Ojo al paro, que está el PSOE – El Mundo

Rafael Hernando, fiel a su estilo conciliador, no perdió oportunidad para tachar de gafe a Pedro Sánchez tras la derrota de la selección femenina ante Japón en la final del mundial sub-20, a la que acudió el presidente. No sé si Sánchez lo es, pero ha tenido la mala suerte de que le tocara vivir desde La Moncloa el peor día del mercado laboral en la historia de Españael 31 de agosto, cuando se destruyeron más de 300.000 empleos. Le hubiera pasado lo mismo al PP, pero ha sido llegar el PSOE al poder y volver la preocupación por el desempleo. Ya dio un aviso la última EPA del segundo trimestre y los datos de paro registrado de julio y agosto lo han corroborado.

En un país que todavía tiene 3,2 millones de parados -3,5 millones según la EPA- el desempleo debería ser la principal preocupación del Gobierno. Y desgraciadamente, no parece que lo sea. La ministra de Economía, Nadia Calviño, al más puro estilo Solbes, dice que no pasa nada en la economía. La de Trabajo no es capaz de controlar su propio departamento y la de Hacienda se encuentra enfrascada en el trile de la fiscalidad, tratando de hacer encaje de bolillos entre el PSOE, Podemos y los demás socios del Gobierno para ver qué impuestos hay que subir o crear.

Cierto que los socialistas apenas llevan tres meses en el Gobierno y todavía no hay que pedirles resultados, pero lo que sí hay que exigirles es responsabilidad. A estas alturas nadie es capaz de predecir cómo va a ser la fiscalidad con el PSOE. ¿Será verdad lo del 15% de Sociedades? ¿Habrá impuesto a las transacciones financieras? ¿Y a las tecnológicas? ¿Se endurecerá la tributación de las sicavs? ¿Seguirán teniendo deducciones los planes de pensiones? Muchas dudas que afectan a quienes toman decisiones de inversión y arriesgan su capital en negocios que, no lo olvidemos, son los que crean empleo.

Estarán leyendo estas semanas artículos en los que se alerta de que los vientos de cola de la economía europea y mundial empiezan a amainar. Y a España esto le viene muy mal porque, a pesar de la recuperación en la etapa popular, Rajoy frenó en seco las reformas en su segunda legislatura y mantenemos los mismos riesgos de siempre, que se resumen en que tenemos que crecer mucho más que los demás para generar empleo neto.

Cualquiera con dos dedos de frente es consciente de que un Gobierno que tiene 84 diputados de 350 y necesita poner de acuerdo a por lo menos a otros cuatro partidos con intereses distintos tiene difícil afrontar una etapa de desaceleración como la que viene. El hecho es que en septiembre todavía no sabemos ni las líneas fuerza de los Presupuestos de 2019 y existe la probabilidad de que ni siquiera sean aprobados.

Hoy y mañana se reúnen en Bruselas los ministros de Economía de la UE y del euro. Italia es la principal preocupación, pero España vuelve a estar en el horizonte. Porque si los Gobiernos de Rajoy fueron incapaces de controlar el déficit público al ritmo que pedía la Comisión cuando crecíamos con fuerza, en Bruselas se preguntan qué hará para lograrlo un Ejecutivo en clara minoría parlamentaria y en una etapa de menor crecimiento. Volver a superar el 3% del PIB dispararía las alarmas. Lo recordó ayer el comisario Moscovici. Y por la tarde Sánchez se reunió con Pablo Iglesias…

ORIGEN: LEER NOTICIA COMPLETA EN EL MUNDO

 

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s