Una abstención ‘por poderes’ | ctxt.es

 

-La ‘Operación Sargento Chusquero’ no ha dado puntada sin hilo. Quizás no era tan chusca. Sabía lo que pretendía, y va a conseguirlo-

No podrían entenderse los modos y los tiempos de la Operación Sargento Chusquero (por utilizar la magnífica expresión de Borrell) si no se es consciente de cuáles eran sus dos objetivos: el primero, evitar que Sánchez pudiera forjar una propuesta de gobierno “alternativo” con Podemos; y el segundo, conseguir la abstención a una investidura de Rajoy sin contaminar o marcar, como un pecado original, a quien habrá de llegar pronto como sucesor o sucesora de Sánchez. Una abstención “por poderes”, sin dar la cara. Para una y otra cosa hacía falta algo tan neutro, insípido, feo, burocrático y provisional como una “gestora”.

Lo que se pretendía no era acabar “ya” con Sánchez. No había prisas en eso. Al contrario. A los críticos de Sánchez les habría encantado que durase un poco más, el tiempo necesario para que el líder o la lideresa que lo sustituyera llegase, sin mancha, después de la delicada decisión de facilitar la investidura de un Gobierno del Partido Popular. Sánchez “sirvió” en un primer momento para frenar a Madina (a quien podrían admitir como cabeza de cartel para no perder por mucho, pero no como secretario general, porque esa silla está reservada), y Sánchez todavía “servía” para ponerle cara a un PSOE en declive y, como sostiene Ignacio Escolar en un brillante artículo, “comerse el marrón de la abstención”: un servicio al partido que Sánchez decidió no desempeñar. Quisieron asignarle a Sánchez el papel de una Gestora del partido, él se resistió, reivindicó su derecho a hacer política, y tuvieron que sustituirlo… por una Gestora.

Lo exigía el guión

Ese es el sentido de la conspiración (el término creo que es exacto). Un grupo de barones y de socialistas influyentes se dan cuenta de que Sánchez, hombre de poco carisma y destinado a preparar el camino al Mesías, podía estar tramando en serio un gobierno con Podemos apoyado por nacionalistas, lo que produciría dos consecuencias: por un lado, se rompería el discurso sostenido por algunos de que el PSOE es el dique contra la marea de Podemos y de los que quieren romper España; por otro lado, podría consolidar más de lo esperado el liderazgo de Sánchez, contra todos los planes, proyectos y pronósticos.

CURTIDOS EN INTRIGAS DE APARATO, Y SIEMPRE AL SERVICIO DEL PARTIDO, SUPIERON QUE NO HABÍA MÁS CAMINO QUE UNA OPERACIÓN RÁPIDA

La sindicación entonces era inevitable: contra Sánchez se unieron quienes quieren urdir otro liderazgo en el PSOE, y quienes, al margen del liderazgo concreto, se sienten más cerca del PP que de Podemos (lo cual no tiene por qué ser pecado, pero sí es algo que todavía les cuesta reconocer a casi todos, quizás por problemas de discurso electoral). El objetivo no podía ser otro que una “gestora”, es decir, un camión de la basura, una alcantarilla, una entelequia formada por personajes secundarios, funcionarios del partido, de fidelidad contrastada a los que mandan y sin pretensiones de proyección personal, dispuestos a acaparar la suciedad (“el marrón”) para que así la calle quede limpia y decente para el Mesías que ha de venir, sin pecado concebido o concebida.

Es así, no lo duden. Sabían lo que querían. El objetivo de la Operación Sargento Chusquero era la Gestora. El cese de Sánchez podían haberlo obtenido por procedimientos estatutarios impecables, pero tales procedimientos tenían un inconveniente: comportaban la necesidad de una sustitución inmediata del líder por otro u otra, y ese “otro” u “otra” da la impresión de que sólo quiere llegar a la secretaría general del partido una vez que el PSOE esté ya colocado en la oposición a un gobierno de Rajoy, debido a un fracaso electoral “de Sánchez” y a una abstención técnica, “impuesta por las circunstancias”. Hacía falta una gestora que desalojase a Sánchez y demorase la entronización de la nueva Secretaría (con acento en la “i”) General. Curtidos en intrigas de aparato, y por supuesto siempre al servicio del partido, supieron que no había otro camino más que una operación rápida que generase una situación de excepcionalidad.

La pensaron y la ejecutaron de una manera que pareció chusquera, pero resultó eficaz: la dimisión de los 17 concertada en fraude de ley (digo en fraude de ley porque por un medio aparentemente legal persiguieron un resultado contrario a la norma, que es el cese del secretario general por la decisión de una minoría de miembros de la Ejecutiva —17 contra 18—); el forzadísimo discurso sobre el vacío de poder que ningún jurista podría tomarse en serio (“Pedro Sánchez ha dejado de ser secretario general”); la “Única Autoridad, que soy yo” (reconozcan que eso sí fue genial); tres miembros de la Comisión de Garantías (convertida en Comisión de Chapuzas) entregando en mano una “resolución” (igual que si 176 diputados —mayoría absoluta— hacen una “ley” en un bar) que quizás estaba ya escrita desde hacía alguna semana por algún experto; el voto sobre qué se vota; las previsibles torpezas de Luena y su equipo (como lo de esa “urna a traición”, colmo del estrambote); el pánico a la escisión del partido; y la Gestora, es decir, el partido en punto muerto.

Ese era el objetivo: una Gestora obviamente no puede negociar un Gobierno alternativo. Habrá, pues, abstención, no lo duden. Una abstención “técnica”, sin decisión propiamente política, sin consulta a las bases, porque la función de la Gestora no es otra más que comerse ese marrón: para eso se ha hecho todo. Para muchos dirigentes socialistas nunca hubo dudas, desde el 20-D, de que el PSOE debía abstenerse en la investidura de Rajoy; la duda era cómo y cuándo hacerlo sin que se notara demasiado. Sánchez, engañando en privado a González pero cumpliendo su pública promesa electoral, dijo que no, y se les ocurrió lo de la Gestora.

Una zanja que no puede coserse

Llegamos así a algo que venimos atisbando desde hace tiempo como el verdadero drama del PSOE, y que lo está tensando hasta el desgarro desde el 20-D. El PSOE ha presumido siempre, con razón, de que en su seno hay pluralismo, diferentes sensibilidades, disputas y desencuentros por múltiples razones ideológicas, políticas y personalistas. Esa complejidad interna ha hecho del PSOE algo vivo y atractivo durante mucho tiempo. En el momento actual, sin embargo, en fase avanzada de cuarto menguante y con penuria desigual de votos según territorios, y ante el previsible escenario de tener que decidir una y otra vez, como segunda o tercera fuerza electoral, qué política de pactos va a seguirse, se abre una fractura que más bien es una zanja para la que no caben “costuras”, porque es un conflicto de intereses en el que unos ganan y otros pierden.

Esa “zanja” divisoria no es la que separaría a susanistas o sanchistas, por favor, claro que no: estoy seguro de que muchos militantes y dirigentes del PSOE preferirían tener más donde elegir. Es algo más grave, de gran calado político y estratégico: se trata de una radical discrepancia en la elección entre dos prioridades que son excluyentes: o sostener un proyecto políticodiferenciado del PP, que pueda llevar al PSOE a aliarse coyunturalmente con Podemos; o sostener un proyecto diferenciado de Podemos que lo pueda llevar coyunturalmente a aliarse con el PP. Son dos posturas que no pueden reconciliarse, y es lo que está en juego a corto, a medio y a largo plazo en el PSOE.

¿IMPEDIR GOBIERNOS DEL PP, DE PODEMOS? AMBAS LÍNEAS ESTRATÉGICAS SON LEGÍTIMAS, PERO NO CABEN EN UN MISMO PARTIDO

Es lo que lo divide en dos partes (no necesariamente iguales), y que pese a haberse eludido durante un año, con el consiguiente mareo de perdiz, repetición electoral y bloqueo de la situación política, ha llegado al momento de la verdad: ¿cuál es la prioridad? ¿A qué se le da más importancia, en caso de tener poder de decisión?, ¿a impedir gobiernos del PP cuando sea posible, o a impedir gobiernos de o con Podemos? Ambas líneas estratégicas e ideológicas son legítimas, no faltaba más. Pero no caben en un mismo partido. Sólo serían conciliables con grandes victorias electorales generalizadas que ni están ni se esperan.

Reparemos en lo siguiente: el PSOE de Andalucía, de Extremadura, y quizás el de Castilla la Mancha, puede aspirar, todavía, a ganar elecciones en sus territorios (es decir, a ser la fuerza más votada), y por tanto a gobernar sin lanecesidad del apoyo de Podemos: puede bastar con Ciudadanos, o con la abstención del PP, que podría obtenerse fácilmente si el PSOE hace lo propio y no fuerza alianzas con Podemos en el Estado o en otras Comunidades Autónomas. Por eso a algunas federaciones territoriales del PSOE (sobre todo las del sur) les interesa, objetivamente, un pacto con el PP de no agresión a nivel nacional, un pacto del bipartidismo, con arreglo al cual ambos serán adversarios en todos los procesos electorales, no gobernarán en coalición, pero ninguno de los dos partidos urdirá, en circunstancias ordinarias, un pacto de perdedores contra el más votado.

Es el pacto de la lista más votada, último bastión del bipartidismo (puesto que, de respetarse, Podemos quedará siempre en el gallinero, y no podrá influir en la conformación de gobiernos ni condicionarlos a menos que ganase holgadamente las elecciones). Pero este pacto, ansiado por el PSOE de Andalucía, es demoledor para el PSOE en otros territorios como Madrid, Galicia, Castilla León, Valencia, Aragón, Baleares, y por otras razones añadidas, País Vasco y Cataluña, porque lo convertiría en irrelevante y lo dejaría sin argumentos de ningún tipo frente a Podemos. El resultado no es “suma cero”: con ese pacto, una parte del PSOE gana, y otra pierde. Por eso hablo de zanja.

Quizás el sargento no era tan chusquero

La Operación Sargento Chusquero no ha dado puntada sin hilo. Quizás no era tan chusca. Sabía lo que pretendía, y va a conseguirlo. El PSOE del sur tiene poder, cuadros y aparato para defender sus intereses, que en este caso encuentran buenos aliados en ciertas esferas del PSOE, las que están en continua ósmosis con élites financieras y mediáticas. No sé si es bueno para España facilitar ahora un gobierno del PP, pero lo que sí sé es que resulta ventajoso para el PSOE del sur (unas organizaciones que necesitan el poder para no caer en el vértigo), porque da la impresión de que en el sur puede seguir valiendo el bipartidismo.

¿SE IMAGINAN AL PSOE ROGANDO AL REY QUE PROPONGA COMO CANDIDATO A RAJOY?

Apoyados en el impulso del papa emérito (Felipe González), mimados por una obsequiosa y fullerísima campaña de intoxicación informativa de El País (que parece haber vendido sus penúltimas reservas morales para invertirlas en cinismo), y propulsados por el explicable descontento de muchos dirigentes y cargos socialistas que no vivieron con entusiasmo la elección de Sánchez ni la gestión del partido por su equipo lowcost (la expresión es de una amiga cuyo nombre me encantaría dar, pero no puedo para no comprometerla), han conseguido las dos cosas que se proponían: evitar la negociación de un Gobierno alternativo con Podemos, y demorar la elección del próximo secretario o secretaria general hasta después de la incómoda abstención en la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno.

A menos, eso sí, que a Rajoy le susurren al oído sus consejeros que busque unas terceras elecciones, para lo que bastaría con no proponerse de nuevo como candidato por no confiar en el endeble soporte de la abstención, probablemente no unánime, de un partido que no sabe bien dónde va. ¿Se imaginan, entonces, el estropicio? ¿Se imaginan al PSOE rogando al Rey que proponga como candidato a Rajoy? Aunque tengo para mí que todo está hablado, y que el sargento no ha dado la orden antes de cerciorarse de que Rajoy no le traicionaría.

Origen: Una abstención ‘por poderes’ | ctxt.es

Un comentario sobre “Una abstención ‘por poderes’ | ctxt.es

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s