Juan Martínez,portavoz de Salud Pública de la Organización Médica Colegial (OMC): “Habría que haber hecho una contención más agresiva” | Salud

Miércoles, 11 marzo 2020 –

El portavoz de Salud Pública de la Organización Médica Colegial (OMC) se muestra crítico con las medidas adoptadas ahora por el Gobierno y apuesta por elevar las restricciones “para ir por delante de la epidemia”.

Juan Martínez, especialista de Salud Pública de la OMC.

Última hora. Sánchez promete ayudas a familias y empresas y pide a la UE que le permita endeudarse

Covid-19.

Ante el impacto de las medidas tomadas hace dos días por el Gobierno tras el repunte de casos, cabe preguntar a la profesión médica si va en tiempo y hora. Desde la Organización Medica Colegial (OMC), Juan Martínez Hernández, experto en Salud Pública e investigación clínica, se muestra tajante y opina que “habría que haber hecho una contención más agresiva”. Esto responde a que una serie de decisiones que ahora se toman llegan un poco tarde y “si no se limita más la movilidad de la gente la transmisión intensa mantenida que vemos ahora localizada en dos focos (Comunidad de Madrid, Vitoria, Labastida y La Rioja), podrá convertirse en el escenario de todo el país en unas semanas”.

Justifica el cierre de colegios, la suspensión de eventos de ocio, culturales y similares, pero va más allá y se muestra favorable a que no se limite sólo a los actuales focos de contagio local, sino que se extrapolaran al resto del territorio, porque sino “en una semana estará todo el país en esa misma situación”. Por eso, invita a una toma de decisiones proactivas antes de que sólo sean útiles las paliativas, porque se ha borrado cualquier posibilidad de un escenario de contención, como ha ocurrido en Italia. “Allí ya están completamente concienciados del cariz que ha tomado la situación”

Si esto es así, cabe reflexionar: ¿en qué momento se perdió el control? La respuesta es sencilla: “al principio en el escenario de control”. Aquí la consigna, cuenta Martínez, “a diferencia de otros países como Francia o Alemania, era poner en cuarentena domiciliaria a los positivos y dejar hacer vida normal a los contactos estrechos de éstos. Aquí perdimos casos que se pudieron convertir en contagios en otros puntos”. En este sentido, subraya que nuestros vecinos germanos han sido más estrictos: “En Alemania, los positivos se hospitalizaban, aunque nos fueran graves y los contactos estrechos se mantenían en el domicilio aislados. Así se evitan nuevas transmisiones”. O sea, que las medidas de las cuarentenas y los aislamientos, a pesar de la radicalidad de las mismas, “debieron haber sido todas obligatorias”, subraya y añade que “a veces dosificar las medidas es un acto pedagógico, pero son decisiones necesarias para evitar escenarios más negativos”.

Con esto el portavoz de la OMC intenta agrupar todas las acciones que deberían tomarse en la actualidad, “para evitar que estas localidades en las que hay transmisión significativa se conviertan en foco de nuevos contagios en las próximas semanas, pero no sólo a nivel nacional, sino también en Latinoamérica”. Cabe recordar que el primer caso de Ecuador, que ha desencadenado otros nuevos, fue importado por España. Aquí, uno piensa inmediatamente en Italia y no de forma positiva tras el “cerrojazo” que ha sufrido el país recientemente. “Esta medida les va a servir para que en un plazo de una semana puedan ver reducida la cifra de contagios”.

Mirando al futuro, Martínez lo tiene claro: “Si queremos dar un paso por delante de la epidemia hay que ser más restrictivos con la movilidad”, en una clara alusión a los eventos sociales que tenemos por delante Fallas, Semana Santa… Porque, desde su perspectiva hasta ahora ha habido un exceso de tranquilidad, “porque esta falsa sensación se ha basado en ‘esto es como una gripe’. Y no, no lo es. Por un lado, la gripe no es una enfermedad benigna, sino un problema de Salud Pública, que sufre el sistema de forma estacional. Y el coronavirus desarrolla una enfermedad que ataca a la población más vulnerable, de la que nos e conoce tanto como se cree porque es nueva”.

Con todo, el portavoz de Salud Pública de la OMC, quiere señalar que “me gustaría elogiar que el Ministerio haya conseguido cambiar la incapacidad por cuarentena a contingencia profesional, pero aun queda considerar la infección como accidente de trabajo en el personal sanitario y celadores”.

Finalmente, no duda en señalar que también se han tomado tarde las medidas que atañen a los recursos necesarios, tanto profesionales como materiales. “Vamos tarde para la compra de material, que tendría que haberse hecho hace mes y medio cuando todo esto empezó. Pero lo mismo con la contratación del personal de refuerzo. Está bien que se haga, pero no rápido y mal como ahora”, lamenta Martínez.

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2020/03/11/5e67fc88fdddfff8168b464a.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s