TRAS FRANCIA, ALEMANIA Y BÉLGICA, INGLATERRA Y PORTUGAL SE CONFINAN: PRONTO CAERÁ ESPAÑA TAMBIÉN, EN MUCHO PEOR SITUACIÓN QUE LOS ANTERIORES. Es cuestión de días – Boris Johnson anuncia el confinamiento de Inglaterra durante las próximas cuatro semanas | Ya es oficial, el segundo cierre total de la sociedad inglesa se alargará desde este jueves hasta el próximo 2 de diciembre / Los asesores de Johnson le habían dicho al primer ministro que la situación estaba mucho peor de lo que habían podido imaginar y que, si no tomaba una decisión drástica cuanto antes, 85.000 personas podrían perder la vida estas navidades / “Tenemos que ser humildes a la hora de hacer frente a la naturaleza. Por desgracia, y como estamos viendo en gran parte de Europa, el virus se está propagando incluso más rápido que en el peor de los escenarios que habían previsto nuestros asesores científicos. Sus predicciones sugieren ahora que, a menos que actuemos ya, podríamos ver muchas más muertes en este país, al ritmo de varios miles al día, un pico de mortalidad que, por desgracia, superaría incluso el de abril”, constataba Johnson /Portugal anuncia un nuevo confinamiento parcial a partir de este miércoles que afectará al 70% de la población

La lista de países que vuelven a ordenar el confinamiento de su población ante el avance de la segunda ola de la pandemia se acrecienta en Europa. A los anuncios de Francia y Alemania el miércoles y de Bélgica el viernes, se unieron ayer Reino Unido, Grecia y Portugal.

  Francia y Alemania se enfrentan a un nuevo confinamiento domiciliario Segunda ola. Las medidas para contener los contagios retrasan el plan para volver a recibir turistas internacionales.


A su pesar, y por mucho que ha intentado salvaguardar la economía apostando por los confinamientos locales, Boris Johnson ha tenido que tomar una decisión que lleva meses diciendo que quería evitar a toda costa. Inglaterra, y, de forma inminente, el resto del Reino Unido, regresará al confinamiento duro de marzo a partir de la semana que viene, aunque, en esta ocasión, los centros educativos, desde guarderías hasta universidades, seguirán abiertos.

El cierre total para la sociedad inglesa, que verá cómo vuelve a bajar la persiana de su actividad y vida social, empezará este mismo jueves y no volverá a reabrir hasta, como pronto, el próximo 2 de diciembre. Así lo afirmaban todos los medios ingleses en base a una filtración gubernamental que obligó al premier a adelantar el anuncio, previsto en un primer momento para el lunes.

Todo ello a pesar de que, como advierten los asesores médicos de Johnson, dar la noticia con tanta antelación pueda provocar una histeria colectiva que de lugar a unos días de desenfreno.

Esos mismos asesores, además, son los que le habían dicho al primer ministro que la situación estaba mucho peor de lo que habían podido imaginar y que, si no tomaba una decisión drástica cuanto antes, 85.000 personas podrían perder la vida estas navidades.


“Tenemos que ser humildes a la hora de hacer frente a la naturaleza. Por desgracia, y como estamos viendo en gran parte de Europa, el virus se está propagando incluso más rápido que en el peor de los escenarios que habían previsto nuestros asesores científicos. Sus predicciones sugieren ahora que, a menos que actuemos ya, podríamos ver muchas más muertes en este país, al ritmo de varios miles al día, un pico de mortalidad que, por desgracia, superaría incluso el de abril”, constataba Johnson.


Ahora mismo, y según cálculos de la Oficina Nacional de Estadística, más de 50.000 personas contraen cada día al coronavirus en Inglaterra, y, si no se actúa ya, en apenas unas semanas se estima que puedan volver a fallecer 500 personas cada 24 horas víctimas de la pandemia.

“Si no hacemos algo estos números solo van a aumentar cada vez más y a superar incluso el pico que registramos en primavera. De hecho, ya tenemos algunos hospitales con una mayor ocupación por pacientes de Covid de lo que teníamos entonces”, asegura Chris Whitty, asesor médico jefe del Gobierno, que señala que esa saturación de las plazas hospitalarias podría producirse el próximo 20 de noviembre.

“Soy optimista, tenemos mejores terapias, medicinas, pruebas… Lo vamos a superar, pero tenemos que actuar ya. Lo que os quiero decir es lo mismo que decía en marzo, que nos quedemos en casa, cuidemos del Sistema Nacional de Salud y salvemos vidas”, explicaba el líder conservador en rueda de prensa. “Este año las navidades van a ser diferentes… seguramente muy diferentes, pero espero y deseo que, gracias a decisiones como ésta, seamos capaces de permitir a las familias juntarse para entonces”.

Asumido ya que el confinamiento total era la única forma de contener el avance de la pandemia, el diario The Times apunta a que Boris Johnson y su canciller de la Hacienda, Rishi Sunak, se pasarán el resto del fin de semana intentando encontrar la fórmula para proteger al máximo posible la economía.

Tras los preocupantes datos del paro, y con la merma del apoyo gubernamental a los salarios previamente anunciada, precisamente, para este noviembre, echar el freno de mano a la actividad durante cuatro semanas puede terminar de rematar a un país que en apenas 60 días deberá enfrentarse también al Brexit.

Es por eso que el premier ha anunciado durante la tarde que ampliarán el sistema de apoyo a los ERTEs también durante el mes de noviembre y mientras dure este segundo confinamiento total, un balón de oxígeno para unas empresas que, en cualquier caso, van a tener muy complicado recuperarse de este nuevo golpe, pues todos los establecimientos no esenciales deberán cerrar.

“A diferencia de lo que tuvimos durante el primer confinamiento, donde se consiguió proteger a grandes sectores de la sociedad, el coronavirus campa ahora mismo a sus anchas en todos los grupos de edad”, aseguraba en la BBC Calum Semple, miembro del Consejo de Asesoría Científica para Emergencias (SAGE) del Gobierno.

El problema, tal y como le van a afear a Johnson tanto desde el sector científico como desde la oposición, es que desde al menos el pasado 8 de octubre ya se le estaba pidiendo al Gobierno que decretase un confinamiento total durante 15 días que sirviese como cortafuegos y que diese un respiro a la situación epidemiológica. Un modelo que sí que han seguido, por ejemplo, Irlanda del Norte y Gales, aunque durante más tiempo. Tras rechazarlo en reiteradas ocasiones, el premier ya no tiene esa opción, pues sus propios asesores dicen que ya no serviría para bajar las ratios de infección por debajo de 1.

PORTUGAL

Portugal estará sujeto a partir de este miércoles a un nuevo confinamiento parcial, que afectará a alrededor del 70% de su población, para frenar la epidemia de coronavirus. Así lo ha anunciado este sábado por la noche el primer ministro Antonio Costa. “Ha llegado el momento en que es necesario tomar medidas más restrictivas para controlar esta pandemia”, declaró el jefe del gobierno socialista tras un consejo extraordinario de ministros dedicado a la crisis sanitaria.

La medida fue decidida este sábado en un consejo de ministro extraordinario. Afectará a los “concejos con más de 240 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días”. Situación en la que se encuentran actualmente 121 localidad portuguesas, incluidas Lisboa y Oporto con 7,1 millones de habitantes. En total, las zonas afectadas albergan alrededor del 70% de la población portuguesa, unos diez millones.

https://www.elmundo.es/internacional/2020/10/31/5f9d6c19fdddff4a938b4633.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s