La Ley de Claridad canadiense: el camino a seguir para librarnos de las pirañas separatistas que destrozan países

Es el juego democrático. Aquí se quiere que la voluntad de Catalunya se imponga al Estado, pero no se acepta que la voluntad del Estado se imponga en Catalunya. Si el problema es que ‘no tenemos fuerza para cambiar la Constitución’, pues mira chico, acumulen fuerzas. Hay muy poco respeto por la democracia por parte del nacionalismo.

Francesc de Carreras (Catedrático emérito de Derecho Constitucional UAB).

Stéphane Dion, promotor de la Ley de Claridad de Canadá:

«La única circunstancia en la que se considera que el derecho de autodeterminación y el de secesión son equivalentes, es una situación colonial.

Si en la Constitución de Canadá hubiera habido algo como el artículo 2 de la española, hubiéramos alegado que había que respetar la Constitución.

¿El federalismo es útil para encauzar movimientos de separación? Frente a separatismos nacionalistas hay poco que hacer. No sirve de nada ofrecerles 10, porque entonces quieren 20, y después, 50, y después, 100. Lo que quieren es su propio asiento en Naciones Unidas.»

Sentencia de la Corte Suprema de Canadá sobre la secesión de Quebec

El 30 de septiembre de 1996, Dion había presentado tres preguntas a la Corte Suprema de Canadá (que es el tribunal supremo del país y hace el papel de tribunal constitucional):

  1. Según la Constitución de Canadá, ¿puede la Asamblea Nacional, legislatura, o el gobierno de Quebec llevar a efecto la secesión de Quebec de Canadá unilateralmente?
  2. ¿Tiene la Asamblea Nacional, la legislatura, o el gobierno de Quebec el derecho a efectuar la secesión de Quebec de Canadá unilateralmente según el derecho internacional?
  3. En caso de conflicto entre la legislación nacional y la internacional sobre el derecho de la Asamblea Nacional, la legislatura, o el gobierno de Quebec a efectuar la secesión de Quebec de Canadá de manera unilateral, ¿cuál de las legislaciones tendría preferencia en Canadá, la nacional o la internacional?

En cuanto estas preguntas se hicieron públicas, los partidos de la Asamblea Nacional, el Bloque Quebequense y numerosos federalistas denunciaron el gesto de Ottawa.

El 20 de agosto de 1998, la Corte Suprema concluyó que:

  • Quebec no tiene el derecho a separarse unilateralmente por la legislación canadiense o internacional. Sin embargo, el Gobierno de Canadá tendría que entrar en negociaciones con el gobierno de Quebec si los quebequenses expresasen una clara voluntad de separarse.
  • Confirmó que el Parlamento de Canadá tendría la facultad de determinar si la pregunta del referéndum sería lo suficientemente clara para provocar dichas negociaciones.
  • La Constitución de Canadá permanecería en vigor hasta que los términos de la secesión sean acordados por todas las partes involucradas, y estos términos deberán respetar los principios de la democracia, los derechos de las minorías y los individuos, como se indica en la constitución canadiense.

Tanto el gobierno provincial de Quebec como el gobierno de Canadá declararon públicamente que estaban muy satisfechos con el dictamen de la Corte Suprema de Justicia.

La Ley de Claridad y sus puntos clave-

De resultas de los anteriores debates y de la sentencia de la Corte Suprema de Canadá, se preparó una ley con los siguientes puntos clave:

  • La Cámara de los Comunes de Canadá tiene el poder de decidir si la pregunta del referéndum de un hipotético proceso de secesión es clara antes de ser sometida a votación. En concreto se indica que cualquier pregunta no referida únicamente a la secesión debe ser considerada poco clara.
  • La Cámara de los Comunes tendría la facultad de determinar si una clara mayoría se habría producido en un referéndum, lo que implicaría que algún tipo de mayoría reforzada sería necesaria para considerar que el resultado del referéndum habría sido favorable a la secesión.
  • Todas las provincias y las primeras naciones (entidades políticas formadas por aborígenes americanos reconocidas en el sistema político canadiense) deben tomar parte en las negociaciones.
  • La Cámara de los Comunes tiene el poder de anular una decisión alcanzada en referéndum si estima que se ha violado alguno de los principios de la Ley de Claridad.
  • La secesión de una provincia de Canadá requeriría una enmienda a la Constitución de Canadá.

La Corte Suprema de Canadá ha dicho que esencialmente un voto democrático en sí mismo no tendría ningún efecto jurídico, ya que

la secesión de una provincia de Canadá sólo sería constitucionalmente válida después de una negociación entre el gobierno federal y el gobierno provincial, cuyos habitantes habrían expresado con claridad, por una clara mayoría, que ya no desean ser parte de Canadá.

Sólo entonces se realizaría una enmienda constitucional.

Por otra parte, la Corte Suprema de Canadá declaró que la secesión unilateral de facto de una provincia violaría la Constitución canadiense

DESDE QUE ESTÁ EN VIGOR LA LEY DE CLARIDAD EN CANADA (APROBADA EN EL AÑO 2000) LAS PROVINCIAS CANADIENSES CONVIVEN EN PAZ Y LOS SEPARATISTAS REVOLTOSOS NO HAN VUELTO A HACER MÁS INTENTONAS DE REFERENDOS Y DEMÁS. ADEMÁS EL NÚMERO DE PERSONAS PROCLIVES A LA INDEPENDENCIA DE QUEBEC SE HA REDUCIDO SENSIBLEMENTE EN ESTOS 17 AÑOS. Y ALLÍ PAZ Y DESPUÉS GLORIA.

ESPAÑA Y CATALUÑA DEBERÍAN SEGUIR SUS PASOS. ES HORA DE QUE LA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA VUELVA A NUESTRO PAÍS Y QUE NOS PONGAMOS A LO QUE IMPORTA, CONVIVIR Y TRABAJAR EN PAZ PARA SEGUIR PROSPERANDO JUNTOS

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s