La realidad de la pandemia en las funerarias: “Hay muchos más muertos de los que dicen” | El sector funerario está convencido de que la mortandad por el coronavirus acabará superando, en mucho, lo que reflejan las estadísticas oficiales del Gobierno / «Esto es mucho más grande de lo que están diciendo. La magnitud de lo que está sucediendo es mucho mayor a lo que antes se decía sin tener en cuenta las muertes fuera del hospital, y sigue siendo superior a lo que están diciendo ahora» / Gran aumento de la mortalidad en España, no sólo por los fallecidos que causa directamente el virus, sino por otras muchas muertes indirectas generadas por la crisis sanitaria. «Están los que mueren por Covid-19, por causas vinculadas al Covid y luego los que mueren por no haber podido ir a un hospital por estar colapsado, o los que no se atreven a ir con síntomas de infarto y acaban muriendo en casa. Hay una serie de muertes colaterales a esta crisis del Covid que hace que la mortalidad sea mucho más elevada»

Datos. Las autonomías suman más de 11.300 muertos en residencias de mayores. «Esto es mucho más grande de lo que están diciendo. La magnitud de lo que está sucediendo es mucho mayor a lo que antes se decía sin tener en cuenta las muertes fuera del hospital, y sigue siendo superior a lo que están diciendo ahora». El sector funerario no alberga dudas: la mortandad provocada por la crisis sanitaria acabará superando, en mucho, lo que reflejan las estadísticas oficiales del Gobierno, incluso tras la corrección realizada para incorporar fallecimientos en geriátricos y domicilios.

Habla con meridiana claridad Fernando Sánchez, director de comunicación del Grupo Mémora, el principal operador funerario de la Península Ibérica, con 140 tanatorios en España y Portugal. «En Barcelona hemos multiplicado por cinco el número de defunciones. De 40 de media hemos pasado a días de más de 200. Eso sigue sin cuadrar con las cifras que ahora se están dando. Todavía estamos lejos de la realidad», prosigue el portavoz de Mémora, quien, además, subraya cómo el coronavirus está teniendo una «incidencia global» en el aumento de la mortalidad en España, no sólo por los fallecidos que causa directamente el virus, sino por otras muchas muertes indirectas generadas por la crisis sanitaria. «Están los que mueren por Covid-19, por causas vinculadas al Covid y luego los que mueren por no haber podido ir a un hospital por estar colapsado, o los que no se atreven a ir con síntomas de infarto y acaban muriendo en casa. Hay una serie de muertes colaterales a esta crisis del Covid que hace que la mortalidad sea mucho más elevada», certifica Sánchez tras comprobar de primera mano la evolución de la pandemia en su amplia red de tanatorios.

Coincide en su diagnóstico Josep Maria Mons, presidente de la Asociación de Empresas de Servicios Funerarios de Cataluña (Asfuncat), la comunidad autónoma que el pasado jueves hizo aflorar en sólo 24 horas más de 3.000 nuevos fallecidos tras incorporar a su cómputo los datos aportados por las funerarias desde el pasado 1 de abril. Una fórmula que también está empleando la Comunidad de Madrid, que aseguró haber notificado hasta 3.000 muertos en geriátricos a Sanidad sin que se hubieran incorporado a la estadística del Ministerio.

«Nos sorprendía mucho el número de defunciones oficiales cuando estábamos viendo un aumento de trabajo mucho más considerable de lo que se estaba transmitiendo. Veíamos que los datos que se estaban dando distaban mucho de la realidad. En los geriátricos y los domicilios se estaban produciendo muchas muertes. La fotografía de ahora es más real», sostiene Mons.

«Y hay un retraso en la información. Yo sigo viendo cada noche las cifras del Departamento de Salud de la Generalitat y me siguen sin cuadrar», insiste el portavoz de Mémora en conversación con EL MUNDO.

Pese a su evidente aportación a la hora de dar publicidad a fallecimientos que el Gobierno no estaba admitiendo, las funerarias consideran que la Administración cuenta con herramientas propias para contabilizar los fallecidos sin tener que trasladar esa responsabilidad a los tanatorios. «Nos resulta altamente sorprendente que tengamos que ser la fuente de información oficial del número de fallecidos», confiesa Sánchez, que tilda la decisión de Cataluña o de la Comunidad de Madrid de «surrealista» y se pregunta por qué no se acude a los Registros Civiles para conocer el número real de fallecidos, ya que todo certificado de defunción tiene que estar en su poder y, por tanto, en manos de la Administración.

«El rigor de nuestros datos es limitado. Somos funerarios, no médicos, y transcribimos lo que ponen los médicos en el certificado de defunción. Enviamos los positivos y los sospechosos a la Generalitat, que es quien hace la criba», cuenta el presidente de Asfuncat. «Algunos partes te indican ‘Covid’; otros ‘Posible Covid’; y otros, patologías compatibles, como neumonía o disnea», pero nosotros sólo podemos reflejar lo que pone literalmente, completa el portavoz de Mémora. De ahí que la estadística de la Generalitat incluya 521 muertes «no clasificables por falta de información».

https://www.elmundo.es/cataluna/2020/04/25/5e9f2a9421efa0e50d8b45de.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s