Sigues surcando el cielo

A pie de pista: diario de una olímpica

Hoy es un día triste, mucho, para nuestro deporte. Un día de esos que te encogen el alma, enmudecen el corazón pero que te abre los ojos. Hoy nos ha abandonado un atleta que estaba en edad de retirarse, no de marcharse.

Le conocí cuando yo era juvenil y él un chico que salía en las portadas de las revistas, también de aquellas de las que leía yo, como la “Ragazza”.  Era una estrella, de las de verdad, de las que traspasan el mundo atlético para convertirse en un icono nacional. Un chico con un aura que lo hacía especial, de esas personas que consiguen ser tremendamente atractivas sin ser realmente guapas. Esa percepción inicial de ser altivo se disipaba cuando hablabas con él, infinitamente tímido.  Y es que él era de aquellos que se transformaba en la pista, donde su despiste se convertía en instinto de competición…

Ver la entrada original 84 palabras más

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s