SÁNCHEZ DESTROZA DEFINITIVAMENTE AL PSOE (VIII) Tensión en el PSOE: los críticos exigen que el día 23 los afiliados voten también sobre ERC /Piden que la consulta a los 185.000 militantes no sea solo sobre el preacuerdo con Podemos sino que digan si están dispuestos a pagar precio al independentismo por la investidura de Pedro Sánchez / ‌Sánchez “ha tocado techo”, piensan muchos en el PSOE

Los críticos del PSOE no están dispuestos a que la consulta a los militantes el sábado 23 de noviembre sirva solo para “ratificar” el preacuerdo de investidura con Podemos, como dice Pedro Sánchez en la carta que ha remitido a los 185.000 afiliados pidiendo su sí. Creen que es una “trampa” porque el pacto no sale sin la abstención de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC).

Exdirigentes como el ex presidente extremeño Juan Carlos Rodríguez Ibarra, junto a cuadros y militantes de base de País Vasco, Andalucía, Castilla-La Mancha o Aragón, exigen a la Ejecutiva Federal que la pregunta literal que va a aprobar este lunes 18 incluya una “mención expresa” a la abstención de los independentistas catalanes y obligue así a todos los afiliados a pronunciarse, aseguran fuentes socialistas a Vozpópuli.

“Porque en aprobar esos tres folios que han firmado el presidente y Pablo Iglesias vamos a estar de acuerdo el 90%. De hecho ya hemos gobernado y gobernamos con Podemos en autonomías y ayuntamientos. La clave es otra. Se trata de saber si este partido está dispuesto a pagar precio al independentismo solo para que Sánchez siga en La Moncloa”, asegura a este periódico uno de los consultados.

No les gusta nada el cariz que están tomando los acontecimientos. Creen que la carta de ERC a JxCat para reclamar “unidad de acción” independentista en la investidura mete al PSOE en una dinámica peligrosa cuando todavía no había digerido el enésimo cambio de postura del secretario general.

Sánchez “ha tocado techo”

Con matices, desde Felipe González hasta Ibarra, pasando por los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no son pocos los dirigentes socialistas que ven con mucha preocupación “dejar la gobernabilidad” en manos de un Oriol Junqueras encarcelado; y proponen que si finalmente los republicanos no apoyan la investidura el PSOE dé un giro e intente la abstención patriótica de Pablo Casado.

Y llegados a ese punto, alguno de ellos no descarta que Pedro Sánchez tenga que echarse a un lado y dejar paso a otro candidato socialista con tal de no llevar al país a terceras elecciones.

“Cualquier cosa antes que eso, porque nos metería de lleno en una crisis constitucional de consecuencias imprevisibles para España”, sostiene una de las fuentes consultadas.

La situación de hoy no es la de 2016, dicen. Entonces la gestora socialista que echó a Sánchez, y de la cual muchos formaron parte, lo hizo para facilitar la investidura de un Mariano Rajoy que había logrado 123 escaños en diciembre de 2015 y subido a 137 en las elecciones del 26 de junio, seis meses más tarde. En cambio, su sucesor en La Moncloa ha perdido este 10-N tres diputados y 750.000 votos, recalcan. “Ha tocado techo”, sostiene un ex dirigente.

El PSC y La Moncloa sabían que ERC haría ‘teatro’ pero la carta al partido de Torra y Puigdemont, que están en el no a la investidura, ha desatado todas las alarmas

El PSOE acudió a la primera reunión entre Gabriel Rufián y Adriana Lastra, este jueves, con la idea de que los republicanos no anunciarían su apoyo a las primeras de cambio. Desde el PSC se vaticinó a este periódico: “habrá teatro”.

De hecho, en la nota hecha pública a su término los republicanos insistían en su no a la investidura pero al mismo tiempo se declaraban dispuestos a cambiarla por una abstención si Sánchez accede a una “mesa de negociación”. A eso se agarran en Ferraz y en La Moncloa para no dar por muerta la negociación y eso precisamente, que se hable de la unidad de España, es lo que preocupa a los críticos por más que el punto 9 del citado preacuerdo cierre la puerta al derecho de autodeterminación.

De momento, el debate interno está transcurriendo de forma propicia para los intereses de Sánchez. De los barones con mando en plaza, el más activo está siendo el castellano-manchego, García-Page.

Una de las cosas que más llama la atención de los críticos es la rapidez que se dio Pedro Sánchez para firmar el preacuerdo con Pablo Iglesias. Buena parte de ellos cree que en esa decisión tuvo que ver bastante el pronunciamiento tan rotundo del PP en la misma noche electoral del 10-N.

Su secretario general, Teodoro García Egea, salía a las 20.30, cuando todavía no había empezado el escrutinio, a señalar que si el presidente perdía un escaño, el PSOE tenía que “reflexionar” sobre un cambio de candidato si realmente está buscando el apoyo del PP. Es decir, que al líder socialista solo le quedaría la bala de ERC a poco que el PP presione al PSOE con otro candidato en una negociación in extremis para evitar las temidas terceras elecciones.

Por otro lado, el PP presiona a los barones socialistas para que Sánchez rompa con Podemos.

Varios dirigentes del PP se han pronunciado a favor de una gran coalición entre su formación y el PSOE, pero opinan que antes se debe romper el pacto alcanzado con los de Pablo Iglesias

El PP ha instado este domingo a los barones territoriales socialistas Javier Lambán, Emiliano García Page y Guillermo Fernández Vara a que fuercen al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a romper su acuerdo de gobierno con Podemos y que “necesariamente” ha de contar con el apoyo de ERC.

Es un primer paso para llegar a una gran coalición entre los partidos del bipartidismo, pero antes consideran que el partido que ostenta el Gobierno en funciones tiene que romper el pacto al que ha llegado (y que debe ser refrendado internamente por la militancia) con Unidas Podemos.

Apelamos al PSOE, no a Sánchez, sino a ese PSOE sensato que ya hace más de dos años rechazó un acuerdo como el que ahora nos quiere vender Sánchez como imprescindible”, ha señalado el vicresecretario de Participación del PP, Jaime de Olano, en una rueda de prensa en Lugo.

De Olano ha llamado a los socialistas que entonces aplaudieron que Sánchez rompiese con Podemos y que impidieron que pactara “aspectos muy lesivos para la unidad de España” con los separatistas catalanes Quim Torra, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

Para el dirigente popular, lo peor del acuerdo para un gobierno de “sanchistas y populistas” es que Sánchez ha ocultado en su carta a la militancia que está negociando con ERC y que ese gobierno ha de pasar “necesariamente” por un acuerdo con los republicanos catalanes.

La misiva del secretario general del PSOE a las bases está llena de “falsedades”, según De Olano, para quien Sánchez ha protagonizado con este pacto “el mayor ejercicio de travestismo político que se recuerda en la política española”.

Feijóo, en la misma línea
Las palabras de Olano no han llegado solas este domingo. En el mismo plano político se ha pronunciado el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que considera que “el PSOE debe parar esta coalición (entre ese partido y Unidas Podemos) y decirle a Sánchez que llame a Casado”.

En una entrevista que este domingo publica el diario ABC, el dirigente popular dice que hace “un llamamiento responsable. Esto no es un cambio de gobierno, es un cambio de modelo. El PSOE y Podemos no tienen legitimidad para cambiar el modelo: primero porque no tienen mayoría absoluta, y porque aun teniéndola no se podría cambiar el modelo”.

“No lo hicieron Felipe González, Aznar, ni Rajoy. Es un cambio de modelo institucional, económico, social y territorial. Yo entiendo que el Partido Socialista tiene que parar esta coalición y decirle a Sánchez que descuelgue el teléfono y que llame al presidente Casado. Le corresponde a Sánchez gestionar la lista más votada, con casi 800.000 votos menos, pero la lista más votada”, agrega el presidente gallego.

“Podemos es sinónimo de paro”
Ha relatado que ha pasado de decir que no podría dormir con Iglesias en el Gobierno, que Podemos es sinónimo de paro y ruina y que nunca pactaría con ellos a intentar convencer de que son imprescindibles, que tienen soluciones a las crisis económica y que es recomendable que la mitad de los ministros sean de Podemos.

“La palabra de Sánchez no vale absolutamente nada”, ha concluido y se ha preguntado cómo va a pedir a la UE que se respeten las decisiones de España y que se oponga al independentismo catalán, cuando el “el vicepresidente que quiere Sánchez afirma que se trata de presos políticos y no de políticos presos por haber vulnerado la ley”.

https://www.vozpopuli.com/politica/psoe-criticos-afiliados-voten-erc_0_1300671030.html