Servicios profesionales a domicilio: la mejor opción para el cuidado de nuestros mayores

En otros casos, debido sobre todo a limitaciones económicas, las asistencias a mayores la realiza sobre todo lo que se conoce como un cuidador informal, es decir, una persona de la familia no profesional. Precisamente por esta última circunstancia los cuidadores que no se dedican a esta tarea profesionalmente corren grave riesgo de que la situación les supere y de que su propia salud se ve afectada debido al gran estrés emocional y físico que supone las tareas de cuidado de mayores dependientes.

Según estudios realizados por el IMSERSO, son mayoría clara las cuidadoras mujeres de un poco más de 50 años, casadas, con estudios primarios y que se dedican a las tareas del hogar. En nuestra actual sociedad son las que desempeñan este rol de asistencia a mayores dependientes.

Se han detectado en este tipo de cuidadores tanto problemas psicológicos (ansiedad, depresión…) como psicosomáticos (palpitaciones, insomnio, dolor de cabeza…), e incluso el síndrome del cuidador quemado. El síndrome del cuidador quemado es el último estadio de los problemas que pueden afectar a las personas que cuidan a mayores y el más grave. Cuando se detecta es porque el desgaste de los cuidadores ya alcanza un nivel alto tanto física como psíquicamente.

Estos cuidadores no profesionales suelen sentirse sin vida propia debido a que todo su tiempo lo absorbe el mayor dependiente al que asisten. Muchos de ellos acaban desarrollando estrés crónico y enfermedades debido a la gran responsabilidad que ha recaído sobre sus hombros y a la relación emocional que tiene con la persona a la que cuidan, que suele ser un familiar anciano que vive en la casa.

En cambio los cuidadores profesionales están cualificados y han recibido la formación adecuada para no sufrir este tipo de consecuencias negativas.

El cuidado de mayores dependientes es una tarea realmente dura en muchas ocasiones que conlleva múltiples vertientes, las cuales varían dependiendo del grado de dependencia que sufra el anciano y también los problemas de salud mental o física que padezca. Consiste en auxiliar a la persona dependiente en el aseo personal y en las actividades de la vida diaria, hacer seguimiento de los medicamentos que tenga recetados, e incluso, en casos graves, tener que alimentarlos y mantener tareas de vigilancia durante las 24 horas del día, si por ejemplo las facultades mentales de las personas dependientes se hallan muy afectadas.

Al tratarse entonces de una labor realmente dura y que conlleva probables riesgos para la salud del cuidador es necesario plantearse desde el principio que una sola persona no puede dedicarse en exclusiva a cuidar al dependiente, sino que necesita delegar parte de las tareas en otros miembros de la familia o bien en cuidadores profesionales, de manera que obtenga su propio tiempo de descanso y mantenga también una cierta parcela de vida propia que le permita conservar su buena salud física, mental y emocional.

Por eso en los últimos años han proliferado los servicios de ayuda a domicilio para personas mayores que prestan profesionales bien formados y que contribuyen a aliviar el pesado peso que sufren las familias, cuando se ven en la necesidad de cuidar a uno de sus miembros más mayores y dependiente. En caso de que se requieran estos servicios ha de estudiarse con atención la relación calidad-precio y el nivel de servicio que prestan estos especialistas.

  • El cuidador no profesional necesita informarse bien de las necesidades de la persona de edad que va a atender, y además acordar el apoyo de otros familiares para que puedan relevarse unos a otros y no quede únicamente una persona a cargo del dependiente: así se evita el agotamiento del cuidador.
  • Y aparte de otros miembros de la familia también es importante que se cuente de antemano con especialistas médicos y sanitarios que puedan guiar al cuidador y colaborar en el cuidado del paciente.
  • Otra ayuda importante vendrá de los servicios profesionales de cuidadores. Es imprescindible valorar bien cuál es es aconsejable escoger. O sea, el que más convenga  por calidad y precio, para los momentos en que el cuidador no profesional no puede atender al paciente o necesite un descanso.
Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s