Sánchez se la juega en las grandes ciudades a la espera de definir candidatos / El PSOE no gana unas municipales desde 2003 y concentra su caída en las grandes ciudades / Desde su última victoria en unas municipales los socialistas se han dejado 2.385.445 votos, más de dos millones de votos por el camino – ABC

Pedro Sánchez expresa una total convicción de que el PSOE no sufre realmente el estancamiento descendente que predicen todos los sondeos. Con más ímpetu incluso rebate el argumento de que su partido está cediendo votantes por su derecha, en dirección a Ciudadanos.

La nave socialista ha establecido rumbo fijo hacia los comicios municipales del próximo año. Sánchez ya ha proclamado que su objetivo es ser la primera fuerza en esas elecciones. Visto los actuales sondeos, parecería imposible. Pero Ferraz considera algunas variables para argumentar ese optimismo. La primera es sacar a Cs de la competición por ser la primera fuerza. Se descuenta que competirán en las grandes ciudades, pero que en voto global, sus menores resultados en la España interior y el norte peninsular les restarán sufragios. Además de que en demarcaciones pequeñas puede incluso llegar a no presentar candidatura. Con ello, la disputa por ser la fuerza más votada será solo con un PP al que en Ferraz perciben en acelerado descenso. El reto significaría un importante cambio de tendencia, porque el PSOE no es la fuerza más votada en unas elecciones municipales desde el año 2003.

Esta semana, el PSOE buscaba insuflar ánimos en sus filas y trasladaba que maneja una encuesta interna en la que serían primera fuerza en las municipales con un 26% de los votos. Su propio sondeo limita mucho la capacidad de crecimiento del partido, ya que en 2015 el resultado fue de un 25%. La victoria que predicen los socialistas tendría más que ver con el demérito ajeno. El PP sería segundo cayendo del 27% de 2015 al 24%.

¿Qué significa ganar?

Eso sí, el PSOE podría ser la primera fuerza en voto global, pero tiene mucho más difícil ser el triunfador de la noche electoral, un título que corresponde al partido que consiga gobernar las ciudades más pobladas del país. En 2015 Podemos y sus confluencias estuvieron muy por detrás en voto global de los dos grandes partidos, pero lograron gobernar Madrid, Barcelona o las capitales gallegas.

A Sánchez le ocupa esa cuestión, más aún porque existe la sensación de que esos gobiernos municipales sufren mucho desgaste. Pero su primer objetivo es ser la primera fuerza en votos del país. Si no supera en votos a un PP en caída, sus perspectivas para llegar a Moncloa se complican. Y también su por ahora plácida situación al frente del partido. Para lograr su objetivo Sánchez necesita no solo limitar el auge de Cs y confiar en que el descenso del PP continúe, sino que precisa también dar la vuelta a la tendencia del PSOE, especialmente en las grandes ciudades del país, las más pobladas, y que por tanto mayor voto determinan.

El PSOE no gana unas municipales desde el año 2003, que fue también la última vez que en unas municipales recuperó voto respecto a la anterior convocatoria. Desde entonces el PSOE está en caída, y en las principales ciudades sus resultados están directamente por los suelos. En el año 2003 el PSOE obtuvo en las elecciones municipales 7.999.178 votos. En los últimos comicios de 2015 obtuvo 5.613.733 votos. Es decir, desde su última victoria en unas municipales los socialistas se han dejado 2.385.445 votos.

Si se toman las cinco ciudades más pobladas del país (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza) los socialistas han perdido en las principales capitales del país 719.221 votos. El 30,15% de los votos que el PSOE ha perdido en municipales desde 2003 se concentra en esas ciudades. De las diez ciudades más pobladas del país el PSOE no ganó las elecciones en 2015 en ninguna. La ciudad más grande en que los socialistas fueron primera fuerza hace cuatro años fue Vigo, decimocuarta en número de población. De las 10 ciudades más pobladas solo gobierna dos, Sevilla y Las Palmas de Gran Canaria. Además esta legislatura ha compartido la alcaldía de Palma de Mallorca con los soberanistas del MES.

Los procesos de elección de candidatos comenzarán a desarrollarse en el mes de junio, pero en muchas federaciones se retrasarán hasta el otoño. Ferraz acordó con las federaciones un calendario «flexible»en el que cada territorio pudiese plantear el mejor momento para elegir candidato.

Pero más allá de los plazos orgánicos, lo cierto es que en enclaves fundamentales no está nada claro quién va a ser el cabeza de cartel de los socialistas. El caso de Madrid es sin duda el más claro. Los socialistas viven un auténtico derrumbre de voto en la capital de España desde el año 2003. Desde entonces han perdido 375.862 votos. En Valencia la situación es parecida. En 2007 sí mejoró resultados respecto a 2003. Pero desde entonces se ha dejado más de 80.000 votos. En la tercera ciudad del país los socialistas gobiernan con Compromís y tendrán que cambiar de candidato. La nueva líder del partido en la ciudad, Sandra Gómez, ha dejado claras sus intenciones de ser la candidata en una contienda en la que Ciudadanos tiene una de sus mejores expectativas.

Pero al igual que en Madrid, Ferraz aspira a un candidato con más experiencia. Aunque la capacidad de la federal para interferir en territorio de Ximo Puig es limitada. Pero es en ese contexto en el que ha comenzado a circular el nombre del veterano dirigente Manolo Mata. Su figura podría lograr un amplio consenso. Apoyó a Pedro Sánchez en la campaña de primarias para volver a Ferraz, pero no dudó en estar al lado de Puig en las primarias autonómicas. Actualmente es el portavoz del PSPV en el parlamento autonómico y vicesecretario general del partido.

Zaragoza y Sevilla

En Zaragoza afrontan el reto de sustituir al histórico Carlos Pérez Anadón, en cargos públicos desde finales los 80 y portavoz del grupo socialista en el consistorio desde el año 2003. Precisamente desde ese año el PSOE ha perdido en la quinta ciudad del país 54.206 votos. El nombre que más suena para remontar esta situación es el de Pilar Alegría, ex secretaria de Organización de la federación aragonesa y uno de los rostros visibles de la candidatura de Susana Díaz en primarias. Tendría el respaldo de la dirección regional sin que Ferraz tenga esperanzas de presentar un candidato mejor. De las cinco principales ciudades la excepción es Sevilla. Fue de las pocas en las que el PSOE mejoró en 2015 respecto a 2011, aunque siguen lejos de sus mejores tiempos. El actual alcalde, Juan Espadas, tratará de revalidar la alcaldía.

LEER NOTICIA COMPLETA EN ABC

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s