sistema electoral estadounidense, la garantía de una presidencia demócrata por los siglos de los siglos. La declaración de Trump deja claro que la guerra civil entre los líderes del partido -en buena medida fríos, cuando no hostiles a Trump – y sus bases – totalmente del lado del ex mandatario – no ha hecho más que empezar.

Hasta la fecha, los intentos del liderazgo republicano de eliminar a Trump del horizonte político se han estrellado contra el tremendo respaldo que tiene entre la base de esa formación.


Esta semana, tanto el ‘establishment’ como el sector ‘anti-Trump’ del partido se ha rendido con armas y bagajes al ex presidente. En especial, el ‘establishment’, con las declaraciones del líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de que, si Trump es el candidato republicano a la Presidencia en 2024, le respaldará “totalmente”.

La siguiente parte llegó con sus planes para 2024. “Los he derrotado dos veces, y tal vez decida derrotarlos una tercera vez”, dijo Trump. Con esa afirmación, el ex presidente deja abierta la puerta a una nueva candidatura en las próximas elecciones presidenciales, cuando tendrá 78 años.

Porque, a día de hoy, si el ex presidente lanzara un nuevo asalto para ser el candidato republicano al Despacho Oval, tendría éxito con casi total seguridad. Así lo reconoció el jueves uno de los líderes más prominentes del ala ‘anti-Trump’ republicana, el ex candidato a la presidencia en 2012, Mitt Romney, cuando dijo que “no sé si [Trump] entrará en la carrera para 2024. Pero, si lo hace, estoy bastante seguro de que logrará la nominación“. Eso, viniendo del único senador republicano que votó a favor de la condena de Trump en los dos ‘impeachment’ a los que éste fue sometido, en 2020 y 2021, es un veredicto inapelable sobre la potencia política de Donald Trump.

Que es una potencia política queda de manifiesto en un elemento decorativo de la reunión de CPAC de este año: una estatua, tamaño natural, de Trump, en acero inoxidable cubierta de purpurina, lo que le da un toque broncíneo, y con una varita mágica en la mano izquierda y la primera página de la Constitución en la derecha. La figura es una caricatura, y tiene todos los toques del movimiento impulsado por Trump: nacionalista pero humorista; ‘kitsch’ pero sincera.

El sábado, la web ‘Politico’ desveló que la escultura ha sido fabricada en México e importada de ese país. Eso, viniendo del presidente que dijo que iba a reconstruir, precisamente, la industria de EEUU y que iba a acabar con el “abuso” comercial de México y otros socios comerciales la hace, si cabe, más trumpista aún.

https://www.elmundo.es/internacional/2021/03/01/603c2745fdddff6d528b45b8.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s