Elecciones Catalanas – Los partidos constitucionalistas fían la victoria en las elecciones catalanas a que vote más del 82% / «Los independentistas siempre se movilizan, van a votar. Los que se han quedado en casa eran los nuestros, por miedo», sostienen desde un partido nacional. Los mensajes se centran en movilizar abstencionistas / «Hay que votar en masa porque ya no hay excusas para quedarse en casa, porque os aseguro que va a ir de un puñado de votos. Podemos ganar si vamos a votar», fue la petición de Arrimadas en el cierre de campaña. «Un solo voto puede hacer que ganemos al independentismo». Esta llamada también encierra otra clave: sumar el suficiente respaldo como para no tener que depender de los comunes, formación que las encuestas sitúan como llave de gobierno – El Mundo

El sofá, la silla de la oficina o la pereza son el enemigo que en los últimos días han combatido los llamados partidos constitucionalistas. Ciudadanos, PSC y PP explican que necesitan una gran movilización -en un día laborable como hoy- para apurar sus opciones de superar a los independentistas: sumar más votos y escaños y, en consecuencia, poder formar gobierno. En las direcciones de campaña consideran clave superar el 82% de participación, de hecho varios sondeos y desde los partidos hablan de que un 83% sería posible. Es el escenario óptimo que podría permitir desalojar a los secesionistas de la Generalitat. Esta masiva movilización, por ejemplo de un 83%, supone que acudan a las urnas 436.000 nuevos votantes que en 2015 se quedaron en casa.

«Animo a votar el 21-D, la participación es importante», ha dicho estos días Mariano Rajoy, volcado en la campaña para apoyar a su candidato Xavier García Albiol. «Nadie se puede quedar en casa, tenemos una victoria al alcance de la mano», ha animado Inés Arrimadas, candidata de Ciudadanos. «Si tú no vas, ellos se quedan», alertó Pedro Sánchez. No es casualidad el llamamiento.

«Los independentistas siempre se movilizan, van a votar. Los que se han quedado en casa eran los nuestros, por miedo», sostienen desde un partido nacional. Los mensajes se centran en movilizar abstencionistas.

En las autonómicas de 2015, la abstención se situó en 1.380.657 personas, siendo la participación del 74,95%, según datos oficiales de la Generalitat. Hoy pueden votar 5.553.983 electores. Una movilización del 83% se traduciría en que 4.609.805 personas depositen una papeleta. Esto es, sacar de la abstención a 436.000 electores del total de las personas que no votaron en la pasada cita electoral. Cabe recordar que el CIS preelectoral de estas elecciones cifraba en el 90,9% los catalanes que respondían «sí, con toda seguridad» sobre si si irían a votar.

Cs, PSC y PP consideran que una gran parte de estas personas serían votantes suyos. Que si acuden a las urnas sería para escoger sus papeletas. «Seguramente no en su totalidad, pero sí en un porcentaje muy alto», señalan desde una dirección de campaña. Una impresión que certificaron los datos de la encuesta de Sigma Dos publicada por este diario el pasado 29 de octubre: Ciudadanos, PSC y PP conseguían el 68% del voto procedente de la abstención. Es por ello que esa invitación a votar «masivamente» proviene de los dirigentes de estas formaciones y no tanto de los independentistas, conscientes de que su gente siempre se moviliza, sobre todo desde 2012.

«Hay que votar en masa porque ya no hay excusas para quedarse en casa, porque os aseguro que va a ir de un puñado de votos. Podemos ganar si vamos a votar», fue la petición de Arrimadas en el cierre de campaña. «Un solo voto puede hacer que ganemos al independentismo». Esta llamada también encierra otra clave: sumar el suficiente respaldo como para no tener que depender de los comunes, formación que las encuestas sitúan como llave de gobierno.

Los partidos no independentistas ya sumaron más votos que los secesionistas en 2015: 1.976.453 (Cs, PSC, CSQP y PP) -63 escaños- frente a 1.966.508 (JxSí y la CUP) -72 escaños-. Ocurre que la ley electoral hace que los primeros necesiten más votos para lograr un escaño que los segundos. Por eso, necesitan acaparar más papeletas en vistas a sumar una mayoría en el Parlament. Un amplio colchón que pasa por movilizar a esos 436.000 nuevos votantes. Si no, difícilmente alcanzarán el umbral de los 68 votos que son la mayoría absoluta en la cámara catalana.

Para lograrlo, todos los partidos han destinado más de tres millones de euros al buzoneo, a mandar las papeletas a las casas de los votantes. Los que más dinero, Cs (750.000 euros) y PSC (870.000 euros), conscientes de que todo voto suma. El PP, por su parte, duplicó el buzoneo de propaganda electoral en algunas provincias, especialmente en el área metropolitana de Barcelona.

Esgrimen que es «muy importante» que todo el mundo tenga la papeleta en casa para combatir el «miedo» y que se pueda votar «con libertad», conscientes de que meterse en una cabina o coger una determinada papeleta podría suponer «ser señalado». Sobre todo en zonas rurales.

La provincia de Barcelona es prioritaria para los constitucionalistas, toda vez que el voto es más urbano, abierto y plural, a diferencia de las zonas más rurales, donde está más arraigado el independentismo, reflexionan desde los equipos de campaña. Es precisamente en esta demarcación donde la abstención es mayor. En concreto, en 2015 supuso 1.029.987 personas. La fuerza de los no independentistas está, principalmente, en las áreas metropolitanas.

Pero en las horas previas a que se abran los colegios electorales no sólo está en juego la movilización. Hay votos aún en liza. Por decidir. Según el CIS postelectoral de las elecciones de 2015, un 7,1% de las personas que acudieron a votar decidió su papeleta el mismo día de votación. Esto es, 293.243 personas. En 2012, fueron 330.147 electores. Es por ello que hasta el último minuto de la campaña la apelación al «voto útil» fue el mantra de todas las formaciones.

La mayor duda de quienes acudieron a los colegios electorales en 2015 fue entre Junts pel Sí y la CUP. Un 21,7% de los indecisos hasta última hora manejó estas dos propuestas. Pero la segunda mayor indecisión fue Ciudadanos o PSC (9,5%). Ese trasvase de votos de última hora puede suponer, por ejemplo, que Inés Arrimadas sea la más votado. O que Miquel Iceta tenga respaldo como para pensar en la investidura.

ORIGEN: El Mundo

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s