La demanda de casas prefabricadas se dispara en el norte de España durante los dos últimos años

EL NORTE VIVE UN ‘BOOM’ DE LAS CASAS PREFABRICADAS

Y DE MADERA

Desde 2014 hasta mediados de 2016 se ha triplicado la demanda de casas prefabricadas en España, sobre todo en zonas del norte y del interior del país. En el periodo 2015-2016 se ha incrementado en un 40% la demanda de presupuesto de este tipo de viviendas. La mitad de las peticiones de presupuesto se hacen online. Las peticiones más frecuentes se refieren a casas de madera

 

ap2casasprefabricadas1

FOTO: Página web de tucasamodular.com.

El norte de España, incluyendo Galicia, Asturias y Cantabria, se muestra especialmente proclive a este tipo de casas, particularmente en las zonas gallegas, asturianas y cántabras de interior, montañosas y donde el frío se hace sentir en los meses de otoño e invierno. Son zonas donde tiene gran valor el ahorro energético. Al bajo coste de las casas prefabricadas hay que sumarle su casi nulo consumo en calefacción y aire acondicionado, pues las edificaciones incorporan sistemas de construcción de alta tecnología. Esos sistemas aislantes y de ventilación permiten una temperatura interior superior en hasta 15 grados a la que se sufre fuera en pleno temporal invernal. Y es que la madera, que es material más utilizado, aísla mejor del calor y del frío.  Se tiende además a tratar de instalar la casa orientada al sur, y junto con la ventilación interior con recuperación de calor y la instalación de ventanas con rotura de puente térmico para evitar fugas de aire, el ahorro en calefacción puede llegar hasta el 70 por ciento.

El sector de construcción de casas prefabricadas resalta su eficiencia energética y sostenibilidad.  La mayoría cumplen con las exigencias de ahorro energético del Consejo Europeo, el cual fija una reducción del 20% en el consumo de los hogares.

Costes bajos y rapidez en la ejecución son las principales ventajas de las casas prefabricadasEl coste medio de una de estas casas es de 600 a 800 euros por metro cuadrado (la mitad que en una construcción tradicional), lo que las hace accesibles a casi todas las economías familiares. Este tipo de casas además están listas para habitar con rapidez, en dos meses puede completarse la edificación de un modelo prefabricado.

Casas prefabricadas a bajo precio. FOTO: tucasamodular.com.
FOTO: tucasamodular.com.

 

Este tipo de vivienda manifiesta tanta resistencia como una de ladrillo. Los expertos en construcciones aseguran que puede hasta destinarse perfectamente a primera vivienda, puesto que cumple con la normativa.

Cantabria fue pionera en este tipo de construcciones. Entre mayo de 2015 y mayo de 2016, se solicitaron más de 80 presupuestos en la comunidad autónoma cántabra. En A Coruña y Asturias hubo más de cien peticiones de presupuestos. Pero el mayor foco de desarrollo en Galicia se halla en Pontevedra, con cerca de 200 peticiones de presupuestos en un año. A nivel nacional, Barcelona, seguida de Madrid y las Baleares, lideran el ranking de la demanda,  pero a continuación sobresale la demanda del norte de España y zonas de interior. 

Ya hay varios cientos de empresas y profesionales en España dedicados a la construcción de casas modulares o prefabricadas. Todas las empresas emplean un sistema similar para erigir estas casas, aunque difieren en los materiales que emplean en cada caso. Los diseños arquitectónicos actuales, con plantas abiertas y líneas limpias, sin decoraciones complicadas, se adecuan en gran medida a la construcción prefabricada. La prefabricación para diseñar casas que puedan producirse en serie facilita la reducción de costes.El comprador es el que decide el diseño, y a partir de ahí se hacen a medida los panales. El comprador puede optar por un diseño totalmente personalizado o por un modelo en serie más económico en precio.

El interés por este tipo de casas modulares se ha disparado en los últimos años, y cada vez más no solo para segunda residencia, sino también para destinarse a vivienda principal. Se buscan hogares prefabricados de dimensiones entre pequeñas y medianas, en una escala que va de los 70 a los 100 metros cuadrados. Con frecuencia se pide que consten además de un porche. Y se produce un ‘efecto llamada’ en la zona donde se construyen. En cuanto se acaba una construcción en determinada zona, se reciben más solicitudes de vecinos que aprecian el resultado final y quieren ejecutar también su propio proyecto de casa prefabricada.

Ya son varios miles de personas al año las que se interesan por las casas prefabricadas, y los foros especializados en este tipo de construcciones se hallan en ebullición, mientras compradores y potenciales compradores intercambian información, advertencias, consejos y enlaces útiles. Y no solo se limitan a informarse, sino que cada vez más se animan a hacerse con su propia casa prefabricada a bajo coste, y así completar el proceso.

Se requieren las mismas licencias para construir una casa prefabricada que una de hormigón, e igual ocurre con el proyecto técnico. Al acabarse, se convierten en bienes inmuebles que pueden hipotecarse y revenderse como cualquier otra propiedad. Por eso, este tipo de viviendas no deben confundirse con las llamadas “casas móviles”. Hay casas móviles y otras que una vez que se instalan en su correspondiente parcela ya no pueden ser cambiadas de lugar (casas fijas).

Para la construcción de las casas fijas se emplean sobre todo paneles de madera fabricados industrialmente. Las casas se construyen en una fábrica y los paneles de madera se trasladan al lugar definitivo donde se va a levantar la vivienda para su ensamblaje final. El montaje de la estructura principal, paredes y techo, se realiza en tres días y los acabados finales, fachadas y aislamientos, se completan en mes y medio o dos meses.  Aunque para entonces la casa ya podría habitarse, habría que esperar algo más a que se concedieran los permisos municipales.

Las viviendas prefabricadas deben apoyarse sobre cimientos, y conectarse a las redes urbanas de saneamiento, agua y electricidad, al igual que las viviendas convencionales. La casa ya construida se instala sobre un terreno que previamente se ha cimentado. Pero al ser más ligeras necesitan menos cimentación y de esta forma se reduce el coste.

Aunque la madera es el material preferido, hay otros materiales como el hormigón, cemento o metal, según el uso que se le va a dar. En principio podría pensarse que esto disminuye la eficiencia, pero en realidad reduce el costo y permite que la construcción del edificio se realice de la manera más rápida y eficiente. Además no hay daño ambiental apreciable, y los desechos en la creación de los bloques es merma y pueden reutilizarse.

Los materiales que se emplean varían según las dimensiones de la casa que se proyecte constuir (superficie, número de plantas), según el clima (temperatura y humedad) y el presupuesto. Los materiales más utilizados son la madera y el hormigón armado. En los últimos tiempos han aparecido nuevas combinaciones y variantes en gran número.

La madera es el material más usual para fabricar casas prefabricadas. Hay diversos tipos de madera que se emplean. Es resistente y duradera, más liviana y sostenible que el hormigón y el acero, e igual de barata. La madera absorbe la humedad manteniendo una pureza óptima del aire del interior para evitar molestias respiratorias, es perfecta como aislante para ofrecernos un ambiente cálido en invierno y fresco en verano lo que hace que el ahorro energético sea realmente efectivo, y ayuda a cuidar el medio ambiente. Con ella no obstante no se puede construir grandes edificios, sino que se emplea en edificaciones de hasta dos o tres pisos máximo.

Las construcciones de acero prefabricado son estructuras muy duraderas y asentadas. Cada componente del conjunto es prefabricado y se crea en un tiempo récord en la fábrica. Se emplean en la edificación de viviendas tecnológicas de alta eficiencia energética A o B, lo cual se consigue gracias a un diseño bioclimático y control automatizado. Y las reformas de este tipo de casas se pueden llevar a cabo a un precio relativamente bajo. 

Los edificios prefabricados de hormigón se crean industrialmente a partir de bloques de este material, y con aislamiento térmico tanto exterior como exterior, lo que les permite reducir temperaturas y ruido. Cuentan con buena ventilación a partir de los bloques. 

Las casas prefabricadas tuvieron su origen en Estados Unidos y Canadá hace medio siglo, y desde allí llegaron a Europa (en Francia y Gran Bretaña tuvieron un gran éxito). En España su auge empezó hace tres años. Fue entonces cuando los particulares empezaron a caer en la cuenta de sus ventajas. Ahora la demanda se multiplica cada año en la cornisa cantábrica, el noroeste peninsular y las zonas de interior, montañosas y frías. Para muchos asturianos y gallegos suponen la respuesta perfecta a su demanda de una residencia personalizada a bajo precio de fácil construcción, resistente y con poco coste energético y de reformas. Las peticiones se han multiplicado por tres en dos años, y se espera que  la tendencia en un futuro próximo no solo se consolide, sino que aumente exponencialmente. El mercado incluso encuentra nuevas formas de expandirse: empresas como MCM, Mantenimiento y Construcción de Casas, han diseñado un un innovador sistema de compra y venta de casas de madera de segunda mano. “Queremos dinamizar el mercado y facilitar la venta de casas de madera de segunda mano”.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: